Pinturas de bailarinas

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Plástica y Educación Artística

Escrito el en español con un tamaño de 9,05 KB

 

Esta corriente cuestiona el objetivo prioritario de la pintura anterior, la realidad, y reinventa el papel que en su percepción desempeñará la pintura. La captación de la luz mediante toques cromáticos fue ambición de todos los grandes maestros. Como antecedentes destacan: la prioridad colorista y la pincelada suelta y ligera de la escuela veneciana, los pintores flamencos, Rembrandt, Velázquez, Goya, Turner, Constable.

IMPRESIONISMO

Las carácterísticas más importantes de los Impresionistas son: -El tema más repetido es el paisaje. El paisaje servía a los impresionistas para analizar los cambios de luz y la incidencia de la misma sobre los objetos. Las representaciones del paisaje se hacían directamente del natural, pintando un instante concreto en un momento particular del día que no puede recrear en su estudio. Su deseo es “limpiar de barro” los colores y reproducirlos puros. -La luz es el elemento fundamental, intentando trasladar al lienzo las sensaciones que se producen cuando la materia es acariciada por la luz. -La pincelada es suelta, rápida y vigorosa, ya que el pintor trabaja a gran velocidad, utilizando gran cantidad de pasta de pintura pastosa y gruesa. -Utilización de la teoría de los colores. Para los impresionistas los colores dependían de la percepción individual, es decir, formaban parte del universo de la luz.  -Eliminaron los contornos y la importancia del dibujo. Así, desaparecen los contrastes del claroscuro. -Los impresionistas no fueron bien acogidos por la sociedad francesa, salvo casos aislados. -La fotografía también ejercíó una gran influencia sobre los pintores impresionistas, debido a su idea de documentar los acontecimientos. Las nuevas técnicas fotográficas permitieron que la pintura se desligase de su propio pasado y alcanzase una libertad inusitada.

Se considera que Eduardo Manet (1832-1883) fue el precursor del impresionismo, debido a su ruptura con los salones oficiales. Pronto tuvo reconocimiento e interés de otros jóvenes artistas. Poco a poco se produce un cambio en su obra que le hace preferir temas de la vida cotidiana (ej. Música en Tullerías). En 1865 estuvo en España donde pudo estudiar en directo las obras de Velázquez y Goya, que ejercerán una gran influencia sobre  él. Una de sus obras más importantes es el Pífano, rechazada por el Salón de 1866, donde una figura se encuentra en un fondo neutro al que se liga gracias a su propia sombra. Otro gran retrato es el de Emile Zola El bar del Folies-Bergére fue exhibido con gran éxito en el salón de 1882. La pintura de Manet se caracteriza por su persistente utilización del rojo, blanco y negro, la firmeza de su dibujo y la proximidad, en cierto modo, a la pintura realista.

En cambio, se considera que fue Claude Monet (1840-1926) el impresionista más puro, llegando a realizar más de tres mil cuadros. En sus primeras obras muestra interés por la figura humana (ej. Almuerzo campestre). Sus series más importantes las realiza en la Catedral de Ruán, al estudiar la catedral en diferentes horas del día y diferentes estados atmosféricos. Su afán por captar las formar en continua vibración es su carácterística más personal.

Los contornos neoimpresionistas son nítidos y claros, defienden la premeditación, frialdad y el análisis concienzudo de las obras y reivindican el estudio científico del color.

Quien mejor recogíó sus enseñanzas fue Georges Seurat (1859-1891), creador del puntillismo. Con esta técnica se coloca la pintura con pequeños puntos de color puro, siendo el ojo del espectador el que los mezcla. En sus obras hay un intento por recuperar la forma perdida y cierta tendencia a la geometrización. (Bañistas en Asniéres).

El impresionismo tuvo gran influencia en Francia a partir de 1880, pronto comenzó a extenderse fuera de sus fronteras. Empiezan a aparecer una serie de pintores que revisan sus postulados, y son la base de toda la pintura del Siglo XX. Estos cuatro autores son Toulouse Lautrec, Gauguin, Van Gogh y Cezanne.
El postimpresionismo supone una recuperación del dibujo y la preocupación por captar no sólo la luz sino también la expresividad de las cosas y las personas iluminadas.



-Henry Matisse (1869-1954). Sus primeras obras estaban fuertemente influenciadas por el puntillismo, como Lujo, calma y voluptuosidad, pero poco el color se adueña de sus obras. Lo importante para él no era emplear grandes cantidades de color, sino contrastarlo adecuadamente, y la solidez de las obras. Sus obras más importantes son el Retrato de la raya verde, La danza, La habitación roja y Odalisca con pantalones. FUTURISTA
-Wasily Kandinsky (1866-1944), de origen ruso, desarrolló la mayor parte de su obra en Alemania. Toma como referencia la pintura figurativa para llegar a la abstracción, tendencia artística que consiste en el abandono del arte figurativo fundamentado en la representación más o menos objetiva de lo que nos rodea. Su visión abstracta busca plasmar emociones, frente a la corriente posterior más fría y matemática, representado por el constructivismo ruso y el neoplasticismo holandés. Para Kandinsky pintura y música estaban íntimamente relacionados (como escribíó en De lo espiritual en el arte. EXPRESIONISTA


-Georges Braque (1882-1963) empezó pintando cuadros impresionistas y fauves, pero el descubrimiento de Cezanne y conocer a Picasso cambia su obra, encontrando en el Cubismo su verdadera identidad. Son carácterísticos sus cuadros de naturalezas muertas sobre una pequeña mesa redonda. Braque es un pintor que ejercíó una influencia decisiva en el arte contemporáneo abriendo el camino para la llegada a la abstracción. En 1912 añade letras y recortes pegados a sus obras (papiers collés). -
Juan Gris (1887-1927) vivíó cierto tiempo en París y su amistad con Picasso le acercó al Cubismo. En la primera etapa de su obra podemos ver la descomposición del objeto sin llegar al extremo del Cubismo hermético. Más tarde se interesará por la utilización del papel en sus pinturas. A medida que va evolucionando, su estilo se irá haciendo más sobrio y sencillo. Defendíó la idea de una pintura en la que se parta de lo general para llegar a lo concreto:

Ernst Ludwig

Kirchner (1880-1938) que pinta en sus cuadros personajes de siluetas alargadas y trazos nerviosos, figuras que se agolpan ignorándose en las calles de las ciudades. Sus obras son un reflejo de la deshumanización de las grandes urbes y los oscuros deseos del ser humano. EXPRESIONISMO


-Françoís Millet (1814-1875). Es el pintor de los campesinos. Un espíritu de fraternidad humana inspira sus temas, incluso cuando reflejan el esfuerzo del trabajo, alejándose del efectismo y la teatralidad del Romanticismo. Aspectos como la sencillez, la calma y la serenidad son perceptibles en obras como El Ángelus o Las espigadoras
-Gustave Courbet (1819-1877). Siempre desafió a la tradición y quiso que su obra fuera para el pueblo, provocando enormes polémicas por los temas elegidos. Escenificó temas poco convencionales, sobre todo escenas de la vida cotidiana que se desarrollan en el contexto rural que le es propio. En ocasiones, estas pinturas no pretenden trasmitir ningún mensaje, como Sobremesa en Ornans y El encuentro.


-Honore Daumier es conocido por su espíritu crítico y sus caricaturas políticas de gran mordacidad para la prensa. Sus personajes son gente sencilla del pueblo e incluso marginales que sufrían las opresiones de las clases poderosas. Manejó el grabado, y la pintura, como se aprecia en El vagón de tercera.
-Henry Toulouse Lautrec (1864-1901) procedía de una familia noble. En el alcohol, la bohemia y la pintura intenta olvidar su tragedia. Su formación pictórica, le lleva a reflejar los ambientes de cabarets, el mundo de la Bohemia y del Moulin Rouge, en los carteles, de los cuales fue el creador. Los trazos rotos y nerviosos, con toques coloreados, planos cromáticos tomados de la estampa japonesa y líneas dinámicas e instantáneas. IMPRESIONISMO

-
Paúl Gauguin (1848-1903). Tras conocer al pintor Emile Bernard, su obra cambia, líberándose de las ataduras del Impresionismo, como puede apreciarse en La visión después del sermón.  Conoce a Van Gogh con el que inicia una turbulenta amistad, llegando a vivir juntos. Su estilo destaca por la importancia del color, sin necesidad de atenerse a las normas que impone la realidad ni interesarse por los problemas derivados de la perspectiva.. La obra de Gauguin ha de ser entendida como un canto al color y una exaltación del primitivismo.

Entradas relacionadas: