La oposición al sistema. El nacimiento de los nacionalismos periféricos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,13 KB

 

 Para terminar,  se procedía a la    manipulación electoral  para dotar a la elección de una apariencia de legalidad
: una vez que la lista de candidatos llegaba a la administración provincial y local donde cada partido contaba con una red de clientes  que le prestaban apoyo político a cambio de favores (cuando llegaba al poder, repartía cargos, prebendas  y privilegios a sus clientes), siendo su  cliente más poderoso el cacique (especialmente en las áreas rurales, que representaba un auténtico poder paralelo al del Estado), organizaban el pucherazoo fraude electoral para conseguir votos a favor de su candidato: compraban  votos, presionaban a los electores y poderes locales (juez, gobernador, guardia civil…), falsificaban  votos y listas electorales… De este modo, se amañaban los resultados electorales para hacerlos coincidir con los candidatos ya preseleccionados  en el M. Gobernación.

C)Sistema tan antidemocrático perduró, no sólo por la apatía y desencanto provocados por la manipulación electoral de ambos partidos incapaces de denunciar el sistema ante la garantía de la alternancia en el poder, sino también por la debilidad y persecución de gran parte de la oposición y de los recientes nacionalismos,  marginados del sistema.

Mientrasla derecha, representada por los carlistas, se hallaba muy  debilitada tras su derrota militar en 1876 y la izquierda, representada por progresistas, republicanos y movimiento obrero, (2) muy fragmentada tras su frustración del Sexenio, aparece una nueva oposición, los nacionalismos y regionalismos.

Potenciados por previos movimientos culturales de recuperación del pasado histórico-cultural  (“Renaixença” catalán, “Rexurdimento” gallego), se van transformando en movimientos políticos a fines del siglo, tanto en su vertiente conservadora (País Vasco: antiliberal, foralista, tradicionalista) como progresista (Cataluña: federalista y republicano). El nacionalismo catalán, surgido del federalismo  durante el Sexenio, avanzó lentamente hasta la creación, en 1891, por la burguésía conservadora, de la Uníón Catalanista, promotora de las Bases de Manresa (1892), primer programa preciso del catalanismo, que incluía un proyecto de Estatuto de Autonomía. El nacionalismo vasco, heredero del carlismo, fue muy tradicionalista, opuesto al desarrollo industrial (consideraban que los inmigrantes amenazaban su identidad), racista (culpaban al inmigrante de la degeneración de lo vasco), católico intransigente y antiliberal como su principal ideólogo Sabino Arana, fundador del Consejo Provincial Vizcaíno (“Bizkai Buro Batzar”, 1895), origen del futuro Partido Nacionalista Vasco(1894), que, a fines del XIX, oscilaba entre la independencia o su integración autonómica en España. El galleguismo, valencianismo y andalucismo, más débiles y tardíos, adquirieron mucha menor proyección política.

Entradas relacionadas: