Kant I

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,12 KB

 
Para empezar, hemos de entender la filosofía de Kant como filosofía crítica, es decir, de análisis de las condiciones trascendentales (universales, necesarias y a priori) de posibilidad de algo. En Kant, ese algo será la metafísica como ciencia. Para ello, primero diferencia la metafísica de la ciencia en el tipo de juicio que utiliza y en el objeto de estudio, siendo los noúmenos y los fenómenos respectivamente. Dichos juicios puedes ser según la extensión: analíticos o sintéticos, y, según la experiencia: a priori o a posteriori. Existe cierta correspondencia entre los analíticos (predicado contenido en el sujeto) y los a priori (al margen de la experiencia, y son universales y necesarios); y entre los sintéticos (extensivos) y los a posteriori (proceden de la experiencia, y son particulares y contingentes). Kant certificará la existencia de juicios sintéticos y a priori, que serán los que hacen que la ciencia sea ciencia.
En la
Crítica de la razón pura, Kant estudia las ctp de los juicios sintéticos a priori, dividiendo la obra en tres partes.
En la parte de la estética trascendental, analiza las ctp del conocimiento sensible, concluyendo con que sólo existen dos condiciones: el espacio y el tiempo, que posibilitan los juicios sintéticos y a priori de la geometría y la aritmética respectivamente. Ambas son formas a priori del conocimiento sensible y preceden a toda experiencia, por lo que se dice que la estética trascendental fundamenta las matemáticas.
En la de la analítica trascendental, estudia las ctp del entendimiento, es decir, de la capacidad de emitir juicios. Dichos juicios pueden proceder del empirismo, o de las categorías (conceptos a priori y vacíos de contenido). Dichas categorías son doce, y están ordenadas en cuatro grupos de tres: desde el punto de vista de la cantidad, tenemos la unidad, la totalidad, y la pluralidad; del de la calidad: afirmación, negación, limitación; del de la relación: sustancia-accidente, causa efecto, acción recíproca; y desde el de la modalidad: posibilidad, existencia y necesidad. Se utilizan ilegítimamente cuando los datos no proceden de la experiencia, y nunca podrán ser ciencia. Se dice entonces que la analítica trascendental fundamenta la física.
Por último, en la parte de la dialéctica, analiza las ctp de la razón, la cual construye razonamientos. Tiende a la universalidad, por lo que llega a superar los límites de la experiencia, dejando los fenómenos para ocuparse de los noúmenos, es decir, supera a la ciencia y empieza a ser metafísica. Esto significa que la metafísica no puede desaparecer, ya que surge necesariamente del uso de la razón. Por ello decimos que la dialéctica trascendental fundamenta la metafísica. Dios, alma y mundo son tres idea regulativas que expresan el ideal de la razón y que son el límite del conocimiento.


En la Crítica de la razón práctica (razón pura, a priori, peor en su uso práctico, con el “deber ser” como objeto, Kant analizará el comportamiento moral del hombre.
En la fundamentación de la metafísica de las costumbres, nos muestra el tránsito del conocimiento moral vulgar al conocimiento filosófico moral; el tránsito de éste a la metafísica de las costumbres; y de ésta última a la razón pura práctica, tomando como punto de partida la idea de que lo único bueno sin restricciones es la buena voluntad. Para analizarla, primero se ocupa del deber: necesidad de una acción por respeto a la ley. El deber se expresa en forma imperativa, ya sea condicionalmente, es decir, que proponen contenidos concretos, son subjetivos y particulares; o categóricamente: obra según una máxima que se torne al mismo tiempo ley universal. Éste último, nos proporciona una estructura de guía para obrar. Debe estar sometido únicamente al deber, al igual que la moral, que apra serlo, debe fundamentarse en sí misma, ser autónoma. Entonces, distinguimos tres tipos de acciones: acciones conforme al deber, que no son morales; acciones en contra del deber, que son inmorales; y acciones por deber, que son las únicas consideradas como morales.
Los postulados de la razón práctica son las proposiciones que la moral exige suponer, aunque no las pueda demostrar, y son tres: la libertad del hombre, ya que sin libertad no hay moralidad; la existencia de Dios; y la inmortalidad del alma, ya que es incondicional el obrar por el deber, y, si el hombre es mortal, o no lo cumple, o hay que suponer que el alma es inmortal.
Como conclusión, Kant intenta responder a ¿qué es el hombre?, ocupándose antes de qué es lo que se puede conocer, qué se debe hacer, y qué nos cabe esperar, respondiendo respectivamente los fenómenos, cumplir con el deber, y la inmortalidad del alma, la libertad y la existencia de Dios.

Entradas relacionadas: