Joaquín costa oligarquía y caciquismo comentario

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 10,62 KB

 
Ante el desgaste del partido político, el monarca destituye al jefe de gobierno que está gobernando. Se convocan elecciones y el ministro de gobernación realiza una lista con los nombres de los candidatos para ser diputados, denominada el encasillado, que se mandaba a los gobernadores civiles. Ellos lo mandarían a los ayuntamientos para que fueran revisadas por los alcaldes, pero en este lugar es donde se producía el caciquismo. Los caciques controlaban la vida política, económica y social en el mundo rural y compraban votos para manipular las elecciones y favorecer al partido que le correspondiese gobernar sin importar el resultado real de las elecciones mediante el “pucherazo”, una falsificación del resultado electoral, ya que (“en las elecciones...Las clases conservadoras y gobernantes...Falsifican el sufragio...Para dirigir desde él a las masas”).Joaquín Costa criticará este sistema canovista por dejar fuera de la política a los republicanos, anarquistas, socialistas o nacionalistas, que serán los partidos de la oposición, mediante el Centralismo del Estado, que realizaron movimientos en contra del sistema. Además, la estabilidad que caracterizaba esta etapa fue algo ficticia debido a la corrupción existente. Por otro lado, tiene lugar el desastre del 98 donde se pierden las últimas colonias españolas, Cuba y Filipinas, debido a la derrota en la guerra contra Estados Unidos. Aquí comienzan los conflictos sociales y la crisis política y económica y surge como consecuencia el Regeneracionismo, motivado por las muertes de Cánovas y Sagasta, cuyo máximo representante fue Joaquín Costa. Su finalidad era sacar a España de la situación precaria en la que estaba inmersa mediante la modernización. Su lema “Despensa y Escuela” defendía que para salir de la crisis era necesaria una buena educación y eliminar la pobreza mediante una reforma agrícola. Y además, existían los nacionalismos periféricos, en Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía que propiciaban la crisis en el sistema político.Esta crítica al caciquismo y a la falsificación electoral de Joaquín Costa, cita quienes son los integrantes del sistema de gobierno que controlaban toda la nacíón. En el mundo urbano poseían el poder los oligarcas, que pertenecían a la burguésía, en el mundo rural eran los caciques quienes tenían el poder, eran grandes terratenientes y los gobernadores civiles que eran los intermediarios. Así, quedaba reforzado el centralismo del Estado. Controlaban (“...Ministerios, capitánías, telégrafos, ferrocarriles…”), es decir, política, ejército, medios de comunicación entre otros aspectos, manteniendo controlada a la nacíón, por ello, Joaquín Costa afirma que a pesar de que se les denomine (“clase directora o gobernante”), en realidad no lo es ya que no representa a la nacíón y se aprovechaban de su autoridad y abusan del poder para corromper las elecciones falsificar los resultados sin escuchar al pueblo español, es por esto que los identifica como (“cuerpos extraños”) que se han hecho con el poder. A pesar de que España se consideraba como un Estado Liberal, el caciquismo motivado por el sistema político bipartidista, sometía a gran parte del país.//Joaquín Costa, líder el movimiento regeneracionista, mostró sus ideales criticando la corrupción del sistema bipartidista de Cánovas e intenta eliminarlo para conseguir que todas las fuerzas políticas puedan participar. Sin embargo, el sistema se alargó hasta el Golpe de Estado de Primo de Rivera en 1923, con el que se inicia su dictadura, pero cambiando los líderes Maura del partido conservador y Canalejas del liberal.A partir del desastre del 98, esta etapa se caracterizó por una crisis general. Además, en 1909 se produjo la semana trágica en Barcelona, debido a la guerra en la zona de Marruecos. A pesar de la pérdida de Cuba, Filipinas y Puerto Rico, mantendrá dos colonias: Ceuta y Melilla, donde se producen levantamientos como en Barcelona. Esta situación desemboca en una crisis militar, política y social en 1917, donde confluyeron todos los enfrentamientos que se habían ido incubando desde el desastre colonial. En cuanto a la actualidad, hoy en día ha tenido lugar la ruptura del bipartidismo carácterístico de la Restauración. Al contrario, han aparecido los partidos emergentes, como Podemos y Ciudadanos. Respecto, al monarca, sigue siendo árbitro del sistema pues él toma iniciativa en la formación.


Entradas relacionadas: