La integración internacional incorporación a la otan y a Europa

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,93 KB

 

Bajo el régimen de Franco España no pudo integrarse plenamente en las principales estructuras político-
Militares y económicas del mundo occidental.La razón principal de este hecho debe buscarse en el rechazo que provocaba en Europa occidental un régimen que no sólo había llegado al poder tras un Golpe de Estado y una Guerra Civil, sino que, además, debía en gran parte su victoria al fascismo que había subyugado Europa durante la II Guerra Mundial. España fuera Víctima de un severo aislamiento político y económico que se tradujo en la no admisión en la ONU, la exclusión del Plan Marshall y la no integración en la OTAN . Sólo el interés de EEUU,en sumar aliados en su confrontación con el comunismo y el valor geoestratégico de la Península Ibérica permitíó que el régimen de Franco fuera superando su aislamiento durante los años de la Guerra Fría, al acabar la década de los cincuenta, España ni formaba parte de la OTAN, ni se planteaba, inmersa aún en la autarquía económica, la integración en la recientemente fundada, Comunidad Económica Europea. Fue a partir de 1959, con la llegada al poder de los tecnócratas y el abandono de la autarquía económica, cuando el régimen de Franco empezó a plantearse el ingreso español en la CEE y solicitó la apertura de negociaciones para la incorporación de España en la asociación- Sin embargo, la petición española fue rechazada, poniendo como condición para la admisión un cambio sustancial de la situación política. La incorporación de España a las grandes estructuras político-militares y económicas del mundo occidental tuvo lugar tras el final del franquismo en 1975. Con la llegada de la democracia, el gobierno de Adolfo Suárez impulsó la cooperación militar con los EEUU. Por medio de la firma de un tratado bilateral A raíz de este acuerdo, comenzó a manifestarse el interés de EEUU y de otros países de la OTAN por el ingreso de España en esta asociación. En 1982, bajo el gobierno de Calvo Sotelo, las Cortes aprobaron la inclusión de España en la OTAN para estabiliza la situación interna de las fuerzas annadas españolas y para forzar la inclusión de España en la CEE. En la campaña electoral que les llevó al poder ese mismo año,los socialistas prometieron que celebrarían un referéndum


para que fueran los ciudadanos españoles quienes decidieran sobre la permanencia o la salida española de la OTAN. El referéndum se convocó para el 12 de Marzo de 1986. El gobierno recomendó el voto afirmativo con tres condiciones: no integrarse en la estructura militar; prohibir la instalación, almacenamiento o introducción de armas nucleares; y reducir la presencia militar estadounidense. Posteriormente, en 1999, bajo el gobierno del PP, España se incorporó a la estructura militar de la OTAN, y con ello al bloque político-militar más poderoso del planeta. En 1977,el gobierno de UCD presidido por Adolfo Suárez presentó nuevamente la solicitud de adhesión a la CEE, ya que los inconvenientes políticos habían desaparecido, y se iniciaron las conversaciones sobre las condiciones para la incorporación.Sin embargo, la entrada en la CEE no fue ni fácil ni rápida. Los socialistas impusieron como objetivo prioritario el acercamiento a Europa y estrecharon las relaciones con aquellos países comunitarios que desempeñaban un papel fundamental en la integración española en la CEE.Así, en Junio de 1985, España firmó el Tratado de Adhesión a la Comunidad Económica Europea .Por fin, el 1 de Enero de 1986, España, a la vez que Portugal, se convirtió de manera efectiva en un miembro de pleno derecho de la “Europa de los Doce”.La entrada de España en la Europa comunitaria supuso un gran esfuerzo de adaptación para la economía española. Muy pronto ser tuvo que llevar a cabo una intensa reconversión industrial para que los productos españoles fueran competitivos en Europa, lo que provocó paro y la protesta de los sindicatos. También se produjeron efectos negativos para algunos productos por su baja competitividad o por la pérdida de monopolios.A pesar de los sacrificios requeridospara la integración de pleno derecho en la CEE parece haber acuerdo en que el balance entre ventajas e inconvenientes ha sido positivo para España, ya que en ese esfuerzo de adaptación ha conseguido su definitiva modernización, y no sólo desde el punto de vista económico.


Hasta la fecha, España ha aportado a la Uníón Europea menos de lo que ha recibido en forma de fondos estructurales y el Fondo de Cohesión. Desde su entrada, España ha apoyado todos los pasos dados en el proceso de formación de la identidad común europea:
Aprobación del Acta Única; del Tratado de la Uníón Europea o Tratado de Maastrich, que consagra el nuevo nombre de Uníón Europea; las sucesivas ampliaciones de la UE hasta los 27 miembros actuales o la aprobación en referéndum de la fallida Constitución Europea. Algunos de sus acuerdos más importantes fueron el reconocimiento del concepto de solidaridad entre las regiones europeas, fortaleciendo la cohesión económica y social; la ciudadanía europea y el establecimiento de un calendario para una uníón económica y monetaria. España cumplíó los criterios para entrar en la Uníón Monetaria Europea y adoptó el euro como moneda única desde el 1 de Enero de 2002. España es hoy un país democrático y un país europeo. España había perdido definitivamente el tren de la modernización de los países de su entorno. El problema eran sus estructuras atrasadas, antiguas, obsoletas...; la solución era la modernización; la solución era Europa, con el restablecimiento de la democracia a partir de 1975 y con la entrada en Europa en 1986, España parece haber resuelto por fin su papel en el ámbito internacional y solucionado su atraso económico, político y social.

Entradas relacionadas: