Maexismo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,25 KB

 
  MARXISMO Y SOCIALISMO
A mediados del siglo XIX, Karl Marx y Friedrich Engels denuncia­ron la explotación de la clase obrera por la burguesía y defendieron la necesidad de la revolución obrera para destruir el capitalismo. A través de la revolución, el proletariado conquistaría el poder político (dicta­dura del proletariado) y crearía un Estado obrero que socializase la propiedad, que pasaría a manos del Estado. El fin de la propiedad privada llevaría a la progresiva desaparición de las clases sociales y del Estado, para así poder alcanzar el ideal de sociedad comunista, es decir, la sociedad sin clases y sin Estado. A partir del último tercio del siglo XIX, los marxistas propusieron la creación de partidos obreros socialistas, que proliferaron en toda Europa. Su objetivo era la realización de la revolución proletaria, pero defendían también la participación en la vida política y presentarse a las elecciones. De este modo, los diputados socialistas en el Parlamen­to impulsarían una legislación más favorable a los trabajadores (sufra­gio universal extendido a las mujeres, impuesto progresivo sobre la renta, jornada laboral de ocho horas ... ).
EL ANARQUISMO .
El anarquismo reunió un conjunto de pensadores (Proudhon, Ba­kunin, Kropotkin) que tenían en común tres principios básicos: la exaltación de la libertad individual y de la solidaridad social; la crítica a la propiedad privada y la defensa de formas de propiedad colectivis­ta; y el rechazo a la autoridad, principalmente del Estado. Defendían la acción revolucionaria del campesinado y del proletariado para des­truir el Estado y crear una nueva sociedad igualitaria. Los anarquistas se oponían a toda participación en la vida política y a la organización de los trabajadores en partidos políticos. Algunos defendieron la acción violenta contra los pilares del capitalismo (la burguesía, el Estado y la Iglesia).


     Otros patrocinaban la creación de sindicatos revolucionarios (anarcosindicalismo), para así mejorar la condición obrera e impulsar la revolución social. EL INTERNACIONALISMO
Marxistas y anarquistas defendían la necesidad de unir los esfuerzos de la clase obrera de todo el mundo para luchar contra el capitalismo (internacionalismo proletario). A iniciativa de Marx, en 1864, se creó la Asociación Internacional de Trabajadores (1 Internacional) a la que se adhirieron marxistas, anarquistas y sindicalistas. Pero las gran­des discrepancias ideológicas entre marxistas y anarquistas la hicieron inviable y acabó por desaparecer hacia 1876. Algunos dirigentes socialistas fundaron, en 1891, la Internacional Socialista (11 Internacional). Ésta, a diferencia de la primera, era una organización exclusivamente socialista, cuyo objetivo era la coordina­ción de programas y actuaciones. La II Internacional creó algunos de los símbolos de identidad del movimiento obrero: el himno de la Inter­nacional y la fiesta del Primero de Mayo como Día de los Trabajadores.
EL SINDICALISMO
Los gobiernos reaccionaron negativamente a la formación de socie­dades obreras, la mayoría de las cuales fueron declaradas ilegales. Cuando en 1825 se derogaron en Gran Bretaña las leyes que prohibían estas asociaciones, se fundaron los primeros sindicatos, como el Gran Sindicato General de Hiladores. En 1834 se fundó la Great Trade Unían, un sindicato que agrupaba los distintos oficios.
En España, la primera organización sindical fue la
Asociación de Te­jedores de Barcelona (1840). El objetivo de los sindicatos era mejorar las condiciones de trabajo de los obreros. Sus primeras reivindicaciones fueron: la defensa del derecho de asociación, la reducción de la jornada laboral, las mejoras salariales y la regulación del trabajo infantil.

Entradas relacionadas: