La norma y la diversidad de normas

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 6,33 KB

 
VARIEDAD PREFERENTE
Para seleccionar la variedad preferente debemos atender a diferentes aspectos: La naturaleza del curso (a quién va dirigido y qué objetivos persigue), si el contexto Es de lengua segunda o extranjera, si está orientado a conocimientos generales o Específicos (profesionales)… Pongamos algunos ejemplos partiendo de la situación Más fácil: cuando se enseña una segunda lengua dentro de una propia comunidad Hispánica (entorno homosiglótico), es su norma la que prevalecerá como modelo de enseñanza, pues es la aplicación más inmediata al aprendizaje la que Alimenta la adquisición fuera del aula y la realización tangible del modelo. Si estamos Dando clases en Madrid (España), la norma castellana sería el modelo más Rentable para nuestro alumnado. Dentro del mismo país, cambiaría la selección Si nuestro curso se localiza en Las Palmas de Gran Canaria, en la que la norma Modélica recomendable sería la propia canaria. Igual procedimiento se debería Seguir si nos encontramos en Ciudad de México, o en Bogotá, o en La Habana, o En Santiago de Chile…, lugares en los que serían candidatas las normas mexicana (mesetaria), andina (del altiplano o tierras altas), caribeña, chilena…, respectivamente. Sobre esta asociación «natural» puede actuar una situación excepcional y Es que nuestro grupo o aprendiz particular solicite una norma específica de otra Zona por necesidades concretas (se traslada a trabajar a otro país, por ejemplo). Desde luego que deberíamos atender a esta especial circunstancia. En el caso de que nos encontremos fuera de una comunidad hispanohablante (entorno heterosiglótico), en un país cuya lengua oficial y vernácula no es el Español, resultan determinantes las necesidades y expectativas de los alumnos. Estos factores no deben ser entendidos solamente como aquello que los alumnos Quieren, sino también lo que razonablemente nos parece conveniente para ellos En sus circunstancias concretas. Volvemos a reiterar que el estándar es básico en El modelo que ofrezcamos, en estos casos es más: es especialmente relevante. Esta Relevancia se muestra en varios sentidos. Por una parte, el estándar es sistemático Y básico, poco variable y fácil de aprender; por otra, el estándar les permitirá Acceder implícitamente a todas las normas posibles, por lo menos en un sentido Estricto, pues contendrá los rasgos comunes a estas. Pero volvemos sobre la pregunta: ¿qué norma enseñar? Podemos optar por una en particular —en principio, Por cualquiera— en atención a diferentes condicionantes:
conocimiento previo por Cercanía o contigüidad con un país hispanohablante (p. E.: la norma caribeña para Haití), presencia de comunidades inmigrantes de esa procedencia y abundancia De esa norma en el entorno (p. E.: la norma mexicana para la zona suroeste de Los Estados Unidos de América), especial significación por vínculos históricos (p. E.: alguna de las normas españolas para Portugal, en el que también se daría la Primera condición), prestigio reconocido (p. E.: la norma castellana u otra norma Española para Inglaterra), intereses económicos (alguna norma hispanoamericana Para Japón), etc. 56 En este momento de selección de la variedad preferente se puede presentar un Dilema para el profesor: qué hacer cuando su variedad no coincide con la variedad Preferente del curso. Ante esta situación, y hablamos por experiencia, se debe Adoptar una actitud flexible y de respeto hacia las variedades, empezando por la Propia. No es imprescindible que coincidan la variedad del profesor y la preferente De un curso (como tampoco lo es ser nativo de la lengua que se enseña). Lo único absolutamente necesario es conocer bien la variedad que nos disponemos a Presentar como preferente al aprendiz. Es natural que dentro del aula el profesor imite rasgos de la variedad preferente En el momento que los está ejemplificando ante su alumnado, pero ello no supone Modificar drásticamente los hábitos lingüísticos propios, ni asumir de manera permanente Los ajenos. También es recomendable neutralizar, dentro de una buscada Naturalidad, aquellos rasgos que crean problemas de significado o no pertenecen A la norma culta del profesor y son especialmente disonantes con la variedad preferente. Cuando no tenemos la variedad preferente que enseñamos, sobre todo en Un contexto heterosiglótico (LE), debemos buscar fuentes de input que permitan al alumno tener una exposición abundante a ella. Como tercer paso de la fórmula del modelo lingüístico consideremos las variedades Periféricas. Estas rodearán a la preferente y quedarán representadas a través De los rasgos que no comparten. Estas variedades son geolectos del estándar diferentes A la variedad preferente o central del curso. El conocimiento y contacto con Realizaciones de la lengua que no pertenecen al modelo concreto que se le presenta Al aprendiz para su imitación productiva le compensará vacíos de información Lingüística pasiva que le permitirá acceder a hablantes procedentes de otras zonas Geográficas, y por ende, a su diversidad dialectal. La presencia de estas otras variedades propician: representar la validez del estándar Para la comprensión-producción de la lengua meta en sus diferentes realizaciones Geográficas, sobre todo en el nivel culto; mostrar la diversidad de realizaciones Posibles para la misma lengua y completar su conocimiento real; desarrollar Estrategias de comunicación (buscar información no explícita, desambiguar Frases, preguntar por lo que no se conoce, etc.) y educar en la tolerancia y la Interculturalidad. Esta triple consideración del modelo nos aleja de la exclusividad de circunscribirnos A representar una norma del español y con ella a una sola de sus variedades. El docente ha de considerar lo que Martín Peris (2001: 134) llama «transcurrir Transversalmente a otras variedades»; es decir, presentar al alumno muestras de Otras normas existentes del español. Esta pluralidad, atendida secuenciadamente En el programa de un curso, le permite al alumno ampliar su conocimiento de la Lengua española y garantiza el éxito de la comunicación con hablantes nativos de Distinta procedencia dentro de mundo hispánico.

Entradas relacionadas: