Ortega

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,01 KB

 
2. pertene a la obra “¿ Q s filosofía?”, n la q Orte xpone n ls princi fundamen d s pensam. To s ls filóso s an preguntao x el origen, x la naturaleza d to, x la realidad. Orte tbn s ace sta pregunta y encuentra q an existi o 2 posiciones alo largo d la historia dl pensami: El realismo, q afirma la existen d 1 mundo aí fuera, independi d nosotros, y q tuvo lugar entre”los filósofos antiguos”, y el idealismo, q niega la existencia d ste mndo y afirma la existen del yo q piensa el mundo. s la filo moderna.Orte analiza ls inconven d 1 y otra posiciones pa afirmar q la realidad radical no s ni la existencia del mundo, ni la existencia d yo, sino la coexistencia del yo con el mndo. A esta coexistencia llama Orte la vida. x lo tnto la realidad radical pa Ort s la vida. La existencia d un mundo sin un yo q lo piense, es problemática, no puedo saberlo; pero la existencia d un yo sin un mundo que pensar, tiene poco sentido. Luego la realidad radical s esa coexistencia d yo q pienso y el mundo q s pensado x mi. Vmos q Ortega pertene ala coriente vitalista al = q Nietzsche.Esta realidad radical, la vida, consiste n esa coexistencia d yo cn el mundo y el mundo cn el yo, encontrarnos n el mundo ocupados n algo. Yo consiste lo preocuparme en lo q ay n el mundo y el mndo consiste n aquello d q ocupo. Consiste tmbn tiene un darse cuenta, en tener conciencia d q s vive. La vida s igualmente decisión libre, proyecto, dentro d las circunstancias xq , s psado, presnt y futuro, s istoria. Si no vivimos, no ay nada. La vida s la realidad + indiscutible, ni siquiera el pensar s anterior a la vida cmo quería Descar. No pienso luego existo sino vivo luego pienso. La vida cn sus caracterís constituyen la circunst. sta circunst pertenece a la esencia d l vida. “Yo soy yo y m circunstancia, y sino las algo a ella n me salgo yo”. Vivir s convivir cn 1 circunst.La realidad no s, pues, materia pues principio, sino perspectiva. sta vida s múltiple, la realidad tiene múltiple sentidos, s respectiva, s ns presenta dsde distintos ptos d vsta.



Y cda prspectiva s 1 pto d vsta + d la pluralidad d perspectivas q exstn. Cada ser humano vive en un mundo concreto, en su mundo que posibilita ser él. La única forma de acercarse a la realidad del mundo es multiplicando los puntos de vista y asumiendo esa irreductible multiplicidad. Teoría del conocimiento: La filosofía, constitucionalmente necesaria al intelecto, es vida, y la vida se vive, se experimenta. El más elemental quehacer del entendimiento es filosofar. El ser humano ha usado hasta el presente la razón para conocer la realidad, que era estática, consistía en conocer objetos. Pero ahora ya no le sirve, porque el ser humano no es un objeto, sino algo que vive, que palpita, que está continuamente haciéndose y deshaciéndose. Lo humano se escapa a la razón como “el agua por una canastilla”. Ortega propone una razón vital histórica, capaz de captar la vida humana que consiste en su historia. “El hombre no tiene naturaleza, sino historia”. Todos tenemos un proyecto de vida, hemos de preocuparnos por nuestro futuro para poder comprender tanto nuestro pasado como nuestro presente. Si aceptamos dicho proyecto, y nos volcamos en él, nuestro ser se perfecciona. Si le damos la espalda, nuestra existencia se quedará vacía. Conociendo nuestra historia y proyectando nuestro futuro, entenderemos nuestro presente.
Ortega distingue entre lo que nos es forzoso y lo que podemos elegir, entre ideas y creencias. Las creencias son la “herencia” que nos deja la sociedad, y son fruto del devenir de la historia. En cambio las ideas “se tienen”, son nuestras” y las podemos elegir y utilizar para solucionar los problemas que la vida nos presenta.
Otro concepto orteguiano es el de generación. conjuntos de personas, sociedades distintas con un proyecto de futuro común, que hacen que nuestra vida tome un camino dinámico en busca de un proyecto común.
En “La Rebelión de las masas” analiza los conceptos de masa y élite dentro de la nueva sociedad del siglo XX.
3.- Relacionar el pensamiento del autor con el contexto histórico, socio-cultual y filosófico de la época.
Nos encontramos en el siglo XX. Llegada de las masas, dice Ortega. Es el siglo de las dos guerras mundiales, de la bomba atómica, de los grande avances científicos y tecnológicos. La radio, la televisión, los ordenadores, la realidad virtual.
Comienza el siglo con la I guerra mundial, la revolución soviética, el auge de los fascismos, la llegada de II república en España y la guerra civil, la II guerra mundial, y la dictadura de Franco. Ortega es un pensador involucrado en los temas de su tiempo. Toma posiciones para que España salga de su atraso y se modernice. Analiza todos los temas, pues todo afecta al hombre y a la sociedad. Partidario de la república tuvo que exiliarse con la guerra civil.
Defiende los valores aristocráticos (Nietzsche), la élite por oposición a la masa. Volvió a España después de la guerra sin obtener el reconocimiento que merecía.
En el ámbito socio-cultural, comienza el siglo con la llegada de la teoría de la relatividad de A. Einstein, la física atómica, la física cuántica, herederas de las geometrías no euclídeas del siglo anterior y que van a revolucionar las ciencias, permitiéndole un avance nunca conocido hasta la época.
En España, tras la pérdida de las últimas colonias (Cuba y Filipinas), el pesimismo de la generación del 98, el regeneracionismo posterior, y la generación del 27. Merece la pena destacar la Revista de Occidente fundada por Ortega y la vida intelectual del Ateneo de Madrid y la Residencia de Estudiantes .
En el marco filosófico, Ortega se forma en el neokantismo, del que se aleja para acercarse al existencialismo, a los historicismos, a la fenomenología y sobre todo al vitalismo. Ya en el siglo XX, la filosofía analítica y el neopositivismo marcan el pensamiento filosófico de la primera mitad del siglo.
En España tenemos que destacar a Unamuno, E. Dórs, y más tarde a Gaos, García Morente o Julián Marías y Ferrater Mora. El neoescolasticismo impera en la España de las postguerra.

Entradas relacionadas: