La literatura urbana de la posguerra

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 10,05 KB

 

La narrativa española posterior al 36


-La posguerra. El puente roto


Antes del estallido de La Guerra Civil, la novela española  tomó dos senderos opuestos:Una novela experimental, deshumanizada, de vanguardia, auspiciada por Ortega y sus ideas sobre un arte autónomo, al margen de lo histórico y lo humano, fuertemente intelectual (Francisco de Ayala, Jarnés).Novela de corte social,  se enfrenta a las dificultades de la vida social de España y que los reflejaba artísticamente para denunciarlos y buscar soluciones (Sender, Arconada ...). La posguerra se desarrolla en medio de fuertes privaciones, entre los cuales está el aislamiento político,la guerra va a abrir un oscuro paréntesis en el desarrollo de nuestra narrativa. Los años que van desde el final de la guerra hasta el 42 serán mudos y vacíos. Las causas son: La muerte de los modelos de la novela (Unamuno, Valle Inclán, Lorca...).Exilio de autores que había destacado a los años 30 (Cernuda, Alberti...).Censura (política y religiosa).

-La década de los 40. Realismo Tremendista

Los novelistas de estos primeros años, tendrán que buscar un nuevo camino, y nos encontremos con múltiples tendencias novelísticas:
a.
Novela nacionalista o triunfalista defiende las nuevas circunstancias políticas del país:  por ejemplo, Agustín de Foxá en “Madrid, de corte a checa”, de   planteamientos maniqueístas.B.
Fantástica y humorística donde rechazan la realidad circundante: Wenceslao Fernández Flores:”El bosque animado” .C.

Realismo tradicional, Naturalismo y costumbrismo

Que tratan de la burguésía y su decadencia. Autores: Juan Antonio Zunzunegui, Sin embargo, frente al triunfalismo reinante, abundan las obras que presentan la cara sórdida y gris de la realidad, reflejo de ello son

: La familia de Pascual Duarte, Nada y La sombra del ciprés es alargada

La novela de posguerra  se inaugura en 1942 con La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela. A raíz de su publicación  empezó a hablarse de "tremendismo"   nueva corriente que se definíó como una variante del Realismo que insistía  en  lo  más  sórdido  y  desagradable  de  la  realidad. Junto a ella  Nada, de Carmen Laforet (Premio Nadal en 1946) y La sombra del ciprés es alargada (premio Nadal de 1948)de Miguel Delibes, inician la corriente existencial.

Estos nuevos narradores pusieron de manifiesto la amargura, la desorientación y la incertidumbre de aquellos años de posguerra;  sus  personajes  son  individuos  marginados,  desarraigados  o  angustiados;  en  cuanto  a  técnicas  narrativas,conectaron con el Realismo del XIX.

-Década de los 50. Realismo Social

A partir de 1950, la finalidad de la novela es reflejar la realidad del momento:

El Realismo se impone

. En 1951, Cela publica “La Colmena” que supone el inicio de una nueva forma de narrar: un mosaico de vidas que se cruzan en Madrid de 1942, en la más terrible posguerra,cientos de personajes que arrastran sus afanes y miserias entrecruzándose constantemente, pero solos.Como técnica narrativa, se recurre al objetivismo o behaviorismo:
el narrador desaparece,      no hay introspección ni pensamiento de los personajes, y todo el relato se basa en el diálogo de los personajes.Se emplea un lenguaje cercano al coloquial.Se distinguen dos tendencias:

A) El Objetivismo o Neorrealismo:

Influido por la  narrativa conductista norteamericana y por el Nouveau Román francés. El novelista "filma' la realidad para que llegue lector tal y como es y sea él quien saque las conclusiones. De ahí el papel tan importante que en sus obras ocupa el diálogo.En esta tendencia destaca: (“El Jarama”, 1956; novela conductista; crónica de un día de domingo de un grupo de jóvenes junto al río Jarama) Otros autores y novelas: Ana María Matute, Ignacio Aldecoa, (“El fulgor y la sangre”), Rafael Sánchez Ferlosio y Carmen Martín Gaite (“Entre visillos”).

B) El Realismo crítico


Esta tendencia es la más usada en la narrativa norteamericana de los autores de La Generación Perdida (W. Faulkner, E. Hemingway) y también en el Realismo Social español de los años cincuenta (Martín Gaite, Caballero Bonald, Ignacio Aldecoa, López Salinas….Todos ellos proponen una denuncia de las desigualdades y de las injusticias sociales y, hasta se permiten dar soluciones para los conflictos planteados.El novelista pretende agitar las conciencias y denunciar las injusticias sociales.Ejemplos de esta tendencia son Duelo en el paraíso de Juan Goytisolo, y Nuevas amistades, de Juan García Hortelano.


TEMAS


En la temática destaca un desplazamiento de lo individual a lo colectivo. Los principales campos temáticos son:-La dura vida del campo: Los bravos, de Jesús Fernández Santos (1954)-El mundo del trabajo, con las relaciones laborales: Central eléctrica, de López Pacheco (1958).-El mundo urbano (La Colmena, de Cela, 1951)  presentando el mundo de los suburbios y mostrando solidaridad con los humildes.-La burguésía: Juegos de manos, de J. Goytisolo (1954).En general predominan los ambientes de intemperie: campo, mar, aldeas,...El tiempo de la acción de estas novelas suele ser la actualidad, como corresponde al común intento de iluminar el presente. El espacio y el tiempo suelen concentrarse para conseguir una historia modélica.El estilo se caracteriza por una deliberada pobreza léxica y por una tendencia populista a recoger los aspectos más superficiales de los registros lingüísticos populares o coloquiales. Las novelas se asocian con un grupo de novelista  conocido como la Generación de Medio Siglo:
Juan Goytisolo,Jesús Fernández Santos y Carmen Martín Gaite,entre otros. En muchos de ellos se advierten las influencias de Sastre, de los cineastas y escritores del  neorrealismo italiano y de algunos miembros de La Generación perdida norteamericana
.

-Novela Experimental 1962-1975:

Hacia los años sesenta, los escritores empiezan a preocuparse por la función de la imaginación, la elaboración lingüística, la estructura novelesca y las técnicas narrativas, concentrando todos sus esfuerzos en la investigación sobre las posibilidades del lenguaje. Surge así la novela experimental.
El año decisivo en esta nueva orientación va a ser el de 1962, fecha de la aparición de “Tiempo de silencio” de Luis MARTÍN-SANTOS. A estos propósitos innovadores contribuye también el ‘boom’ de la novela hispanoamericana: “La ciudad y los perros” de Mario Vargas Llosa (1962), “El siglo de las luces (1962) de Alejo Carpentier, “La muerte de Artemio Cruz” (1962)  de Carlos Fuentes, “Rayuela” (1963) de Julio Cortázar, “Cien años de soledad” (1967) de Gabriel García Márquez. También el que se conocen las obras de los grandes novelistas extranjeros del XX: Marcel Proust, James Joyce, Franz Kafka,… carácterísticas generales de la nueva narrativa son:Pierde importancia la trama narrativa, el argumento; la acción es mínima.El protagonista es un ser borroso e inconcreto cuya historia no conocemos con precisión. Muchas veces es un ser desvalido, sin voluntad para oponerse a las circunstancias de la vida.El ESPACIO tiende a reducirse y comprimirse.El TIEMPO novelesco también sufre profundos cambios. A veces la acción se desarrolla en un límite de tiempo muy reducido Se evita el relato cronológicamente lineal. Se mezclan saltos atrás en el tiempo con anticipaciones.La ESTRUCTURA está muchas veces pensada en función de crear esa sensación de laberinto por el que el lector ha de aprender a transitar. Con frecuencia éste no existe y nos encontramos ante novelas de estructura abierta. Empleo flexible de las personas narrativas (narrador objetivo, omnisciente, narrador en1ª persona, incluso en segunda) y fluctuante punto de vista.Muchas de las novelas son reflexiones implícitas o explícitas sobre el propio género de la novela. Renovación lingüística y estilística. El lenguaje se complica con todo tipo de procedimientos y recursos: léxico rebuscado, rupturas sintácticas, oraciones muy largas y complejas, pero también uso de la frase breve, casi telegráfica o del lenguaje coloquial y aun vulgar. Por otra parte, el interés por presentar estados de conciencia de los personajes tienen como consecuencia el empleo del monólogo interior y del estilo indirecto libre.
Los autores surgidos en los años cuarenta se incorporan de forma entusiasta este cambio: Cinco horas con Mario (1966), de Miguel Delibes, San Camilo 1936 (1969) de Camilo José Cela,  La saga/fuga de J.B (1971), de Gonzalo Torrente Ballester, constituye otro ejemplo de experimentación técnica, en tono paródico y desmitificador.Los autores de la Generación del medio siglo también siguen los nuevos rumbos de la novela con obras de gran eco en la literatura de la época.Juan Benet publica en 1966 una novela enigmática, Volverás a Regíón. Juan Marsé: Últimas tarde con Teresa (1966),  Si te dicen que caí (1972).Juan Goytisolo: (trilogía formada  por“Señas de identidad” (1966), “Reivindicación del conde D. Julián” (1970) y “Juan sin Tierra” (1975); Otros autores de la misma generación que se consolidan dentro del género son Luis Goytisolo (1935) y Francisco Umbral (1936).

Entradas relacionadas: