Lenguaje estilístico del David de Miguel Ángel

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 19,45 KB

 

LA ESCULTURA DEL Renacimiento Carácterísticas generales: Tal vez sea en la escultura donde la transición entre el Gótico y el Renacimiento se vea menos acentuada y sea menos brusca que, por ejemplo, en los casos de la arquitectura o incluso la pintura. Tal vez la diferencia fundamental con la escultura anterior sea su total independencia de la arquitectura. La escultura, a partir de ahora, no se integra en el marco arquitectónico, perdiendo su función de decorar el exterior de los edificios. Cuando se incorpora escultura al edificio ésta queda aislada en lugares prefijados como nichos y hornacinas y se desarrolla de modo absolutamente libre. La figura adquiere así personalidad propia, individualidad, en el marco de los nuevos principios antropocentristas del humanismo.

Junto a este elemento, principios básicos que guiarán la escultura renacentista son el estudio e imitación de la Naturaleza  y la adopción de las formas y maneras clásicas de Grecia y Roma para la interpretación de la misma Naturaleza en el terreno plástico. Si bien el primer elemento ya se venía desarrollando desde el gótico, ahora recibe una nueva visión al tomar los modelos antiguos de Grecia y Roma. Por ello ahora se busca la belleza ideal (neoplatonismo), el equilibrio y la proporción de acuerdo a un canon, siendo el desnudo, siguiendo estos principios clásicos, el modelo ideal de representación. Las formas bellas tendrán valor en sí mismas y serán capaces de producir un goce estético independientemente de sus valores trascendentes (gótico).

Sin embargo, ni todos los escultores que se dicen del Renacimiento se inspiraron directamente en la escultura clásica, aunque participaron del espíritu reinante, ni todas las obras de los que siguieron tales inspiraciones merecen la misma crítica. La escultura del Renacimiento nace pues apoyada en los modelos clásicos pero, a diferencia de la arquitectura, nunca sintió la necesidad de elaborar una serie de reglas más o menos fijas.

Los materiales más usados son el mármol y el bronce, y a veces se utiliza la terracota (barro cocido y pintado). Las estatuas y relieves de madera en esta época suelen decorarse con pinturas siendo preferida en el Siglo XVI (sin abandonarla del todo en los siguientes) la decoración llamada al estofado. Pero las esculturas en mármol se dejan con el natural color de la piedra por haber creído los artistas que tales obras no sufrieron pintura de ninguna clase en los buenos tiempos de la escultura clásica

La temática es mucho más variada que en el periodo anterior siendo la más desarrollada la religiosa y otras nuevas derivadas del culto al individuo.

Es el caso de la escultura funeraria. Pueden ser sepulcros parietales (organizados arquitectónicamente) o sepulcros exentos. En ambos casos, se coloca el retrato del difunto, por lo común yacente, sobre la urna sepulcral, ensalzándose así lo humano sin perder el sentido cristiano. Los valores terrenales son glosados por símbolos paganos: trofeos, seres mitológicos,…

El retrato adquiere ahora una gran difusión como género independiente destacando los retratos de busto y los retratos ecuestres típicos éstos de época romana. La figura humana se caracterizará por su gran Naturalismo gracias a los variados estudios anatómicos que, debido además a la influencia clásica, favorecen la extensión del desnudo en esculturas de tamaño monumental. Será evidente además el interés por la belleza formal basada en las proporciones y en la armónía (antropocentrismo).

En lo que se refiere al relieve, y lo mismo que sucede con la pintura, la búsqueda del espacio por medio de la perspectiva será una constante. En este aspecto destaca la figura de Donatello y su “aplastado” o schiacciato, bajo relieve que permitía representar la sensación de profundidad mediante el aplastamiento de unos planos sobre otros.

 La escultura del Renacimiento en Italia

La escultura italiana del Renacimiento nace apoyada en los modelos clásicos pero no se rompe la continuidad de ciertas formas de lo medieval que, por otra parte, en Italia había estado muy influida por la supervivencia de lo antiguo (la escultura del Trecento presentaba ya un Realismo influido por los sarcófagos romanos). Así en los primeros artistas del Quattrocento se puedo advertir una esbeltez de proporciones y una elegancia lineal y curvilínea  que viene del Gótico. Se advierte el gusto por el desnudo, enteramente clásico, con un interés por el dominio de la anatomía, algo esbelta al principio. En el relieve sobresale el interés por la captación del espacio y la sensación de profundidad. Se utilizan materiales nobles como el mármol y el bronce. Se mantiene los temas religiosos pero vemos surgir temas profanos, mitológicos, alegóricos, teniendo la representación del individuo una gran importancia bien el retrato ecuestre al modo antiguo, el busto o el sepulcro, muy relacionado con la idea del triunfo sobre la muerte.

 La  escultura del Quatroccento: Donatello

Lorenzo Ghiberti Representa el prototipo de artista de esta primera etapa renacentista; fue arquitecto,  escultor, pintor y, además, comentarista de arte. Es la transición del gótico al Renacimiento.
En las segundas puertas del baptisterio de Florencia, fundidas en bronce, aún se conservan algunos detalles del gótico internacional pero mezclados con elementos renacentistas: anatomía, actitudes, desnudos. Será en las terceras puertas, las Puertas del Paraíso, donde se manifiesta plenamente el nuevo Renacimiento y sus inquietudes por la representación del cuerpo humano, el espacio, la perspectiva e incluso el paisaje. Las puertas se organizan en recuadros referidos al Antiguo Testamento con escenas de compleja composición, con muchos personajes que se mueven en un amplio espacio, tratándose de modo casi pictórico (se parece más a una pintura), dando gran volumen a los elementos del primer término y apenas cuerpo a los de las lejanías, aplicándose recursos de la perspectiva y dando efectos de claro-oscuro.

 Donatello  Escultor florentino, el más importante del Quattrocento., siendo el gran creador del estilo del Renacimiento pleno, oscilando entre la búsqueda del equilibrio clásico y la belleza, y  el cultivo de un cierto expresionismo, que apoyado en la realidad, acentúa los valores dramáticos.

Formado como orfebre, trabajó en los talleres de Ghiberti y Brunelleschi, con quien fue a Roma para estudiar los monumentos de la Antigüedad. Tras una primera etapa en la que fue abandonando las formas góticas y caminando hacia el clasicismo (San Jorge), en la década de los 30 comenzó a recuperar modelos y principios de la escultura clásica. Es la búsqueda del equilibrio y la belleza clásica. Donatello realizó entonces el primer desnudo renacentista, el David (museo del Bargello, Florencia), que representa al héroe bíblico adolescente con la cabeza de Goliat a sus pies. Obras de este periodo son también las Cantorias para el duomo (catedral) de Florencia

En un último periodo comenzó a mostrar un mayor interés por el Realismo de sus personajes y el dramatismo de la acción.. Su interés por el hombre no acaba con figuras en plenitud física sino que refleja las deformidades de la vejez como en el profeta Habacut. De este último periodo  son el condottiero Gattamelata en Padua, primera estatua ecuestre ejecutada a tamaño natural, en bronce, desde la antigüedad (inspirada directamente en la escultura ecuestre del emperador romano Marco Aurelio), la Magdalena penitente o Judith y Holofernes (Piazza della Signoria, Florencia).

Varios escultores profundizaron en el proceso iniciado por Donatello ya en la segunda mitad del Siglo XV. Es el caso de Andrea del Verrochio (como áquel cuenta con una estatua ecuestre, el condottiero Colleoni, y una escultura del David) y Antonio del Pollaiuolo que se interesaron por la anatomía humana. Con un carácter más tradicional y especializados en la temática religiosa encontramos a la familia Della Robbia que trabaja la cerámica vidriada.

 La escultura del cinquecento: Miguel Ángel

 Al igual que la arquitectura, la escultura italiana del Quinientos se puede dividir en tres grandes períodos, protagonizados los dos primeros por la enorme figura de Miguel Ángel: el “clasicismo” o Alto Renacimiento entre 1500-1520, cuyo mejor exponente es el joven Miguel Ángel; el protomanierismo de 1520 a 1550, con la obra madura de Miguel Ángel. El manierismo durante la segunda mitad del Siglo XVI es ya un estilo propio diferenciado del renacentista, con escultores como Benvenuto Cellini y Giambologna, que siguen el camino iniciado por Miguel Ángel, es decir, realizan una escultura a la maniera de Buonarroti.

En general, podemos decir que se mantienen las tendencias del Quattrocento con el interés por la Antigüedad clásica, por el desnudo y el tratamiento de la anatomía, el equilibrio de las composiciones, etc. A la vez empiezan a manifestarse tensiones frente a estas formas clásicas con una tendencia constante hacia el movimiento y la monumentalidad que refleja la obra de Miguel Ángel.

El clasicismo escultórico en el cinquecento: el joven Miguel Ángel

 La escultura se halla dominada por la figura de Miguel Ángel junto a otros escultores de menor importancia como Andrea y Jacobo Sansovino.

Miguel Ángel (1475-1564) nacíó en los dominios de la república de Florencia. Fue bautizado e inscrito en el registro parroquial con el nombre de Michelagnolo di Lodovico di Buonarroti. Vivíó su infancia en la Florencia gobernada por la familia de los Medici, bajo el liderazgo de Lorenzo el Magnífico. Formado en el taller pictórico de Ghirlandaio, fue introducido en la corte de Lorenzo el Magnífico, entre 1490 y 1492, donde se inicia en las técnicas de la escultura y se acerca a la literatura y filosofía antiguas. En este periodo ya realiza una de sus grande sobras, La Virgen de la escalera extremo bajorrelieve (schiacciato) que Donatello y otros escultores habían puesto de moda en la Florencia del Siglo XV.

La expulsión de los Médicis y los conflictos vividos en la ciudad animaron la primera visita de Miguel Ángel a Roma. Durante su estancia en esta ciudad realizó la estatua de Baco (que refleja su conocimiento humanístico del pasado clásico, adoptando la figura la postura habitual de las estatuas de la antigüedad y la multiplicidad de puntos de vista en una especie de espiral descendente), el grupo escultórico de la Piedad del Vaticano, y la pintura sobre tabla El Santo Entierro.

En el grupo escultórico de La Piedad del Vaticano (1498-99) Miguel Ángel no representa a la madre desgarrada por el dolor, tan usual en el arte del norte europeo; ésta no llora, y tan solo la mano izquierda levantada comunica el dolor que siente. La composición está inscrita en una pirámide equilibrada. Los ejes de las dos cabezas suavemente caídas, una hacia delante, la otra hacia atrás, siguen direcciones casi perpendiculares. La Madre se representa más joven que su hijo, siguiendo un pasaje de El Paraíso de Dante. Los rasgos casi adolescentes de la Virgen hacen olvidar que si se pusiera en pie, su estatura sobrepasaría la de Cristo.

De regreso a Florencia, realizaría otra de sus grandes obras maestras, la gigantesca escultura en mármol (4,34 m.) del David (1501- 1504), punto culminante del estilo de juventud de Miguel Ángel. El héroe del Antiguo Testamento aparece representado como un joven atleta desnudo que sigue el contraposto clásico, musculoso y  de una anatomía minuciosa (manos y brazos), en tensión, con la mirada fija en la distancia, buscando a su enemigo, Goliat. La intensa y penetrante mirada, la fuerza expresiva que emana del rostro del David es, junto con la escultura de Moisés, realizada posteriormente, el mejor ejemplo de la terribilità miguelangelesca, rasgo distintivo de muchas de las figuras del artista toscano así como también de su propia personalidad. El gigantismo de la cabeza y manos, y el excesivo alargamiento de los brazos puede responder al deseo de corregir las deformaciones ópticas que hubieran condicionado la visión de haberse situado la estatua en lo alto del contrafuerte de la catedral, tal y como estaba previsto. El David, la escultura más famosa de Miguel Ángel, llegó a convertirse en el símbolo de Florencia y sus libertades ciudadanas. De hecho, la obra fue encargada por las autoridades republicanas tras la expulsión de los Médicis como símbolo de la defensa de las libertades republicanas de la ciudad y sus habitantes contra la tiranía medicea.

En 1505, Miguel Ángel había recibido el encargo del papa Julio II de realizar su tumba, planeada desde un primer momento como la más magnífica y grandiosa de toda la cristiandad. Pensada para ser emplazada en la nueva basílica de San Pedro, entonces en construcción, Miguel Ángel inició con gran entusiasmo este nuevo desafío que incluía la talla de más de 40 figuras, pasando varios meses en las canteras de Carrara para obtener el mármol necesario. La escasez de dinero, sin embargo, llevó al Papa a ordenar a Miguel Ángel que abandonara el proyecto en favor de la decoración del techo de la Sixtina. Cuando, años después, retomó el trabajo de la tumba, la rediseñó a una escala mucho menor. No obstante, Miguel Ángel pudo terminar algunas de sus mejores esculturas con destino a la tumba de Julio II, entre las que destaca el Moisés (hacia. 1515), figura central de la nueva tumba, hoy conservado en la iglesia de San Pedro ad Vincula, Roma. El musculoso patriarca aparece sentado en actitud vigilante dentro de un nicho de escasa profundidad, sosteniendo las tablas de la ley y con su larga barba entrelazada en sus poderosas manos. Parece una figura distante, en comunicación directa con Dios, y con una mirada que resume a la perfección la sensación de terribilità pues muestra la ira ante los actos de idolatría en que ha caído el puelbo de Israel durante su subida al monte Sinaí.

Protomanierismo escultórico (1520-15550). La madurez de un genio Durante su larga residencia en Florencia, Miguel Ángel emprendíó —entre 1519 y 1534— el encargo de hacer las tumbas de los Medici en la sacristía Nueva de San Lorenzo. La sacristía, con cubierta cupuliforme sobre pechinas, acoge en dos de sus muros los sepulcros a modo de fachada o retablo en los que dispone ventanas cegadas, enmarcando la calle central donde va el sarcófago con las esculturas alegóricas y los retratos monumentales de los allí enterrados. Una de las tumbas se destínó a Lorenzo II de Medici, duque de Urbino; la otra a Giuliano de Medici, duque de Nemour. Ambas se concibieron como representación de dos actitudes yuxtapuestas: la de Lorenzo, contemplativa, introspectiva; la de Giuliano, activa, extrovertida. Es la contraposición alegórica de la Vida Activa y de la Vida Contemplativa tal como las caracterizaban los filósofos neoplatónicos. La estatua de Lorenzo, il pensieroso, es ya un ejemplo de la forma serpentinata o en hélice que Miguel Ángel utilizaba para expresar en mármol la vitalidad externa y la introspección interna. Dispuso también sobre los sarcófagos magníficas figuras desnudas,algunas sin acabar, personificando a la Aurora (mujer deseperezándose) y el Crepúsculo (viejo decrépito de carnes flácidas), bajo la figura sedente de Lorenzo, y el Día (joven musculoso lleno de vigor) y la Noche bajo la de Giuliano. Los trabajos en las tumbas de los Medici continuaron tras el regreso de Miguel Ángel a Roma en 1534. Nunca más volvíó a ver su añorada Florencia.

Ambos Médici no miran hacia el altar, sino hacia la Madonna de los Medicis, que tuerce su cuerpo mientras el Niño robusto toma el pecho. La acompañan los Santos Cosme y Damián que no son obra de Miguel Ángel. La escena forma una Sacra Conversazione.

En 1534 se establecería definitivamente en Roma para realizar los trabajos de la capilla Sextina y la construcción de San Pedro, no volviendo a Florencia. Ello apenas le dejó tiempo para la escultura que quedó reducida a una serie de obras inacabadas como las que hizo en torno al motivo de la Piedad, de la que hizo dos ejemplos muy expresivos: Piedad de Santa María del Fiore, en Florencia, y la Piedad Rondanini.Existe una Piedad de Palestrina, cuya atribución miguelangelesca es discutida por los estudiosos.

 El manierismo escultórico (segunda mitad del s. XVI) Al igual que en arquitectura y en pintura, la escultura manierista tiende a quebrantar el ideal clásico de armónía, claridad y simetría. El rasgo más sobresaliente de la escultura de este periodo es la preferencia por el dinamismo, las composiciones más desequilibradas y el uso de la figura serpentinata, donde ésta se contorsiona imitando una ascensión helicoidal, en las que domina la línea curva y ondulada. Estas además presentan alargamiento y un tamaño, normalmente, monumental. Las figuras suelen estar tensas, y no ofrecen un único punto de vista lo que provoca una sensación en el espectador de desequilibrio e inestabilidad. Además hay un gusto por el virtuosismo técnico de las formas tanto en la escultura monumental como en la orfebrería.

Entre los artistas más importantes de este periodo destaca Benvenuto Cellini (1500-1574), escultor y grabador florentino que se convirtió en uno de los orfebres más importantes del Renacimiento italiano y realizó monedas labradas, joyas, floreros y adornos exquisitos. Trabajó para los Papas, los Médici y el rey de Francia Francisco I, para el que creó un elaborado salero de oro y esmalte. Fue en Florencia donde realizó algunas de sus obras más conocidas como el famoso Perseo, en bronce. Consta de un pedestal tratado como una obra de orfebrería, con estatuas en las hornacinas. El cuerpo decapitado de Medusa está a los pies de Perseo, quien sostiene en su mano la cabeza, chorreando sangre, de Medusa.

El otro gran escultor de este periodo es Juan De Bolonia (1529-1608) o Giambologna, escultor de origen flamenco que se establecíó en Italia. El papa Pío IV le hizo el primer encargo importante: una fuente con un colosal Neptuno de bronce en el centro (1566) para la ciudad de Bolonia. En sus obras posteriores intentó transmitir un mayor sentido del movimiento, que a menudo construía con espirales o líneas retorcidas. Un ejemplo de ello es el famoso Mercurio (1580, Bargello, Florencia), notable por la etérea elegancia de su pose: la figura desnuda se apoya sobre la punta del pie izquierdo, con el brazo derecho alzado y un dedo de esa mano señalando hacia arriba,, puro juego de formas abiertas que influirá en el Barroco. El rapto de las sabinas (1583, Loggia dei Lanzi, Florencia), considerada como su obra más importante, es una compleja composición en mármol con tres figuras que forman un grupo compacto aunque grácil, ascendiendo en espiral desde la que está en cuclillas, pasando por la que está de pie y acabando en la figura que es llevada en lo alto. Para la familia Medici realizó obras decorativas, como fuentes, estatuas para jardines y monumentos conmemorativos, como la estatua ecuestre de Cosme I. Juan de Bolonia fue el escultor más afamado de su tiempo, y creó un estilo manierista internacional que influyó directamente en la escultura barroca posterior, y en particular en la obra de Gian Lorenzo Bernini.

Muchos otros escultores también desarrollaron una intensa labor en este periodo, destacando a León Leoni, Bandinelli o Ammannati.

Entradas relacionadas: