Guerra Civil española a) movimientos iniciales o guerra de columnas. Julio-Octubre del 36. B) combates por Madrid. Noviembre 1936-Marzo 1937 c) la campaña del norte. Marzo-Octubre de 1937- d) la batalla de teruel y la ruptura del frente de Aragón. Di

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 10,68 KB

 
El conflicto aparece en el plano internacional como una confrontación entre democracia y fascismo, antecedente de
la Segunda Guerra Mundial. En esta época, democracia, comunismo y fascismo son las fórmulas políticas que tratan de
responder a la crisis del capitalismo y a las demandas de los grupos sociales. En España, las reformas iniciadas por la
república no logran frenar la progresiva radicalización de grupos que, a izquierda o derecha propugnan,
respectivamente, una revolución obrera o un Estado fuerte o autoritario.
El Alzamiento.
Inmediatamente después del triunfo del Frente Popular se fue perfilando una conspiración de las derechas. Dicha
conspiración fue llevada a cabo por el general Emilio Mola (Navarra) como estratega y jefe de la operación y el
general Sanjurjo (exiliado en Lisboa) como director militar del golpe. El general Francisco Franco se uníó a última
hora al alzamiento pues no estaba seguro del éxito.
El Golpe militar comenzó el 17 de Julio de 1936 en Marruecos, donde estaban las tropas (50.000 regulares) del
general Yagüe. Franco, tras controlar Canarias, viajó a Marruecos y se puso al frente del movimiento. El 18 de Julio el
alzamiento se extendíó a la Península. Los sublevados se imponen en la mitad norte de España (a excepción de la franja
cantábrica y Cataluña), las islas (excepto Menorca), el protectorado marroquí y las ciudades de Cádiz, Sevilla, Córdoba
y Granada. España se dividíó en dos.
El advenimiento de la guerra fue motivado por un fallo generalizado en la evaluación de fuerzas por parte de las dos
partes. Por parte de los golpistas creían que iban a obtener más apoyo y además, confiaban en un triunfo sobre capitales
importantes como Madrid (donde fracasa el general Fanjul sitiado por milicias en el Cuartel de la Montaña) y
Barcelona (donde Goded es incapaz tras volar desde Mallorca de controlar la ciudad) y por parte de los republicanos,
pues consideraban que este era un intento más de Golpe de Estado como otros anteriores que habían sufrido, tardando
más de tres días en tomar importantes decisiones y armar a las milicias obreras.
En realidad las fuerzas de uno y otro bando estaban bastante equilibradas. Los republicanos disponen a su favor de
los territorios industrializados, los núcleos de población más importantes, la marina y las reservas de oro del Banco de
España. Los nacionales cuentan con territorios fundamentalmente agrarios y menos poblados. A su favor tienen el
ejército de África, también disponen de la mayor parte de la oficialidad.
El desarrollo de la guerra
 La “guerra de columnas” (Julio 1936 – Noviembre 1936): de finales de Julio a principios de Noviembre, la
guerra entra en una fase de movimientos de columnas que configura un frente de guerra entre las dos zonas. Las
columnas (milicianos republicanos y regulares nacionales) están formadas por unidades militares, fuerzas de
orden público y voluntarios que se desplazan desde los núcleos poblacionales. El apoyo de Hitler y Mussolini permite a
los nacionales pasar, mediante un puente aéreo y alguna expedición naval bien protegida por la aviación italiana, a la
mayor parte del ejército de África entre Agosto y Septiembre. Las tropas de África se unen en Andalucía a las fuerzas
del general Queipó de Llano y ocupan Huelva, el valle del Guadalquivir y establecen comunicación con Granada. A
principios de Agosto da comienzo la marcha hacia Madrid. Avanzan por Extremadura, alcanzan Badajoz y lograda la
uníón con el ejército sublevado del norte, pasan el frente del Tajo y ocupan Talavera. Franco decide entrar en Toledo
para así liberar a los sitiados en el Alcázar, lo que supuso una victoria estratégica y propagandística. En el norte, Mola
ocupa la mayor parte de Guipúzcoa y deja al territorio vasco sin frontera con el extranjero.
 La Batalla de Madrid (Noviembre 1936 – Marzo
1937): Los frentes se estabilizaron y el Gobierno
republicano, convencido de la caída de Madrid, se trasladó a Valencia. Así que, la resistencia fue dirigida desde
entonces por una Junta de Defensa, presidida por el General Miaja y con el comandante Vicente Rojo. Recibieron el
apoyo de las Brigadas Internacionales y armamento soviético. El ejército republicano rechazó un primer ataque por
el oeste (Ciudad Universitaria) y Franco decidíó activar una operación para rodearla, en la que se sucedieron tres
batallas: en la carretera de La Coruña, en el río Jarama y en Guadalajara. En el sur, los nacionales, apoyados por los
italianos, tomaron Málaga.
 La campaña del norte y las ofensivas republicanas (Marzo de 1937 - Marzo de 1938): El fracaso en la toma
de Madrid produjo un cambio en la estrategia de los nacionales. A partir de 1937, ante la posibilidad de una guerra
larga, Franco decidíó atacar el Norte, rico en infraestructura industrial y minera. Ocupó Vizcaya y Bilbao y se produjo el bombardeo de Durango y Guernica. La caída de Asturias y Santander en Septiembre 1937 estuvo marcada por la dureza
del enfrentamiento debido a la tradición izquierdista de la regíón. Tras la conquista del norte las tropas sublevadas se
reagrupan en el centro de la Península. Un posible nuevo ataque a Madrid empujó al ejército popular a realizar una
ofensiva de distracción en Teruel, que fue recuperada por poco tiempo por la República.
 La batalla del Ebro y la toma de Cataluña (Marzo de 1938 - Febrero de 1939): Franco desplegó un ataque en
el frente de Aragón para alcanzar el Mediterráneo y dividir a la zona republicana. Tras la toma de Vinaroz la guerra
parecía decantada a favor de los nacionales, sin embargo, desde Julio de 1938 el Ejército republicano lanzó una ofensiva
y logró cruzar el Ebro. Esta operación, diseñada por Vicente Rojo se prolongó hasta Noviembre de 1938 y tuvo como
consecuencia el quebrantamiento definitivo del ejército popular. Tras la batalla del Ebro en Febrero de 1939 Barcelona
cayó en poder nacional y el Gobierno y Presidente de la República huyeron a Francia acompañados por la Generalitat.
 Derrota final (Febrero – Abril 1939): Juan Negrín y el PCE propusieron una resistencia a ultranza. Sin
embargo, otro grupo de republicanos buscaron una salida negociada al conflicto. Este grupo formado por el coronel
Casado, el general Miaja, socialistas como Julián Besteiro, republicanos y anarquistas organizó un Golpe de Estado en
Marzo de 1939. Casado y sus partidarios ganaron y entregaron a Franco toda la zona republicana. La guerra había
terminado (1 Abril 1939).
La evolución de las dos zonas
Zona republicana
Tras el Golpe de Estado y tras varias dimisiones de presidentes de gobierno, José Giral armó a las milicias obreras
formadas por miembros de partidos y sindicatos con soldados del ejército que actuarán de manera espontánea e
independiente atacando a políticos, militares y patronos sospechosos de apoyar al alzamiento. Además, incautarán
posesiones a la iglesia y colectivizarán fábricas
Entre Septiembre de 1936 y Mayo de 1937 se formó un gobierno de coalición. Largo Caballero, máximo
dirigente de la UGT y socialista fue nombrado presidente de gobierno y entre sus medidas encontramos la
legalización de las incautaciones realizadas por campesinos nacionales y de las colectivizaciones de las empresas
industriales catalanas. Las milicias fueron militarizadas con el fin de reconstruir el ejército.
Entre Mayo de 1937 y Febrero de 1939 gobernó un equipo ministerial presidido por Juan Negrín y formado por
miembros del PCE y moderados del PSOE. En este momento destacamos la normalización institucional de la
República y el traslado del gobierno a Barcelona. La última etapa del gobierno, tras las continuas pérdidas de territorio,
derivan en una crisis política interna y en la división en el seno gubernamental entre partidarios de alargar la guerra
(Juan Negrín expone sus condiciones de paz en los llamados "13 Puntos" a la espera del estallido del conflicto
internacional) y los partidarios de la rendición.
Entre Febrero y Abril de 1939 la salida de España del equipo de Negrín tras la caída de Cataluña precipitó los
acontecimientos. Azaña y Martínez Barrio ya no volvieron a España, pero Negrín sí lo hizo y a su vuelta se encontró con
una avanzada trama conspiratoria militar liderada por el coronel Casado que pactará una rápida rendición, evitando así
la preparación para el exilio de la población republicana.
Zona nacional o sublevada
Entre Julio y Septiembre de 1936, el golpe tan solo pretendía derrocar al Gobierno ya que no existía ningún
proyecto político salvo la represión contra los republicanos. La encargada de administrar esta doble política de
contrarrevolución y represión fue la Junta de Defensa Nacional de Burgos, presidida por el general Miguel Cabanellas y
controlada por Mola.
El germen del nuevo Estado surgíó entre Octubre de 1936 y Abril de 1937, cuando la realidad de una guerra larga
derivo en la necesidad de un mando único. Franco fue el elegido para ostentar el mando militar y político único con los
títulos de Generalísimo y Jefe del Gobierno del Estado Español. El 1 de Octubre de 1936, el general Franco tomó
posesión de sus cargos en Burgos e inicio la formación de una Junta Técnica del Estado (como base del futuro
gobierno), la cual conseguirá el apoyo de la Iglesia mediante la "Carta colectiva del episcopado español" redactada por
los obispos Isidro Gomá y Pla y Deniel.
El proceso que llevó a la unificación de las fuerzas políticas que apoyaban a Franco transcurríó entre Abril de 1937 y
Enero de 1938, cuando Franco reconocíó la necesidad de articular un Estado de corte fascista, ideado por Ramón
Serrano Súñer. Para ello el 19 de Abril de 1937 realiza el "Decreto de Unificación" fundiendo en un sólo partido a la
Falange Española Tradicionalista y de las JONS con otros grupos de apoyo al régimen como los requetés carlistas.
En Enero de 1938 y hasta el final de la guerra, se formó el Primer Gobierno con Franco como Jefe de Estado y de
Gobierno, asumiendo desde Burgos, todo el poder sobre el ejército, el partido, el Gobierno y la Administración.

Entradas relacionadas: