La Revolucion Francesa

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 9,16 KB

 
La Revolución francesa fue un proceso social y político que se desarrolló en Francia entre 1789 - 99 cuyas principales consecuencias fueron la abolición de la monarquía absoluta y la proclamación de la República, eliminando las bases económicas y sociales del Antiguo Régimen Si bien la organización política de Francia osciló entre república, imperio y monarquía durante 75 años después de que la Primera República cayera tras el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte, lo cierto es que la revolución marcó el final definitivo del absolutismo y dio a luz a un nuevo régimen donde la burguesía y en algunas ocasiones las masas populares, se convirtieron en la fuerza política dominante en el país. 1 .Causas 2 .Antecedentes 3 Los Estados Generales de 1789 4 La Asamblea Nacional 5 Estalla la revolución 5.1 La abolición del feudalismo 5.2 Pérdida de poder de la Iglesia 5.3 La aparición de las facciones 6 Camino a la Constitución 7 Desde el aniversario de la toma de la Bastilla hasta la muerte de Mirabeau 8 Los últimos días de la Asamblea Constituyente 9 La Asamblea Legislativa y la caída de la monarquía 10 La Convención 11 El reino del terror 12 Napoleón y la toma del poder 13 La Bandera Francesa 14 La Declaración de Derechos 1 Causa fueron varios los factores que influyeron en la Revolución: a un régimen monárquico sucumbiendo a su propia rigidez en un mundo cambiante se unió el surgimiento de una clase burguesa que cobraba cada vez mayor relevancia económica y el descontento de las clases más bajas, junto con la expansión de las nuevas ideas liberales que surgieron en esta época y que se ubican bajo la firma de «La Ilustración El conjunto muestra un resentimiento generalizado dirigido hacia los privilegios de los nobles y el dominio de la vida pública por parte de una ambiciosa clase profesional, en el contexto de la Independencia de los Estados Unidos, proceso revolucionario que abrió los horizontes de cambio político a los franceses 5 . La revolucion El 11 de julio de 1789, el rey Luis XVI, actuando bajo la influencia de los nobles conservadores al igual que la de su hermano, el Conde D'Artois, despidió al ministro Necke y ordenó la reconstrucción del Ministerio de Finanzas. Gran parte del pueblo de París interpretó esta medida como un auto-golpe de la realeza, y se lanzó a la calle en abierta rebelión. Algunos de los militares se mantuvieron neutrales, pero otros se unieron al pueblo. El 14 de julio el pueblo de París respaldó en las calles a sus representantes y, ante el temor de que las tropas reales los detuvieran, asaltaron la fortaleza de la Bastilla, símbolo del absolutismo monárquico pero también punto estratégico del plan de represión de Luis XVI, pues sus cañones apuntaban a los barrios obreros. Tras cuatro horas de combate, los insurgentes tomaron la prisión, matando a su gobernador, la Bastilla se convirtió en un potente símbolo de todo lo que resultaba despreciable en el antiguo régimen. La Revolución se fue extendiendo por ciudades y pueblos, l os campesinos dejaron de pagar impuestos y destruyeron castillos y todo lo que simbolizara al feudalismo La Asamblea Nacional, actuando detrás de los nuevos acontecimientos, suprimió por ley las servidumbres personales , los diezmos, y las justicias señoriales, que ya habían sido suprimidos de hecho por el campesinado, instaurando la igualdad ante el impuesto, ante penas y en el acceso a cargos públicos. Sin embargo, después de esta violencia los nobles, no muy seguros del rumbo que tomaría la reconciliación temporal entre el rey y el pueblo, comenzaron a salir del país, algunos con la intención de fomentar una guerra civil en Francia y de llevar a las naciones europeas a respaldar al rey. Éstos fueron conocidos como los «émigrés» (los emigrados).La insurrección y el espíritu de poder popular siguieron extendiéndose por toda Francia. En las áreas rurales se llevaron a cabo actos de quema de títulos sobre tierras, y varios castillos y palacios fueron atacados. La abolición del feudalismo El 4 de agosto de 1789, en la llamada "Noche de la locura", la Asamblea Nacional abolió el feudalismo, eliminando las prebendas que recibía el Primer Estado (el clero y los derechos señoriales del Segundo Estado (los nobles. En cuestión de horas, los nobles, el clero, las provincias, ciudades, pueblos y compañías perdieron sus privilegios. El curso de los acontecimientos estaba ya marcado, si bien llevó cuatro años la implantación del nuevo modelo.Pérdida de poder de la Iglesia La Revolución originó un masivo traspaso de poder de la Iglesia al Estado. En 1790 se eliminó la autoridad de la Iglesia para imponer impuestos sobre las cosechas, se eliminaron también los privilegios del clero y se confiscaron los bienes de la Iglesia. Bajo el Antiguo Régimen la Iglesia era el mayor terrateniente del país. Más tarde se promulgó legislación que convertía al clero en empleados del Estado. Éstos fueron unos años de dura represión para el clero, siendo comunes la prisión y masacre de sacerdote en toda Francia. El Concordato de 180 1 entre la Asamblea y la Iglesia finalizó este proceso y establecieron normas de convivencia que se mantuvieron vigentes hasta que la Tercera República sentenció la separación definitiva entre la Iglesia y el Estado. La aparición de las facciones Pronto comenzaron a aparecer facciones dentro de la Asamblea Nacional. un grupo derechista opuesto a la Revolución. Otros, formaron un grupo denominado «Demócratas Realistas», que abogaba por el establecimiento de un régimen parecido al británico. otra parte, representaban el ala centro-izquierdista de la asamblea. No faltaban los radicales izquierdistas El 27 de agosto de 1789 la Asamblea publicó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano inspirándose en gran parte en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y estableciendo el principio de libertad, igualdad y fraternidad Dicha declaración establecía una serie de principios más que una constitución con efectos legales . 14 La la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano francesa de 1789 es la que sirv e de base e inspiración a todas las declaraciones tanto del siglo XIX como del XX. El distinto alcance de tal declaracion es debido tanto a cuestiones de forma como de fondo. La declaración francesa es indiferente a las circunstancias en que nace y añade a los derechos naturales, los derechos del ciudadano. Pero sobre todo, es un texto atemporal, único, separado del texto constitucional y, por tanto, con un carácter universal, a lo que hay que añadir la brevedad, claridad y sencillez del lenguaje. De ahí su trascendencia y éxito tanto en Francia como en Europa y el mundo occidental en su conjunto.

Entradas relacionadas: