Pintura aristocratica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 2,92 KB

 

Rembrandt

En Holanda, la pintura posee un carácter marcadamente nacional y se sostiene por los encargos de la burguesía. Su figura más destacada es Rembrandt, pintor versátil en la temática, que trata todos los géneros: paisaje, interiores, retrato, religioso y mitológico. Autor virtuoso en la representación de las calidades de los materiales, gusta de incidir en el brillo y en la escultura de los objetos.

Su pincelada es suelta en las obras que trata con libertad como su Autorretrato o la mujer bañándose, pero se torna más fina cuando trabaja sobre encargos. En esta línea, los doein, posee el autor sus más preciadas creaciones. En La ronda de noche transforma la típica y estática representación colectiva de una comunidad, para crear una escena de calle basándose en los retratos de los componentes del gremio. La interpretación del ambiente festivo y el interés por la plasmación de las calidades de los materiales elevan esta tela a su merecida fama. En Los Síndicos Pañeros, la sencillez de la sala y la sobriedad de sus vestimentas resaltan el estudio del retrato, de gran captación psicológica, estableciéndose el contrapunto con la pintura de Rubens, centrada en el predominio de lo físico.

Velázquez: pintura evolutiva

Pertenece junto con el Greco y Goya a la gran trilogía de pintores españoles que rebasan los horizontes de lo nacional para inscribirse, como brillantes estrellas, en el firmamento universal de las artes. Su pintura resultó muy superior a la de sus contemporáneos a quienes superó en técnica, composición, innovación, reflexión moral, variedad y prestigio.

Diego Velázquez nació en Sevilla, donde recibió formación en el taller de Francisco Pacheco. Sin embargo, convertido pronto en pintor del rey Felipe IV, tendrá la oportunidad de estudiar las colecciones reales y, a partir de sus viajes a Italia, a los grandes artistas in situ, circunstancias que sabiamente sabrá aprovechar para ir elaborando un estilo cambiante y evolutivo en el que se iba superando a sí mismo.

Su temática es abundantísima, pintando mitología, pintura de Historia, de género, paisaje, retratos y religiosa. Su técnica, utilizando el óleo, experimenta una prodigiosa evolución desde la pincelada fina, de potentes volúmenes y calidades hiperrealistas, hacia otra suelta, verificada con grandes manchas, impresionista, que va apareciendo poco a poco en su producción hasta hacerse primordial en sus últimas obras, cuya vaporosidad puede observarse en el tratamiento de la atmósfera que acierta a captar magistralmente. Pintaba además Velázquez alla prima, es decir, sin dibujo previo, lo que le permite una mayor libertad de trazo sobre el lienzo.

Entradas relacionadas: