Oligarquía y caciquismo Joaquín Costa

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,59 KB

 

Oligarquía y caciquismo, Joaquín Costa


Resumen.- El fragmento del libro de Joaquín Costa Oligarquía y caciquismo describe alguno de los aspectos que el autor considera más Rechazables del régimen político de la España de la Restauración. Costa considera que realmente no funcionaba un régimen Parlamentario y verdaderamente democrático, sino otro ajustado a los intereses minoritarios cuyo funcionamiento se apoyaba en Tres pilares: los oligarcas, los caciques y los gobernadores civiles. Entre todos formaban un “cuerpo extraño” a la Nación española Que en las elecciones corrompían el sistema, adulterando la voluntad popular mediante la alteración del sufragio. 

Términos.- CACIQUEs: Palabra de origen latinoamericano que significa persona influyente. En la España de la Restauración los caciques Eran los encargados de controlar a escala local (ayuntamientos, comarcas, ciudades pequeñas) las elecciones con el fin de que Los resultados se ajustaran a lo previsto por el gobierno de turno. GOBERNADOR CIVIL: En España, representante del gobierno en cada provincia y, por lo tanto, encargado de coordinar la acción De aquél en el correspondiente ámbito territorial. Los gobernadores civiles surgieron como una expresión más del Estado 5 de 5 Centralizado del Siglo XIX y han dejado de existir en la actual España de las autonomías. Nación: Comunidad de personas, asentada en un territorio geográfico, con determinados rasgos comunes (étnicos, religiosos, Lingüísticos, pasado histórico) y con conciencia de formar un cuerpo ético-político diferenciado. A partir del Siglo XIX se generaliza La aspiración de cada nación a disponer de un Estado propio. OLIGARCAs: Miembro de la oligarquía o clase dominante, es decir, del sector minoritario de la sociedad que Joaquín Costa Identificaba principalmente con los grandes propietarios de la tierra (latifundistas) y con la burguesía industrial y financiera. FALSIFICAN EL SUFRAGIO Y CORROMPEN EL SISTEMA: Costa expresa con claridad cómo los poderes económicos y políticos Coinciden en el control del país mediante la alteración de los procedimientos electorales, sobre todo desde el Pacto de El Pardo, a La muerte del Alfonso XII, que refuerza el llamado turno pacífico [Véase p. 203] entre conservadores y liberales, sólo diferenciados Por algunos matices. El marco constitucional (C.1876) daba cabida a reformas democráticas que, sin embargo, no tenían Traducción práctica precisamente por la corrupción del sistema electoral (caciquismo, encasillado, pucherazo, compra de votos, Coacción, falseamiento de listas de electores incluyendo fallecidos, etc. Todo ello impedía una representación mínima de las Clases populares en las cámaras capaz de reducir el poder de la oligarquía y mejorar los derechos y condiciones de vida de la Inmensa mayoría de la población… 

Autor e ideología.- El aragonés Joaquín Costa (1840-1911) fue un hombre de amplia cultura (jurista, historiador, filósofo…) que, después del Desastre Del 98, formó parte del movimiento intelectual que, con el nombre de «regeneracionismo», se desarrolló en España. Junto a otros Escritores como Blasco Ibáñez y Pérez Galdós, abordan de manera crítica el régimen político de la Restauración y al conjunto de La realidad económica y social española de comienzos del Siglo XX. Pero posiblemente sea el aragonés Costa quien mejor Representa las aspiraciones regeneradoras que inquietaron asimismo a otros muchos como, por ejemplo, al conjunto de escritores Encuadrado en la denominada “Generación del 98”. El programa de reformas imprescindible para abordar el «problema de España» lo desarrolla Costa con una prosa seca, cortada, adecuada para construir frases lapidarias que tuvieron gran impacto Social; de ellas son un buen ejemplo «Escuela y despensa», «Doble llave al sepulcro del Cid para que no vuelva a cabalgar». Fijémonos que el libro Oligarquía y caciquismo, del que se extrajo el texto, fue editado por primera vez en 1901. Había transcurrido Muy poco tiempo de la derrota española en Cuba y Filipinas en 1898 frente a los Estados Unidos. Derrota militar aplastante, pero También política y diplomática en el tratado de paz firmado en París en Diciembre del mismo año. Así, el Desastre del 98 significó No sólo la liquidación de los últimos restos del Imperio colonial español, sino también un fuerte impacto en la economía española Que perdió el mercado «reservado» que eran las colonias para los textiles catalanes y los cereales castellanos. Y, además, la Derrota, inesperada para muchos, y por lo mismo más dolorosa, puso de manifiesto los graves problemas y el atraso que sufría la España de la Restauración: en una decadencia de siglos, muchos pensaron que se había tocado fondo. Era preciso analizar las Causas e iniciar una regeneración salvadora. Muchos intelectuales y políticos, incluso pertenecientes a los denominados partidos Dinásticos, se pusieron a trabajar para encontrar soluciones. Una de esas soluciones pasaba por transformar el régimen político Cuyo anormal funcionamiento denuncia Joaquín Costa. En efecto, una cosa era lo que indicaba la Constitución vigente, la de 1876, Que establecía una monarquía parlamentaria que otorgaba la capacidad de decidir a la voluntad popular (sufragio universal Masculino desde 1890), y otra era la realidad: los políticos pertenecientes a los partidos dinásticos (conservador y liberal), en Perfecta sintonía con el bloque oligárquico, falseaban sistemáticamente las elecciones para garantizar el “turno” pacífico en el Poder y, a la vez, la perpetuación del sistema económico, social y político frente a posibles alteraciones revolucionarias. El ministro De la Gobernación en Madrid, el cacique en cada comarca y el gobernador civil en su provincia se encargaban de convertir las Consultas electorales en una verdadera farsa. Joaquín Costa insistía una y otra vez en la crítica de la realidad española; y de la crítica surge un programa para transformarla: Fomento de obras hidráulicas, desarrollo de las vías de comunicación, aumento del número de escuelas, difusión de las Enseñanzas agrícolas y las de artes y oficios. Y en política, que es la cuestión que denuncia en el texto, democratización, Ampliación de la autonomía municipal y rebaja del poder de la oligarquía (principal responsable del atraso español), un poder se Asentaba en último extremo sobre el caciquismo. 

Entradas relacionadas: