Luces de bohemia Modernismo y Generación del 98

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 4,84 KB

 

Modernismo Y GEN. DEL 98

Se conoce como Modernismo la corriente literaria que surgíó en Hispanoamérica en torno a 1880, por obra de un nutrido grupo de escritores inconformistas que con Rubén Darío a la cabeza, se rebelaron contra la literatura realista anterior.

En líneas generales se pueden reflejar dos grandes etapas en el Modernismo.
Una, de culto preciosista de la forma, de estilo, tendencias refinadas y aristocráticas; y otra de inclinación hacia el lirismo personal, la indagación de los misterios de la vida y la muerte, y el afán por captar lo esencial y genuino de las tierras.

Un elemento caracterizador del Modernismo es el atrevido uso de un vocabulario nuevo, tomado de múltiples fuentes, que van desde las lenguas extranjeras (antiguas y modernas), a las nacionales, de las que toman términos técnicos, de las artes y de los oficios del ambiente rural y de los orígenes etimológicos.

El poeta nicaragüense fue el iniciador en nuestro país de la nueva estética en el ámbito literario. Valle – Inclán lo incluye como personaje de su obra y lo muestra primero en el café modernista, como un ídolo azteca. A Max Estrella le parece “un cerdo triste”. Le invita a cenar con el dinero que le da el ministro. Aunque con ello le muestra su admiración, Rubén Darío queda reflejado como un ser abstraído de la realidad, que tiene una visión estética de la vida y la muerte. Repite continuamente la palabra “admirable” y en cierto momento el protagonista le pregunta si está posando. Vuelve a aparecer en la escena de los sepultureros junto con el marqués de Bradomín, personaje que Valle rescata de su propia obra, Las Sonatas, de carácter modernista, de la que es protagonista.  Este corresponde al prototipo de hombre modernista que vemos reflejado cuando afirma en esta escena que “él quiere ser recordado por sus pecados” y también cuando manifiesta que él “hubiera sido feliz hace 3000 años en Atenas” (época que posee un significado poético para los autores modernistas)

Pero en el momento en el que Valle – Inclán escribe Luces de bohemia, ya había superado esta  etapa, por eso, los modernistas que aparecen en su obra, con Dorio de Gádex a la cabeza, aparecen ridiculizados. Visten todos  igual, con el atuendo típico de estos artistas y hablan todos a coro. Como bohemios, manténían una actitud vital fronteriza entre el  mundo burgués al que odiaban por su vulgaridad, y el proletariado, del que los distanciaba su formación estética y cultural y cierto sentimiento elitista. En la escena IV, Dorio de Gádex habla del “rebuzno libertario del honrado pueblo”. Max afirma que se siente pueblo y Dorio le contesta que él no. Recordemos también la descripción de este mismo personaje (“feo, burlesco y chepudo”)

El escritor modernista necesita alejarse de la vida cotidiana, que considera prosaica. Prefiere la vida bohemia y desordenada. Con el título de la obra, Valle hace un guiño a los gustos modernistas y refleja en cierta manera el modo de vida que él mismo llevó frecuentando los cafés del Madrid literario de su época.

El Modernismo es un movimiento literario y cultural de amplio espectro dentro del cual, como carácterística de uno de sus momentos y fenómenos particulares, aparece la llamada Generación del 98.

Decía el propio Azorín en Clásicos y modernos (1913): «La generación de 1898 ama los viejos pueblos y el paisaje [] y el espectáculo del Desastre -fracaso de toda la política española- han avivado su sensibilidad y han puesto en ella una variante que antes no había en España.»

Se ha discutido mucho si está justificado o no esta denominación y la nómina de sus integrantes. Lo comúnmente aceptado es que está integrada por Miguel de Unamuno, Ramiro de Maeztu, Azorín, Pío Baroja, Valle – Inclán y Antonio Machado. El denominador común que aglutina a estos escritores es la preocupación por España desde la pérdida de las colonias.

En la producción literaria de los hombres del 98 está presente una serie de temas, que son un fiel reflejo de la personalidad de sus autores. Estos son:

El problema de España. Deseo de reformar el país, aunque desde un punto de vista idealista.

El paisaje. Especialmente el castellano, a través del cual pretenden descubrir «el alma de España».

La historia. No les atrae tanto los grandes hechos de armas o los personajes históricos como los hombres anónimos que, con su trabajo diario, hacen la patria.

· Los problemas existenciales. El sentido de la vida, las preocupaciones éticas, morales o religiosas.

Entradas relacionadas: