Ordenes mendicantes cisma

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,15 KB

 
La reforma de los monasterios
Durante la Alta Edad Media (siglos V al XI) los monasterios benedictinos fueron los evangelizadores de las poblaciones de Francia, Inglaterra y Alemania. No obstante, al igual que ocurríó en las otras capas de la sociedad, cayeron en los abusos del poder. Era necesaria una autentica reforma, y esta se produjo en los siglos X y XI. Dos fueron los focos principales de esta reforma: la abadía de Cluny y la abadía de Citeaux o Cister. 
Las órdenes mendicantes
En el siglo XIII surgen nuevas formas de vida religiosa: las órdenes mendicantes. Nacen de la inspiración de algunos hombres notables, como el español santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los predicadores o dominicos, o san Francisco de Asís, fundador de los hermanos menores o franciscanos. También estaban los agustinos y los carmelitas que tomaron su nombre del monte Carmelo. Los frailes mendicantes viven pobremente en pequeñas comunidades urbanas. No disponen de las riquezas de las grandes abadías, sino que obtienen sus medios de subsistencia gracias a las limosnas. Por eso se les llama “mendicantes”.
Las peregrinaciones. El camino de Santiago. 
La peregrinación es un viaje individual o colectivo, hecho por motivos religiosos, hacia un lugar sagrado. Los tres lugares más frecuentados fueron Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela. A partir del siglo IX.
Las cruzadas: Siglo XI-XII
La expansión del Islam trajo dos consecuencias para la Iglesia de Occidente. 
-Se cortaron las relaciones comerciales de los reinos cristianos con Oriente.
-Los peregrinos tenían serias dificultades para visitar los Santos Lugares. 

El cisma de Oriente


Siglo XI
La separación entre la iglesia latina y la iglesia griega se agrandaba cada vez más. Existían razones políticas, culturales y religiosas. Todo ello trajo la ruptura entre las dos iglesias, que se materializó en 1054 cuando el patriarca Miguel Cerulario mandó cerrar los monasterios latinos que había en Oriente. El papa
León IX y el patriarca de Constantinopla se excomulgaron mutuamente. Así nacíó la Iglesia Ortodoxa. En el año
1964, el papa Pablo VI y el patriarca Atenágoras se encontraron en Jerusalén. Se fundieron en un abrazo y se levantaron la excomunión. Fue un primer paso en la reconciliación de dos iglesias cristianas aún separadas.
El cisma de Occidente
En el Siglo XIV, a la muerte del papa Gregorio XI se eligió un papa italiano, Urbano VI. Los cardenales franceses, enemistados con él, rechazaron esta elección y proclamaron papa a Clemente VII que residía en Aviñón (Francia). Ambos papas, el de Roma y el de Aviñón, se excomulgaron mutuamente. La cristiandad se dividíó en lo que se ha llamado el cisma de Occidente. Años después, en el concilio de Constanza se eligió un nuevo Papa: Martín V. De los tres papas que había hasta entonces, dos renunciaron (Juan XXII y Gregorio XII), pero no Benedicto XIII (el Papa Luna), que huyó de Aviñón y se refugió en el castillo de Peñíscola, donde murió en 1423. 
Las reducciones jesuiticas 
"Reducciones" se usaba en el Siglo XVI significa reunir o congregar en asentamientos. Evangelizaron a los indígenas guaraníes, un pueblo nómada. Los colonizadores europeos capturaban miles de indios para venderlos como esclavos. Los jesuitas para proteger a los indios hacían comunidades fuera de las zonas colonizadas por los europeos. Allí podrían vivir con libertad y dignidad. Así surgieron las reducciones: poblados auto gestionados por los propios indígenas.
Carismas al servicio de los más pobres
Desde el Siglo XVII hasta nuestros días ha habido un importante florecimiento de instituciones, organizaciones y acciones a favor de los más pobres.
San Vicente de Paúl
Vicente de Paúl nacíó en Dax (Francia) en 1581. De familia humilde, trabajo como pastor. Se ordenó sacerdote a los veinte años y fue destinado a París. Allí ejercíó como párroco y preceptor de niños de una acaudalada familia parisina.
Al conocer la miserable situación en que vivían los campesinos de la Francia rural, orienta su vida al trabajo con los más pobres. Fundo varias congregaciones de religiosos y religiosas. En la actualidad las hijas de la caridad dedican su vida a la atención a los más olvidados. Realizan su servicio en un amplio campo de trabajo humanitario y de asistencia social, llevando adelante innumerables proyectos e iniciativas en favor de los más pobres.
Madre Teresa de Calcuta 
Dejo su casa para ingresar en el instituto de la bienaventurada virgen María, conocido como hermanas de Loreto. Años más tarde fundó la congregación de las misioneras de la caridad, dedicadas al servicio de los más pobres entre los pobres.
Madre Teresa fundo los hermanos misioneros de la caridad, la rama contemplativa de las hermanas, los hermanos contemplativos y los padres misioneros de la caridad, entre otros. Murió el 5 de Septiembre de 1997. Seis años después el 19 de Octubre de 2003 fue beatificada por el papa Juan Pablo II. En la actualidad la congregación está formada por más de 4500 religiosas en más de 133 países.
Jesús y los pobres
-Jesús anuncia la buena noticia a los pobres: dichosos los pobres porque vuestro es el reino de Dios.
-Jesús se identifica con los pobres: ¿lo que hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis? Ayudarles a ellos es hacer presente en este mundo el reino de Dios.
-Jesús se hace cercano a los necesitados: Jesús no es neutral ante las necesidades e injusticias. Siempre esta de parte de los que más ayuda necesitan. El acoge a los débiles, a los sencillos, a los considerados impuros; defiende a los que no tiene posibilidades en la vida y lucha para que tengan una existencia más plena y feliz.
El radicalismo de los santos padres 
Los padres de la iglesia sacaron conclusiones de lo que leían en la Biblia. La abundancia de riquezas será injusta mientras coexista la pobreza. No le regalas a un pobre una parte de lo tuyo, sino que le devuelves algo de lo que es suyo, afirmaba san Ambrosio de Milán en el siglo IV. A partir de ahí se impone otra condición: lo que sobra al rico pertenece al pobre. Afirmaciones semejantes podemos encontrar en muchos teólogos y Padres de la Iglesia.
La iglesia trabaja por los pobres
La misión de la iglesia es continuar en el mundo la misión de Jesús, es decir, anunciar el Reino de Dios. La lucha contra el hambre , la miseria, la injusticia y la marginación  social son acciones prioritarias en la iglesia. Pero no se limita solo a dar limosnas: defiende los derechos de los pobres y marginados, y pone a su disposición organismos e instituciones para ayudarlos a lograr su promoción e integración social.






Entradas relacionadas: