La oposición al sistema liberal: las guerras carlistas

Enviado por javier y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,66 KB

 

Isabel II

La oposición al sistema liberal: las Guerras Carlistas. La cuestión foral

El problema sucesorio


El 29 de Septiembre de 1933 muere Fernando VII iniciándose el reinado de Isabel II, que al ser menor de edad, su madre María Cristina de Borbón se convierte en regente; por lo que comienza una guerra sucesoria carlista, cuyos orígenes están en las cuestiones sucesorias.

Todo esto comienza cuando el rey rescata la pragmática sanción en 1829 para garantizar el trono de su descendencia. Inmediatamente su hermano Carlos María isidro presenta su rechazo a esta ley que abole la ley sálica, ya que atenta contra sus derechos al trono. En 1830 nace Isabel a la que las cortes juran como heredera, en 1832 el rey cae enfermo y se producen los sucesos de la granja, en los cuales el rey firma la anulación de la pragmática sanción, pero milagrosamente el rey se recupera y reimplanta la abolición de la ley sálica.

La Guerra Civil (1833-1839)



La 1º guerra carlista es una Guerra Civil, pero también dinástica donde se clasificara quien será rey o reina, y tiene un enorme contenido ideológico ya que los carlistas son absolutistas mientras que los isabelinos o cristinos son liberales; esto tendrá un enorme contenido social.

Los carlistas

  • Ideológicamente son absolutistas, defienden el antiguo régimen, la uníón al trono y al altar; y legitimistas, defienden la ley sálica. Su lema es “Dios, patria, fuero, ley”.
  • Socialmente los carlistas son apoyados por altos cargos de administración del estado, del ejército y de la aristocracia. También será apoyado por el bajo clero regular, los campesinos del norte, porque no quieren cambios y además serán azuzados por el clero para convertirse en carlistas, los artesanos, porque no quieren perder su trabajo. Además tuvo los apoyos internacionales de: Austria, Prusia y Rusia.
  • Geográficamente los carlistas están situados en: País Vasco, Navarra, Cataluña y los maestrazgos de Aragón y Valencia. Esta distribución geográfica debe de contemplarse en el contexto de un conflicto campo-ciudad.

Los Isabelinos o Cristinos

  • Ideológicamente son absolutistas moderados que van a ser apoyados por los liberales, quienes implantan el régimen liberal que defiende la constitución y los derechos individuales.
  • Socialmente los isabelinos son apoyados por la mayoría de los generales, los altos cargos del estado y la jerarquía eclesiástica, es decir obispos, también por la burguésía, los campesinos del sur y los obreros industriales. Además contó con el apoyo internacional de Portugal, Francia e Inglaterra; que unida a España se firma en 1834 la cuádruple alianza con el fin de conseguir la pacificación en Portugal y España, ayudándose para expulsar a los absolutistas, esta alianza no funciona ya que Francia e Inglaterra venden armas a los carlistas.
  • Geográficamente los isabelinos se sitúan en todas aquella zonas donde no haya carlistas. 

La 1º guerra carlista tiene una larga duración (1833-1839) por lo que se divide en tres fases:

  • 1833-1835: se producen victorias carlistas en las que juega un papel fundamental Zumalacárregui que muere en Bilbao en 1835, ante esto los carlistas establecen una corte en Bilbao.
  • 1835-1837: este es un periodo crítico para los isabelinos ya que van a recorrer el país. Los carlistas realizan expediciones en busca de apoyos. En 1837 el ejército carlista se dirige a Madrid donde fracasa, además de las continuas derrotas que sufren los carlistas, y a consecuencia de esto Don Carlos huye a Francia.
  • 1837-1839: las cosas cambian ya que ahora la iniciativa la toman los isabelinos, ya que el ejército isabelino nombra como único general a Espartero. Los carlistas ponen fin a la guerra cuando se firma el convenio de Vergara en 1839 entre Espartero y el general maroto. En este acuerdo se reconocen los grados militares que lucharon en el ejército carlista, y además con este convenio se pretende: respetar los fueros vascos y navarros, y mantener algunos privilegios forales.

Tras todo esto don Carlos abandona España camino del exilio hacia Francia, esto significa el fin del absolutismo en España, pero don Carlos dejo el poder en su hija lo que supuso un descalabro económico y humano que retraso más el desarrollo del país.

Entradas relacionadas: