La monarquia y la republica ante el imperialismo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,63 KB

 
La experiencia republicana tuvo lugar en un contexto internacional complicado por la crisis de los sistemas políticos parlamentarios liberal y democrático, la depresión económica de 1929, los violentos conflictos sociales y el ascenso de los fascismos en Europa. Sin embargo, el establecimiento del nuevo régimen republicano fue recibido con esperanza y entusiasmo por la mayoría de los españoles, que abarrotaron las calles y plazas de todas las ciudades para celebrar la caída de la monarquía. La proclamación de la II República fue el 14 de abril de 1931. El cambio de régimen político fue una consecuencia inmediata de los resultados de las elecciones municipales celebradas el 12 de abril, que habían dado a los republicanos una victoria aplastante en la mayoría de las grandes ciudades, adquiriendo así un carácter de plebiscito contra la monarquía. La razón de este cambio de régimen se debe al descrédito de la monarquía y, de Alfonso XIII, tras la dictadura de Primo de Rivera. Ante esta situación, el rey abandonó el país y se exilió a Francia. La república que contaba con gran apoyo popular, fue recibida con entusiasmo entre los sectores menos favorecidos de la sociedad. Sin embargo, también levantaría las sospechas de grupos poderosos como la Iglesia, el Ejército, la oligarquía, que el 14 de abril se mantuvieron a la expectativa de lo sucedido. Lo cierto es que la II República nacía como un régimen de transición pacífica y, con grandes esperanzas modernizadoras para el país. //  Inmediatamente después de la proclamación de la República se formó un gobierno provisional que asumió el poder de manera interina. Este gobierno estaba formado por republicanos, socialistas y, regionalistas, que fueron las mismas fuerzas que firmaron el Pacto de San Sebastián de 1930. Fue un gobierno heterogéneo compuesto por Niceto Alcalá Zamora (ex monárquico), Miguel Maura (liberal republicano), Alejandro Lerroux (republicano radical), Azaña (izquierda republicana), socialistas (Largo Caballero, Indalecio Prieto), catalanistas (Nicolau d’Olwer) y galleguistas (Casares Quiroga). Todos ellos, conformaron el primer gobierno de la República y, todos tenían un sustrato común, a pesar de la heterogeneidad ideológica, eran intelectuales y reformadores carentes de experiencia política.
El gobierno provisional, que pronto convocó elecciones constituyentes (28 de junio), inició una serie de reformas urgentes en los ámbitos social, militar y territorial que se desarrollaron posteriormente con el primer gobierno de la República. // En el seno del ejército existían divisiones y tensiones de carácter corporativo. Los oficiales y generales que habían combatido en Marruecos habían ascendido rápidamente en el escalafón como consecuencia de los méritos en acciones de guerra, entre ellos, Franco, Goded, etc. Son los llamados africanistas. Frente a ellos, los militares más veteranos y algunos oficiales con destinos peninsulares eran partidarios del estricto ascenso por antigüedad. Azaña revisó los ascensos dentro del Ejército durante la dictadura de Primo de Rivera y, promovió mediante la ley el retiro voluntario con una paga íntegra. Con ello, se reducía el número de oficiales y, se licenciaban a aquellos que eran antirrepublicanos. Además de esto, se suprimieron las capitanías generales, se cerró la Academia Militar de Zaragoza cuyo director era Francisco Franco, por ser obsoleta. El último aspecto a remodelar fue la creación de la Guardia de Asalto, un cuerpo represivo interior leal a la República.

Entradas relacionadas: