Ideas en cuanto contenido objetivo Descartes

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,5 KB

 
Alma y cuerpo son diferentes. Y como Descartes encontró la certeza en el cogito, afirma que el alma no necesita cuerpo para existir,
Descartes concibe las almas y los cuerpos como sustancias.
Entiende por sustancia lo que no necesita de ninguna otra cosa para existir.
Ahora bien, cada sustancia es conocida para existir. Ahora bien, cada sustancia es conocida por sus atributos, y toda sustancia tiene un atributo fundamental que la defiende y que está supuesto en todo lo que podamos decir de ella. Toda sustancia es reductible a alguno de los dos atributos fundamentales: el alma al pensamiento y el cuerpo a la extensión.
El pensamiento y la extensión no son reductibles entre sí.
Los atributos de las sustancias se concretan en "modos":
Los modos del pensaminto son: juzgar, razonar, querer, imaginar, sentir, etc. Se resumen en dos: los propios del entendimiento y los propios de la voluntad.
Los modos de la extensión son: la figura, el tamaño y el movimiento.

El cuerpo es reductible a las leyes matemático-mecánicas y de tal modo que para conocerlo hay que reducirlo a tales leyes. Con ello, Descartes considera la biología como una rama de la mecánica, algo que ha tenido gran repercusión histórica tanto en la fisiología como en otras ciencias.
El cuerpo humano es concebido como una maquina que el pensamiento utiliza, y que ha de ser estudiado como independiente de la mente. Por tanto, la libertad humana queda garantizada sólo por el alma.
También concibiendo el cuerpo como una máquina es como explica Descartes la existencia de los otros seres humanos. Descartes afirmó que el, que es pensamiento, se da cuenta de que mueve un mecanismo; como, además percibe otros mecanismos similares al suyo, puede deducir que serán movidos por almas similares a la suya.
Descartes afirmó que mediante la glándula pineal, que está en el cereblo se puede comunicar el cuerpo y el pensamiento.
Y además de este intento de unir alma y cuerpo, Descartes concibió los dos atributos fundamentales como dos sustancias últimas.
Pensamiento e ideas II
Descartes está seguro del cogito, entendido como actividad de pensar. Por eso, para Descartes, el pensamiento es el atributo fundamental del yo o alma, del mismo modo que la extensión lo es de los cuerpos.
además, los atributos fundamentales se concretan en "modos":
Así, los modos del pensamiento son: juzgar, razonar, querer, imaginar, sentir, etc. Se resumen en dos: los propios del entendimiento y los propios de la volunad.
En cuanto a los modos de la extensión, son: la figura, el tamaño y el movimiento.
Para Descartes, los modos de la extensión son los que las matemáticas estudian. Y las matemáticas son ciertas, o sea, que es imposible dudar de ellas, y esto porque son evidentes: se intuyen de manera inmediata en la mente como algo de lo que no se puede dudar.
Ahora bien, los modos de la extensión, en tanto que son objetos del pensamiento sólo tienen realidad objetiva, es decir, que su realidad se reduce a que son pensados. No tienen realidad actual o formal, o sea, que no pueden decirse que tengan realidad extramental. Y Descartes se pregunta si hay algo más que el pensamiento y lo que éste piensa. Se responderá a sí mismo que si lo hay: Dios.
Llega a esta respuesta analizando los distintos tipos de ideas, pues:
-En tanto que objetos de la mente, todas son iguales; pero en cuanto a lo que parece su origen son diferentes:
-Ideas innatas: El pensamiento las posee en sí mismo.
-Ideas facticias: aquellas ideas que construye la mente a partir  de otras ideas.
-Ideas adventicias: aquellas que parecen provenir de nuestra experiencia externa. Decimos "parecen provenir", en vez de "provienen", porque aún no nos consta la existencia de una realidad exterior.
Ahora bien, analizando su posible origen, nos damos cuenta de que el origen de todas ellas podrían ser el pensamiento:
-Las ideas innatas son innatas al pensamiento..
-Las ideas facticias también son dependientes del pensamiento, pues él las construye a partir de otras.

Entradas relacionadas: