Un mundo como un árbol desgajado

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,57 KB

 
HOMBRELuchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte, al borde del abismo, estoy clamando a Dios. Y su silencio, retumbando, ahoga mi voz en el vacío inerte.Oh Dios. Si he de morir,quiero tenerte despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo oírás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando solo. Arañando sombras para verte.Alzo la mano, y tú me la cercenas. Abro los ojos: me los sajas vivos. Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.Esto es ser hombre:
Horror a manos llenas. Ser —y no ser— eternos, fugitivos. ¡Ángel con grandes alas de cadenas!

LLO ETERNO

Un mundo como un árbol desgajado.Una generación desarraigada.Unos hombres sin más destino queapuntalar las ruinas.Romper el maren el mar, como un himen inmenso,mecen los árboles el silencio verde,las estrellas crepitan, yo las oigo.Sólo el hombre está solo. Es que se sabvivo y mortal. Es que se siente huir
ese río del tiempo hacia la muerte.Es que quiere quedar. Seguir siguiendo,subir, a contramuerte, hasta lo eterno.Le da miedo mirar. Cierra los ojospara dormir el sueño de los vivos.Pero la muerte, desde dentro, ve.Pero la muerte, desde dentro, vela.Pero la muerte, desde dentro, mata....El mar la mar, como un himen inmenso,losárboles moviendo el verde aire,
la nieve en llamas de la luz en vilo... Un
 

UN Relámpago APENAS


 Besas como si fueses a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.Las manos en mis sienes y abismadasnuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,me declaro vencido, si vencermees ver en ti mis manos maniatadas.Besas besos de Dios. A bocanadasbebes mi vida. Sorbes. Sin dolerme,tiras de mi raíz, subes mi muertea flor de labio. Y luego, mimadora,la brizas y la rozas con tu beso.Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para vertebastara un beso, un beso que se lloradespués, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso"CIEGAMENTEPorque quiero tu cuerpo ciegamente.Porque deseo tu belleza plena.Porque busco ese horror, esa cadenamortal, que arrastra inconsolablemente.Inconsolablemente. Diente a diente,vos bebiendo tu amor, tu noche llena.Diente a diente, Señor, y vena a venavas sorbiendo mi muerte. Lentamente.Porque quiero tu cuerpo y lo persigoa través de la sangre y de la nada.Porque busco tu noche toda entera.Porque quiero morir, morir contigoesta horrible tristeza enamoradaque abrazarás, oh, Dios, cuando yo muera.
CRECIDA. ///  BIOTZ BEGIETAN. GALLARTA Acaso el mar. Tampoco. El hombre acaso.Es el otoño. Hermoso Dios. La tierraroja. La piedra, roja. Acaso, un árbolcomo la sangre. Hermoso Dios. La piedray el hombre.Es el otoño. Entonces. Caminábamoshacia la cima. El mar en letra impresa.Corto en palabras, pero en olas ancho.Hacia las cinco de la tarde. Ortuellay el aire.Entonces. Entornó, no sé, los párpadosella. Hermoso Dios de la miseria.Y, ya en la llambria, a vista de barranco,el hierro.Rey de los ojos. Sófocles roñado.Hundida silla sideral. Paciencia.Vizcaíno es el hierro -el mar, cantábrico-,corto en palabras. Ley de los poemasmíos.A LA INMENSA Mayoría: Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre aquel que amó, vivíó, murió por dentroy un buen día bajó a la calle: entoncescomprendíó: y rompíó todos su versos.Así es, así fue. Salíó una nochechando espuma por los ojos, ebriode amor, huyendo sin saber adónde:a donde el aire no apestase a muerto.Tiendas de paz, brizados pabellones,eran sus brazos, como llama al viento;
olas de sangre contra el pecho, enormesolas de odio, ved, por todo el cuerpo.¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces
en vuelo horizontal cruzan el cielo;horribles peces de metal recorrenlas espaldas del mar, de puerto a puerto.Yo doy todos mis versos por un hombreen paz. Aquí tenéis, en carne y hueso,mi última voluntad. Bilbao, a oncede Abril, cincuenta y uno.



Entradas relacionadas: