Historia de los actos administrativos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 5,1 KB

 

8.4. En particular, el elemento formal de los actos administrativos

A) La forma como modo de exteriorización de los actos administrativos


Todo acto administrativo requiere una determinada forma de exteriorización, sencillamente no existe un acto administrativo si no se manifiesta o no existe el acto administrativo sin un modo de exteriorización.

  
   1.Modo de exteriorización de los actos administrativos. Este ciertamente puede variar, hay actos administrativos escritos, verbales y mediante señales acústicas o luminosas. Los actos administrativos se produjeran por escrito a menos que su naturaleza exija o permita otra forma más adecuada de expresión y constancia à art. 55.1. , es también cierto que en muchos casos la forma escrita se impone, si no como forma de producción del acto administrativo, si como modo para su constancia.


     2. Destacar que a determinados actos administrativos se les exige una formalidad especial.
Actos administrativos vengan igualmente motivados, una referencia expresa a las razones fácticas y jurídicas que determinan su adopción. La regla de la motivación , se ha extendido a la totalidad de los actos administrativos discrecionales, lo que ha determinado una notable ampliación de su ámbito propio. Tampoco tiene porque ser especialmente prolija y se admite que sea solamente suscinta. Tampoco pueden resultar válidos, los actos administrativos en los procedimientos selectivos y de concurrencia competitiva.

  B) Modo de producción de los actos administrativos, para expresar la necesidad de observar un determinado procedimiento con vistas a su adopción. Constituye un presupuesto del acto administrativo que un requisito propiamente dicho, se impone en este caso una matización. El procedimiento no constituye un elemento esencial y necesario de todos los actos administrativos. Existen actos administrativos que pueden adoptarse sin procedimiento, como los verbales, sonoros y luminosos.

8.5La eficacia de los actos administrativos, en particular, notificación y publicación de los actos administrativos.

A) Presunción de validez y eficacia de los actos administrativos, la regla de la ejecutividad inmediata de los actos administrativos.

Dentro de la teoría del acto administrativo, la validez y la eficacia son en efecto categorías jurídicas diferenciadas. La validez del acto administrativo o refiere a su conformidad a derecho, la eficacia concierne en cambio a las consecuencias jurídicas de los actos administrativos. Se trata de categorías independientes, los requisitos de eficacia se configuran como adicionales a los de validez. Ahora bien en el ordenamiento administrativo, ello no es exactamente así, porque lo mismo que puede haber actos administrativos válidos pero no eficaces, puede haber también actos administrativos inválidos y sin embargo eficaces.

Lo que sucede en el derecho administrativo es la legislación que establece la regla de la eficacia inmediata de los actos administrativos, que producirán efecto desde la fecha en que se dictan, salvo que disponga otra cosa. Para justificar su eficacia inmediata, señala que los actos administrativos disfrutan de validez.

La eficacia de los actos administrativos hace referencia a su fuerza obligatoria, un acto administrativo eficaz obliga a sus destinatarios al cumplimiento del contenido de lo dispuesto por los actos administrativos y como la eficacia de los actos administrativos surge inmediatamente desde el momento en que se dictan, resultan de obligado cumplimiento. Así, las cosas eficacia inmediata de los actos administrativos traslada también a sus destinatarios la consiguiente carga de impugnarlos, si es que cuestionan su validez.

B) El inicio de la eficacia de los actos administrativos: supuestos de eficacia demorada. Notificación y publicación de los actos administrativos: en particular, la notificación.

El inicio de la eficacia de los actos administrativos parece una cuestión resuelta ya, una vez afirmada su eficacia inmediata. Salvo que en ellos se disponga otra cosa, y se establece precisamente que la eficacia quedará demorada cuando así lo exija el contenido del acto o esté supeditada a su notificación, publicación o aprobación superior.

Lo que su contenido puede condicionar es en efecto la eficacia material del acto pero no su eficacia jurídica. Si el acto establece un plazo de 30 días para su cumplimiento, ello quiere decir que no podrá llevarse a efecto hasta entonces, pero jurídicamente el acto surte sus efectos desde el principio. Si pretende impugnarse, el plazo no se amplía en  30 días, sino que comienza a contar desde el tiempo.

Entradas relacionadas: