Herradura (Roma)

Enviado por Chuletator online y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 10,84 KB

 

2. ARQUITECTURA. ARTE CALIFAL: LA MEZQUITA DE CÓRDOBA. ARQUITECTURA Y DECORACIÓN. LA CIUDAD PALATINA DE MADINAT AL-AZHARA.

-Arquitectura. Arte califal

Las primeras obras del arte hispanomusulmán se vieron influenciadas por otros monumentos, especialmente romanos y visigodos. Con el acueducto de los Milagros de Mérida, los musulmanes aprenderán a combinar piedra y ladrillo, lo cual introdujo un juego cromático en la arquitectura. De los visigodos aprenden a utilizar el arco de herradura.

Se usa poco la piedra, y aunque las portadas se decoran con riqueza, el resto de la fachada es bastante simple, empleando mayoritariamente el muro a soga y tizón. A medida que avanza el tiempo, colocan varios ladrillos transversales seguidos, hasta que en el periodo granadino casi desaparecen los dispuestos a soga.

Con frecuencia, los arcos y cúpulas tenían un sentido decorativo y se empleaba mampostería, madera, ladrillo y yeso.

Como elementos de sostén se usan pilares y columnas. Inicialmente, se aprovecharon capiteles corintios romanos y visigodos. El más antiguo es el de pencas con decoración vegetal muy tosca. En el Siglo X se crea ya un modelo propio que se prolongará por todo el periodo de taifas, el capitel de avispero, por sus orificios. Los nazaríes desarrollaron dos variantes en la Alhambra: el de Mozárabes y Ataurique, decorado con piñas y pechinas; ambos tipos destacan en fustes lisos muy delgados.

Utilizaron varias clases de arcos: el de herradura, de medio punto, aperaltado, lobulado, de herradura apuntado y mozárabe. Estos arcos irán inscritos en un alfiz, resultado de la uníón del dintel y de los soportes. Los triángulos superiores formados por la uníón del arco y dintel, las enjuetas se conocen en la arquitectura árabe como albanegas. El sentido decorativo de este arte, hace que con frecuencia se alternan dovelas de distintos colores o texturas.

Además de techos adintelados de madera, utilizan bóvedas semiesféricas, de cañón y cañón apuntado. Se emplea mucho la cúpula de pequeñas dimensiones: mozárabes, gallonada y de nervios no cruzados en el centro.

Lo que más lo distingue, es su amor a la decoración. Esta decoración no se labra en el sillar, sino en placas de piedras de escaso grosor, azulejos, madera o yeso que se aplican al muro.

Se emplea la policromía y tiene gran importancia la cerámica vidriada.

La decoración se caracteriza por la disposición repetitiva de los elementos decorativos, que unido a la densidad ornamental contribuyen a generar un efecto de movilidad y utilizando en ocasiones los efectos de luz y de agua. La de tipo vegetal es el ataurique, la composición geométrica a base de estrellas y polígonos es la lacería. En combinación de las dos anteriores, aparece la epigráfica. Las inscripciones árabes no sólo tienen valor ornamental, sino iconográfico, porque actúan como sustituto de la imagen religiosa.

-La mezquita

La mezquita es sencilla, porque es el lugar en el que reside la divinidad sino un lugar de reuníón de los fieles para rezar. Tiene su origen en la vivienda de Mahoma, formada por un patio y una zona cubierta. No obstante, las primeras mezquitas de Siria crearon una arquitectura monumental y estaban formadas por un patio o “sahn” porticado en cuyo centro se encuentra la fuente de las abluciones, para que los fieles se purifiquen antes de entrar al recinto. La sala de la oración o “haram”, en cuyo fondo se encuentra el muro de la quibla, orientado siempre hacia la Meca y en cuyo centro se encuentra el Mirrab en forma de capilla. Delante del Mirrab y con gran riqueza ornamental se construye la Maxura, espacio de protección al soberano. El púlpito se denomina Mimbar. El Alminar es la torre desde donde el Almuédano llama a la oración.

-La mezquita de Córdoba. Arquitectura y decoración

Es la obra cumbre de la arquitectura hispanomusulmana y resultado de diversas ampliaciones y reformas entre el siglo VIII y la caída del califato, en el año 1030.

Representa la uníón de elementos artístico procedentes de diversas culturas. La mezquita se levanta sobre la antigua basílica visigoda de San Vicente y para su construcción, se utilizan materiales de acarreo. La mezquita de Córdoba se construye en diferentes etapas:-abd-al-Rahman I (756-778). Ordena  su construcción sobre la iglesia de San Vicente de la que se conservan varios tramos de muro y numerosas columnas romanas y visigóticas, lo que explica la desigualdad de las piezas. En esta primera fase, se construyen 11 naves perpendiculares al muro de la quibla (orientado al sur). Las 11 naves divididas en 12 tramos se separan por arquerías que forman un original sistema de soporte: Sobre las columnas arrancan los arcos de herradura y unos pilares que soportan arcos de medio punto, sobre los que descansa la cubierta, una techumbre plana de madera pero cubierta exteriormente por un tejado a dos aguas, uno por cada nave.La alternancia de dovelas rojas y blancas (ladrillo y piedra) crean un efecto visual inspirado en los acueductos romanos. Se utilizan materiales de acarreo como el capitel corintio, el de pencas y otros elementos. Se emplean elementos decorativos como los modillones de rollos, los sillares de piedra a soga y tizón.-Abd-al-Rahman II. En el año 833, se inicia la ampliación de la sala de oraciones hacia el sur, añadiendo 8 tramos de columnas a cada una de las naves. En esta etapa también se construye la alquería del patio y el alminar, que hoy en día es una torre renacentista.-Muhammad I. Se construye la puerta de San Esteban formada por un arco de herradura de dovelas bicromáticas y alternando una lisa y otra decorada. El arco está enmarcado en un alfiz decorado con ataurique (decoración vegetal).-Abd-al Rahman III. En el Siglo X, amplía el patio y rehace el Alminar, sustituyendo la forma helicoidal (redonda) de Oriente por la torre prismática.-Al-HAkam II. Entre el año 961 y el 969 derriba a quibla y amplia 12 tramos más a las 11 naves. En el muro de la qibla se construye el actual Mihrab de planta octogonal que reproduce una gran concha. Delante del Mihrab, está la Maxura, coronada por cúpulas gallonadas en cada uno de sus tres tramos. Se introducen los arcos lobulados como elementos casi exclusivamente decorativo, entrecruzados y apoyados sobre la clave de los inferiores. El lucernario, está acotado por arcos polilobulados y entrecruzados sobre columnas rosas y azules, cubierto por una cúpula de nervios no entrecruzados por el centro, otra gran novedad de Alhakam II.-Al-Mansur. A finales del Siglo X, Al-Mansur, el Almanzor de las fuentes cristianas, quiere realzar su poder para dejar huella y no pudiendo ampliar la mezquita ya por el sur debido al Guadalquivir, lo hace por el este con unas grandes proporciones. Aumentando la mezquita con 8 nuevas naves, llegando a un total de 19, porlo que el Mihrab de Al-HAkam II quedará descentrado, y añade también la parte del patio correspondiente. El estilo retrocedíó en abundancia ornamental, vuelve a los rígidos cánones del siglo VIII, por lo que las columnas, pilares y arcos son de herradura sencilla con alternancia de colores.


Entradas relacionadas: