Napoleón política pacificadora

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 13,1 KB

 

La revolución americana

•El Reino Unido poseía trece colonias en la costa oriental de Norteamérica

  • (Doc. 1). El 4 de Julio de 1776, los habitantes de las trece colonias procla­marón su independencia e iniciaron una guerra que desembocó en la fun­dación de los Estados Unidos de América.
  • Los orígenes de la independencia

El origen de la rebelión de los colonos americanos se remontaba a la gue­rra de los siete años (1756-1763) entre británicos y franceses. El costo de la guerra se cargó sobre los propios colonos, quienes se negaron a pagar basándose en el artículo de la declaración de derechos inglesa de 1689. Que consideraba «ilegal» todo impuesto exigido por la corona sin la apro­bación del Parlamento. Como los colonos norteamericanos no participa­ban en la elección del Parlamento británico, consideraban que no debían pagar impuestos. Su lema era: «Ningún impuesto sin representación».

La Stamp Act de 1765, que impónía un gravamen sobre documentos y pu­blicaciones, fue retirada a causa de las protestas que desató. Nuevos im­puestos sobre el papel, el vidrio o el plomo también fueron suprimidos, pe­ro se mantuvo el impuesto sobre el té, de gran consumo entre los colonos.

La concesión en 1773 del monopolio de la venta del té a la Compañía de las Indias Orientales perjudicó a los comerciantes de las colonias. La reí-puesta fue el llamado Boston teaparty o motín del té (Diciembre de 1773 en el que unos jóvenes disfrazados de indios lanzaron al mar los carga­mentos de té que la Compañía tenía en los barcos del puerto de esa ciu­dad. El gobierno inglés respondíó con el cierre del puerto, así como con una elevada multa a todos los habitantes de Massachussets.

En Septiembre de 1774, doce de las trece colonias británicas (excepto Geor­gia), se reunieron en Filadelfia para elaborar una lista de agravios. Al añ siguiente comenzaron los primeros enfrentamientos armados. El 4 de j u de 1776 fue proclamada la independencia de Estados Unidos de Améric¿

  • (Docs. 3 y 4), en una declaración redactada por Thomas Jefferson, en h cual se postulaba la libertad, la igualdad de las personas, el derecho a la n belión contra la tiranía y la división de poderes. A esta Declaración delm pendencia se uníó la Declaración de derechos del hombre de Virginia.
  • La guerra de independencia de los Estados Unidos

La guerra de independencia tuvo dos etapas. En la primera fase (1775-1777 los insurgentes, dirigidos por George Washington, se enfrentaron a británicos siguiendo una táctica de guerrillas. La victoria de las milicias . Mandadas por Washington en Saratoga (1777) decidíó a Francia (em ga del Reino Unido) a apoyar a los rebeldes. España también apc activamente la causa independentista, aunque lo hizo de forma discre especialmente con financiación económica, porque temía que la rebe pudiera contagiarse a sus propias colonias americanas.

Comenzó así la segunda fase (1778-1782), en la que el ejército britár quedó desabastecido. En Octubre de 1781, las tropas inglesas fueron derr;- j tadas en Yorktown. La intervención extranjera, la creciente profesiona : ción del ejército de los colonos americanos y el firme apoyo de la poblá. Provocaron la derrota definitiva del Reino Unido.

La paz se restablecíó con el tratado de Versalles (1783), por el que Reii» i Unido reconocía la independencia de los Estados Unidos de América.


La revolución francesa (1789-1799)

La revolución francesa comenzó con la rebelión de los representantes del pueblo llano en los Estados Generales en Mayo-Junio de 1789. El proceso que se desató a partir de entonces supuso una conmoción de tal enverga­dura en el sistema social francés, que modificó para siempre las estructu­ras socioeconómicas del país.

3.1. La Asamblea Nacional (1789-1792)

El 5 de Mayo de 1789 se reunían en Versalles los Estados Generales, en se­sión presidida por el rey ► (Doc. 10). Tradicionalmente cada estamento deli­beraba por separado y después emitía un voto. Por eso los privilegiados siempre impónían sus puntos de vista, pues contaban con dos votos (no­bleza y clero), mientras que el tercer estado, aunque representaba a la gran mayoría de los franceses, solo contaba con un voto.

La disputa por la forma en que debían reunirse y votar los estamentos en los Estados Generales fue el desencadenante de la revolución. Los repre­sentantes del tercer estado habían pedido en los cuadernos de quejas que se votara por cabeza, y no por estamento, y que se duplicara el número de representantes del tercer estado; con estas medidas el tercer estado tendría la mayoría. El rey aceptó doblar el número de diputados del tercer estado, pero no aceptó el voto por cabeza.

De la revuelta institucional a la revuelta popular

La revuelta institucional comenzó el 10 de Junio, cuando los diputados del tercer estado, dirigidos por Sieyés, solicitaron a la nobleza y el clero deli­berar en comün y no por separado, como se había hecho tradicionalmen­te. Pensaban que todavía podían obtener el voto por cabeza, con lo que lo­grarían el apoyo de los nobles y eclesiásticos partidarios de las reformas. Pero los estamentos privilegiados se negaron a reunirse conjuntamente con el tercer estado.

El tercer estado, como respuesta, se autoproclamó Asamblea Nacional,

depositaría de la soberanía*. Con esto querían decir que eran los únicos con plena capacidad de decisión política y de votar impuestos. Esta deci­sión era un acto revolucionario, por lo que el rey anuló todas las decisio­nes tomadas por el tercer estado y ordenó cerrar su sala de sesiones.

El 20 de Junio, ante el cierre de su sala de reuníón, los diputados del tercer estado se reunieron en la Sala del Juego de Pelota, donde juraron no di­solverse hasta haber dado a Francia una constitución. Por esta razón, la Asamblea pasó a llamarse Asamblea Nacional Constituyente. Fue el pri­mer acto de la revolución y supuso el triunfo de los grupos sociales contra­ríos a los privilegiados.

Pero la actitud del rey creó fuertes recelos entre los revolucionarios porque concentró tropas en Versalles y destituyó al ministro reformista Necker. La respuesta popular fue la gran revolución urbana del 14 de Julio de 1789, con el asalto a la prisión de la Bastilla de París. La Bastilla era el lugar en el que se encerraba a los disidentes políticos, aunque en ese mo­mentó no había ninguno. La multitud marchó hacia la Bastilla para liberar a los presos, pero el jefe de la fortaleza se negó a abrir las puertas y, ante la presión popular, mandó disparar a sus soldados. Los revolucionarios se lanzaron entonces masivamente al ataque y, tras ocho horas de lucha, los defensores se rindieron. Este hecho se convirtió en el símbolo de la revolú­ción, y desde entonces el 14 de Julio es la fiesta nacional francesa.

La firmeza de los revolucionarios evitó la vuelta al Antiguo Régimen y obligó al rey a reconocer la Asamblea Nacional. La revuelta fue propiciada por la penosa situación económica y la gran agitación que provocó la pro­paganda revolucionaria. Se formó una Guardia Nacional, a la que se en­comendó restablecer el orden, mientras el rey repuso a Necker en su cargo y aceptó las decisiones de la Asamblea Constituyente.

En el verano de 1789 tuvo lugar una violenta revuelta campesina, llama­da «el gran miedo». Tras el 14 de Julio los campesinos dejaron de pagar las cargas señoriales, pero se extendieron rumores de que los nobles ha­bían organizado partidas de bandidos para castigar a sus vasallos. Se pro­pagó el pánico entre los campesinos, que asaltaron los castillos señoriales, quemaron las escrituras de propiedad y exigieron la abolición de los dere­chos señoriales.

La obra de la Asamblea Constituyente

La Asamblea respondíó en la noche del 4 de Agosto de 1789 con el decre­to de abolición del sistema feudal ► (Doc. 9). Se suprimieron las presta­ciones personales y los demás privilegios (diezmo, derechos de caza, mo­nopolios señoriales), y se declaró la igualdad a la hora de pagar impuestos.

La segunda medida que adoptó la Asamblea Constituyente fue la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 26 de Agosto ► (Doc. 11), influida por la declaración de Filadelfia. La declaración francesa ampliaba los derechos naturales (libertad, felicidad, igualdad jurídica), reconocía la libertad de pensamiento, económica y de religión, y consideraba impres­criptible el derecho de propiedad, así como la seguridad y la resistencia a la opresión. Proclamaba que la soberanía residía en la nacíón y la presunción de inocencia de todo imputado en un proceso penal.

La labor legislativa de la Asamblea se completó con las medidas religiosas. Se expropiaron los bienes de la Iglesia, se disolvieron las órdenes monásti­cas y se decretó la constitución civil del clero (12 de Julio de 1790). Esto significaba que los religiosos pasaban a depender del Estado, y no de Roma, y sería el Estado quien pagaría sus salarios, pero solo si juraban ser fieles a la constitución. Los clérigos que aceptaron esta medida se llamaron juramentados, y los que la rechazaron, refractarios.

En cuarto lugar se establecíó una nueva organización territorial del país, que se dividíó en departamentos y comunas (ayuntamientos).


La Europa napoleónica (1800-1815)

  1. El Consulado y la expansión de la revolución

Napoleón inició una política pacificadora. Resultado de ella fue la firma de la paz de Luneville con Austria en 1801 y la paz de Amiens con Reino Unido (1802). Tras estas paces, Francia dominaba media Europa.

Napoleón también normalizó las relaciones con la Iglesia por medio del Concordato con la Santa Sede (1801). El papa Pío VII aceptó el gobierno de Napoleón, quien, a cambio, se comprometíó a mantener al clero, reco­nocer el catolicismo como religión mayoritaria de los franceses y a prote­ger los Estados Pontificios. La popularidad que alcanzó con estas medidas le permitíó proclamarse cónsul único y vitalicio en 1802.

Napoleón iniciaba así una nueva monarquía con una nueva aristocracia, teñida del espíritu liberal de la revolución de 1789. La mejor expresión de ese espíritu fue el código civil (1804), que reunía las principales normas de la revolución moderada: libertad e igualdad civil, supresión del régi­men feudal y propiedad libre de la tierra. Este código consagró la desi­gualdad jurídica del hombre y la mujer, a favor del primero, lo cual tuvo gran influencia en otros códigos europeos durante el Siglo XIX.

  • El Imperio napoleónico (1804-1815)

En Mayo de 1804, el Consulado nombró a Napoleón emperador heredi­tario, lo cual fue refrendado por un plebiscito (consulta popular) en el que obtuvo una mayoría abrumadora (3,5 millones de votos a favor y solo 2.579 en contra). Para culminar este proceso, cambió la constitución del año VIII (1799) por la constitución del año XII (1804), la cual le daba grandes poderes, y se hizo coronar por el papa Pío VIL

Las ambiciones de dominio universal de Napoleón ► (Doc. 19) provocaron una gran inquietud entre los demás países del continente y, por ello, en 1805, Reino Unido y Rusia establecieron una nueva coalición antifrancesa a la que se uníó Austria. Inmediatamente después estalló de nuevo la guerra.

Napoleón logró importantes victorias terrestres en el centro y este de Eu­ropa contra los austríacos y los rusos, destacando la batalla de Austerlitz, pero sufríó una estrepitosa derrota marítima en Trafalgar, donde la escua­dra inglesa del almirante Nelson derrotó a la armada hispanofrancesa.

Esta victoria británica, que le dio la primacía absoluta en los mares, empu­jó a Napoleón a decretar el bloqueo continental (1806), por el cual nin­gún país podía comerciar con los ingleses ► (Doc. 20).

Tras su derrota frente a Francia, Austria pasó a ser un Estado aliado de Napoleón, quien impuso la disolución del Sacro Imperio. Austria cedíó a Francia el reino de Ñapóles; y permitíó la formación de la Confederación del Rin y del reino de Holanda, que Napoleón entregó a su hermano Luis.

Prusia fue ocupada tras su derrota en Jena (1806). Por la paz de Tilsit

(Julio 1807), Prusia recuperó gran parte de su territorio, pero se redujo su ejército, se le hizo pagar una elevada indemnización y se le obligó a aplicar el bloqueo continental a Reino Unido. De esta paz surgieron dos nuevos Estados: el Gran Ducado de Varsovia y el reino de Westfalia.

Alejandro l, zar de Rusia, derrotado en Friedland (1807), firmó la paz de Tilsit con Napoleón por la que se convirtió en aliado de Francia. Y la invasión de Portugal, Etruria, Roma y España completaron su proyecto de «gran Imperio», que se mantuvo hasta 1812.

Entradas relacionadas: