La industria española entre 1855 y 1975

Enviado por Chuletator online y clasificado en Geografía

Escrito el en español con un tamaño de 5,56 KB

 

LA INDUSTRIA ESPAÑOLA (1855-1975)


EVOLUCIÓN HISTÓRICA


El inicio de la industrialización española fue más tardío por la mala dotación de materias primas, la insuficiente inversión industrial, la limitada demanda de productos, el atraso tecnológico, la desfavorable situación exterior y la inadecuada política industrial. En el primer tercio del Siglo XX se produjo un crecimiento industrial por el crecimiento de la minería nacional, el aumento de la inversión industrial por la repatriación de capitales y los beneficios obtenidos, el impulso de obras públicas, la incorporación de avances técnicos como los hidrocarburos y la electricidad y la eliminación de la competencia exterior. Durante la Guerra Civil se interrumpíó el crecimiento industrial por la destrucción de industrias y la adopción de una política autárquica con la restricción de importaciones. Lo cual, produjo una crisis que obligó a suavizar la política autárquica en 1953. A raíz de esta crisis, comenzó un desarrollo industrial por el aumento de la inversión en la industria, el crecimiento de la demanda de productos, la incorporación de técnicas mejores, el bajo precio de la energía y el impulso de planes de desarrollo.

LA PRODUCCIÓN INDUSTRIAL


Se adoptaron innovaciones técnicas como la máquina de vapor que impulsaron el crecimiento del sector siderometalúrgico en Andalucía, y de los relacionados con la producción, como los sectores básicos impulsados en la época franquista por el Instituto Nacional de Industria, creado en 1941, el cual, fomentaba los sectores estratégicos.
Las industrias de bienes de consumo que crecieron al superarse las penurias económicas de la posguerra. Y las industrias de bienes de equipo, que tuvieron escaso desarrollo por el atraso tecnológico, aunque después crecieron por la multinacionales.

LA ESTRUCTURA INDUSTRIAL


Los principales problemas fueron el diverso sistema de producción en el que adoptaron el sistema fordista, que integraba las etapas de fabricación en las que el trabajador se especializaba en una tarea.
El tamaño, en el que las pequeñas empresas producían bienes de consumo y sobrevivieron por la política proteccionista, y las empresas grandes crecieron en la época franquista.
El atraso tecnológico por la escasa inversión en tecnología, favorecido por la política proteccionista y la dependencia externa tecnológica, financiera y energética. Y la mano de obra. 
Su resultado fue una industrialización con limitaciones.

LA LOCALIZACIÓN INDUSTRIAL


Los factores clásicos se encuentran en lugares próximos a las materias primas con un amplio mercado de consumo, con mano de obra abundante y barata, con eficaces transportes, con capital, e implantación de fábricas por la política industrial.
Las industrias se concentraron en aglomeraciones donde podían beneficiarse de las economías externas y tenían facilidades para el abastecimiento, el transporte y la mano de obra, que atraen industrias relacionadas.

ÁREAS INDUSTRIALES


Las primeras fueron la periferia peninsular y Madrid en las que están las de base extractiva junto a los yacimientos para ahorrar en transporte como la siderúrgica en Málaga. Las de base portuaria junto a puertos. Y las urbano-industriales en las ciudades, que aportaban mercado de trabajo, consumo y servicios, junto al ferrocarril, como fue Madrid. 
En el resto del territorio solo se crearon focos industriales para producciones tradicionales.
Durante la época franquista se consolidaron los desequilibrios territoriales. Las regiones industriales afianzaron su hegemonía por las ventajas de aglomeración, la franja cantábrica se especializó en los sectores básicos bajo el control del INI, las regiones mediterráneas tuvieron una diversificación industrial, y Madrid consolidó su papel industrial con el franquismo y a su posición como nudo de comunicaciones.
En 1960 se inició una difusión de la industria hacia espacios nuevos. Se crearon ejes industriales en la vías de comunicación y ejes industriales regionales.
Surgieron enclaves industriales aislados como las industrias básicas y los polos de promoción. Y en el resto de España la industrialización fue escas.

LA POLÍTICA INDUSTRIAL


El marco en el que se desarrolló se caracterizó por el proteccionismo que impuso aranceles para deshacerse de la competencia externa, y por la intervención estatal con la creación de empresas públicas. Sus objetivos fueron impulsar la industria y corregir su reparto con los Planes de Desarrollo, basados en la promoción y descongestión industrial. En la promoción, los polos seleccionaban ciudades para realizar un proceso de concentración industrial, cuyos resultados fueron mediocres. Y en la descongestión se traslada la industria a polígonos.

Entradas relacionadas: