Morfemas base y clase

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 11,47 KB

 

LA GRÁMATICA.CONCEPTO Y UNIDADES

Ferdinand de Saussure definíó el signo lingüístico como una entidad de dos caras compuesta por un significante (imagen acústica o gráfica, esto es, la cadena de fonemas que percibimos con el oído [p.á.X.A.R.O.] o el conjunto de letras que percibimos con la vista «pájaro») y un significado (concepto o imagen mental que los hablantes de una lengua comparten de ese significante). La asociación de un significante y un significado remite a un

referente.

Frente a otros signos, el signo lingüístico posee una serie de carácterísticas, entre ellas, el carácter articulado. Esta cualidad permite que el conjunto potencialmente infinito de expresiones de una lengua esté formado a partir de un inventario limitado de unidades menores, sin significado, los fonemas. Gracias también a esta doble articulación, las palabras pueden dividirse en segmentos menores, unidades con significado o monemas, objeto de estudio de las disciplinas que se incluyen en la gramática. Según la Academia, la gramática, que comprende la morfología y la sintaxis, «estudia la estructura de las palabras, las formas en que estas se enlazan y los significados a los que tales combinaciones

dan lugar».

CarácterÍSTICAS DEL SIGNO LINGÜÍSTICO

Arbitrariedad. La relación entre el significante y el significado responde a una convencíón establecida por los hablantes. Un mismo referente puede designarse con diferentes significantes en las distintas lenguas (pájaro, pardal, pássaro, paxaro, bird, oiseau, Vogel, ocell, uccello…).

Linealidad. El significante de los signos se desarrolla en el tiempo y en el espacio, sin superponerse.

Inmutabilidad / mutabilidad. Un único individuo no puede variar un signo lingüístico, puesto que la lengua es propiedad de una comunidad de hablantes. Pero con el tiempo se pueden

producir cambios en el significado (villano: ‘habitante de una villa’ > ‘persona malvada’) o en el significante (eixir > salir).

Doble articulación. El signo lingüístico se compone de unidades mínimas de significado (los monemas), que a su vez se dividen en unidades mínimas sin significado (los fonemas).

LA GRAMÁTICA y OTRAS DISCIPLINAS LINGÜÍSTICAS

La gramática guarda relación con la semántica léxica o lexicología, que estudia el significado de las palabras. También con la semántica oracional, que aborda el significado de las construcciones sintácticas. Se relaciona también con la pragmática, puesto que esta disciplina analiza el sentido de los mensajes lingüísticos en relación con la

situación comunicativa y el contexto. En un sentido más amplio, la gramática incluye la fonología, disciplina que tiene como objeto los fonemas, unidades mínimas sin significado pero que permiten distinguir significados, y su organización lingüística, y la fonética, que

comprende el análisis de los sonidos de la lengua.

LAS UNIDADES MORFOLÓGICAS

LÍMITES ENTRE NIVELES

Si bien se estudian y analizan por separado los distintos niveles lingüísticos, estos no puede deslindarse claramente pues hay aspectos que comparten. Así, la morfología guarda relación con la sintaxis, pues a veces la forma de una palabra depende de su función.

El morfema o segmento morfolóico se define como la unidad mínima aislable en el análisis morfolóico. Según la función que desempeñan en la estructura y en el proceso de formación de palabras, podemos reconocer varios tipos de morfemas: base léxica, raíz y afijo.

Base léxica y raíz

Raíz es el término adoptado en la última versión de la Gramática de la Academia en lugar de lexema. Se define como el elemento que aporta el significado léxico.

En el proceso morfológico de formación de una palabra, partimos siempre de una voz, que

denominamos base léxica. Por ejemplo, pianista viene de la base léxica nominal, piano, formada por la raíz pian+o que es un segmento vocálico átono al que denominamos marca de palabra. Esta -o no es un morfema de género, ya que no se opone a *piana.

Puede ocurrir que una palabra haya sufrido más de un proceso morfológico; en ese caso, en

cada uno de ellos, siempre consideraremos como base léxica la voz de la que se parte en el estadio anterior. Por ejemplo, en disponibilidad.Que procede de disponible (base léxica adjetival). Esta, a su vez, deriva de disponer (base léxica verbal) y, por último, esta de poner (base léxica verbal).

Afijo

Es un morfema que se une a la raíz o a otro morfema. Según la posición que ocupa y el tipo de información que aporta (léxica o gramatical) distinguimos morfemas derivativos y morfeas flexivos o desinencias.

MORFOLOGÍA FLEXIVA y MORFOLOGÍA LÉXICA

Morfología flexiva

La morfoloía flexiva estudia las variaciones de las palabras que implican cambios gramaticales que afectan a relaciones sintácticas, como la concordancia en género, número y persona (Ellas estaban agotadas y no *Ellas estaba ø agotados) o la rección (decimos en

mí, para ti y no *en yo o *para tú).

Los morfemas que afectan al género (masculino y femenino) y al número (singular y plural) constituyen la flexión nominal. Los que afectan al verbo (vocal temática; tiempo, aspecto y modo; número y persona) constituyen la flexión verbal.

Desde el punto de vista flexivo las palabras, se dividen en variables (admiten morfemas flexivos) e invariables (no admiten morfemas flexivos).

Morfoloía léxica o derivativa

La morfología léxica o derivativa estudia la estructura de las palabras y los procesos que permiten formar otras nuevas. Los morfemas que intervienen en este proceso son denominados morfemas derivativos. Dentro de estos distinguimos, en función de la posición

que ocupan, los prefijos, antepuestos a la raíz, los sufijos, pospuestos a la raíz, y los interfijos, segmentos que se intercalan entre la raíz y un sufijo, carentes de significado léxico o gramatical.


Entradas relacionadas: