Lampsaco egospotamos

Enviado por Chuletator online y clasificado en Griego

Escrito el en español con un tamaño de 6,09 KB

 
16- Y los Atenienses partiendo desde Samos a la regíón del rey se encontraban mal, no solo navegaban hacia
Kios, sino también hacia Efeson, y se preparaban para la batalla naval, y eligieron como generales a Menandros, Tideo, Cefisodonte además de los ya existentes.
17- Lisandro desde Rodas al lado de Jonia navega hacia el Helesponto, hacia el puerto de las naves y hacia las ciudades de estos,que se habían movido a la defracción y también se hacían a la mar desde la isla de Quíos los Atenienses de ultra mar.
18- Pues Asía era enemiga. Y Lisandro desde Abidos navegaba hacia Lampsaco siendo aliada de los Atenienses; No sólo los Abidenos sino también los demás acudían a pie. Y Tórax guiaba a los Lacedemonios.
19- Y habiendo atacado la ciudad la cogen con toda su fuerza, y los soldados la destruyeron siendo rica y (estando) llena de vino, trigo y de las demás cosas necesarias y Lisandro perdónó (la vida) a todos los hombres libres)
20- Y los Atenienses navegando rápidamente atracaron en Elayunte del Quesoneso con ciento ochenta naves. Entonces se anuncia a estros que estaban desayunando las cosas a cerca de Lampsaco y al instante zarparon hacia Sestos.
21- Y habiéndose abastecido allí navegaron seguidamente hacia Egospótamos enfrente de Lampsaco; el Helesponto distaba allí aproximadamente quince estadios. Allí mismo así pues cenaban.
22- Y Lisandro a la noche siguiente cuando era el alba, dio la señal de que ellos subieron a las naves  habiendo desayunado, y habiendo preparado todas las cosas para una naumaquia y poniendo los parapetos, dijo que nadie se moviera de la posición ni se hiciera a la mar.
23- Y los Atenienses con el sol saliendo se colocaron en orden de batalla cerca del puerto en el frente del ejército para la naumaquia. Y puesto que Lisandro no se hizo a la mar, y era ya al caer la tarde, de nuevo se hicieron a la mar hacia Egospótamos.
24- Y Lisandro ordenó que los más rápidos de las naves siguieran a los atenienses, y cuando desembarcaron, habiendo visto, lo que hacían ordenó zarpar y anunciarlo a él. Y no descendíó de las naves antes de que éstas llegaran y hacía esto durante cuatro días y los Atenienses se hacían a la mar.
25- Y Alcibiades habiendo visto desde las murallas que los Atenienses estaban atracados en la playa y al lado de ninguna ciudad, y que obténían las cosas necesarias desde Sestos, lejos de las naves quince estadios, y que los enemigos en el puerto y cerca de una ciudad tenían todas las cosas, dijo que ellos estaban anclados en un lugar no bueno, pues bien, aconsejaban atracar junto a sestos cerca del puerto y cerca de la ciudad.
26-dijo: "donde estando combatiréis cuando queráis". Los generales, principalmente Tideo y Menandro aconsejaban que él se marchara. Pues ellos decían que ellos ahora eran generales, que aquel no era general.
Y esete se marchó.
II 28- Y Lisandro inmediatamente dio la señal de navegar lo más pronto posible; y también Tórax avanzaba con la infantería y Conón y habiendo visto el ataque naval, dio la señal de correr hacia las naves con fuerza y dispersados los hombres, una de las naves eran de dos filas de remos, otras de una fila de remos y otras estaban totalmente vacías; y la de Conón y otras siete llenas que estaban alrededor de este se dirigieron juntas y también la Paralos y Lisandro capturó todas las otras naves junto a la costa. Reuníó a muchísimos hombres en la costa. Y ellos también huyeron hacia las pequeñas fortificaciones.
29-Y conón huyendo con sus nueve naves cuando conocíó que los asuntos de los Atenienses estaban perdidos, atracando de junto a Abarnida: el de Lambsaco tomó de allí las grandes velas de las naves de Lisandro y el mismo con ocho naves zarpó hacia Evagoras hacia Chipre, y la Paralos hacia Atenas para anunciar lo sucedido.
30- Y Lisandro llevó las naves, los prisioneros de guerra y todo lo demás hacia Lampsaco, y cogíó no solo a los demás generales sino también a Filocles y Adeimanto. Y en el día en el que llevó a cabo estas cosas, envió a Teopomdo, el pirata Milesio, a Lafedemonio para anunciar lo sucedido, quien llegando el tercer día lo anunció.
31- Y después de esto Lisandro, habiendo reunido a los aliados, ordenó deliberar sobre los prisioneros de guerra. Entonces ciertamente sucedían muchas acusaciones de los Atenienses, lo que ya habían cometido ilegalmente y lo que habían decidido por votación hacer, si hubieran vencido en la batalla naval, cortar la mano derecha de todos los prisioneros vivos, y que habiendo cogido dos triremes, una corinta y otra de Andros, echaran por la borda a todos los hombres de ellas; y Filocles era el general de los atenienses, el cual mató a éstos.
32- Y también se decían otras muchas cosas, y les parecíó bien matar de los prisioneros, los que eran atenienses salbo a Ademanto, porque el único que habló en la asamblea de la votación a cerca del corte de las manos; sin duda fue acusado por algunos de entregar las naves. Y Lisandro habiendo preguntado antes a Filocles, el cual echó por la borda a los andrios y a los corintios, qué era digno soportar el que mandó ultrajar a los griegos, los degolló.
II.2 3- En Atenas habiendo llegado la Páralos de noche se contraba la desgracia y el lamento se extendíó desde el Pireo a través de las grandes murallas hasta la ciudad, anunciándola uno al otro. De modo que aquella noche nadie durmió no sólo llorando a los que habían muerto, sino mucho más aún ellos (llorando) a ellos mismos, considerando que sufrirán las cosas que hicieron a los Melios siendo desterrados de los lacedemonios, habiendo dominado en el asedio no solo a los Hiestíeos sino también a los Scineos y Tosioneos y Eginetas y otros muchos de los griegos.
4- Al día siguiente hicieron asamblea, en la que les parecíó bien destruir las puertas salvo uno, arreglas las murallas, poner vigilantes y en cuanto a todo lo demás preparar la ciudad para un asedio. Y por una parte éstos estában acerca de estras cosas.

Entradas relacionadas: