Monarquía centralista

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 3,96 KB

 
10.3. Reformas en la organización del Estado. La monarquía centralista. La llegada de Felipe V a España, principios del Siglo XVIII, supuso la introducción de la forma de gobierno del 
absolutismo monárquico. Todos los poderes se concentraban en el monarca, que era gobernador, legislador y juez. Además el sistema administrativo estaba unificado y centralizado. Por lo tanto en España hubo que reorganizar la administración central, para que el rey fuera el único depositario del poder político y para que todos los funcionarios que detentaran cargos de gobierno fueran sus representantes.Aunque en un primer momento Felipe V (1700-46) acepta las leyes e instituciones de los distintos reinos 
españoles, tras la guerra de sucesión y el levantamiento contra él de la Corona de Aragón, procede a su  unificación por los Decretos de Nueva Planta, asimilando las leyes e instituciones de todos los reinos a las de Castilla (1707-16), salvo en los casos de Navarra y el País Vasco que se mantienen sus fueros por haber seguido fieles a Felipe V durante la guerra. Las Cortes de Aragón se unen a las de Castilla, y pierden su competencia legislativa y su función de vigilancia de las leyes y usos del país frente a la autoridad del rey. La unificación dinástica de los RRCC se convierte ahora en política y administrativa. España será gobernada desde Madrid de forma centralista.Los monarcas borbones se comportan como reyes absolutos, establecen una Cortes únicas y prescinden de los consejos, algunos de los cuales desaparecen por la pérdida de territorios (Flandes o Italia) o por la unificación (Aragón), y los que quedan van perdiendo influencia. Sus funciones las asumen las Secretarías de Estado, su número y sus competencias sufrieron variaciones con el tiempo; al frente están los secretarios, hombres de confianza del rey, que no alcanzaran el poder de los validos del XVII. Esquilache, Floridablanca o Aranda con Carlos III son algunos ejemplos. El territorio se divide administrativamente en intendencias, siguiendo el modelo francés. Se introduce la ley sálica , de tradición francesa, según la cual las mujeres no pueden reinar, sustituye a las tradicionales leyes de partidas, que permitían reinar a las mujeres pero dando preeminencia a la línea masculina.
 A raíz de la reforma administrativa se realizó una reforma y saneamiento de la hacienda pública . Con motivo de los Decretos de Nueva planta en la antigua corona de Aragón se había establecido el catastro , obra de Patíño en Cataluña a partir de 1714, Talla en Mallorca, Única contribución aragonesa o el equivalente valenciano. Se establecía un cupo anual que debía pagar cada provincia y se repartía su pago de acuerdo a la riqueza agraria, comercial e industrial, sin excepción ninguna. Además los antiguos impuestos pasaron a ser recaudados por la Hacienda real.Los resultados fueron tan buenos que se intentó implantar en Castilla, sin embargo el proyecto de catastro del marqués de la Ensenada tropezó con la oposición de los estamentos rivilegiados, que inundaron la secretaria de recursos y reclamaciones.En el último tercio del Siglo XVIII se llevaron a cabo diversas medidas liberalizadoras de la economía:En 1765 se decreto la libertad de precios y circulación para los cereales. En 1778 se aprobaba la libertad de comercio con la Indias para todos los puertos españoles. En 1783 se declaró la honradez de todas las profesiones.  En 1790 se dio libertad para ejercer cualquier oficio sin tener que pasar el examen del gremio. Frente a la iglesia se intentó una política de control o regalismo que en la práctica se redujo a la expulsión de los Jesuitas.Aunque tanto la Iglesia, como la nobleza continuaron ejerciendo una gran influencia, con los Borbones se reconoce en España como indiscutible la autoridad superior del rey.

Entradas relacionadas: