Los géneros orales

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 7,33 KB

 

GÉNEROS COLOQUIALES Y DE DEBATE.

Generalidades: Idóneos para afrontar la información que conlleva polémica y opiniones diversas. Valor añadido de ofrecer opiniones expresadas personalmente. Aportan la información envuelta de opiniones, de tal manera que para su correcta comprensión necesitan que previamente se haya difundido la información pertinente (se suelen tratar temas que están de actualidad en informativos). Suelen ser programas de larga duración (hay excepciones). Son géneros que ofrecen el enfrentamiento dialéctico moderado por un conductor (moderador). Por lo general, los invitados son personas que tienen una posición cualificada, firme y de conocimiento público sobre la cuestión. A la hora de elegirlos, hay que tener en cuenta conocimientos sobre el tema y capacidad de expresión. Son géneros propicios para la participación de la audiencia (redes sociales, sms, teléfono, etc.) Aunque se basan en la palabra, especialmente en televisión es muy recomendable incluir alguna pieza de vídeo que contextualice y dinamice el programa.

Funciones del moderador: Documentación y preparación previa, Especial cuidado en la distribución de tiempos, Asegurar la correcta comprensión por parte de la audiencia

Estructura: Presentación: el moderador presenta el tema y a los participantes. Se ofrece una primera ronda de posicionamiento individual. Desarrollo: confrontación de ideas, datos y opiniones (posibilidad de incluir opiniones de público y posibilidad de avivar con intervención de periodistas). Cierre: síntesis de las posiciones y argumentos esgrimidos (si da tiempo suele darse una última ronda de intervenciones para fijar posturas finales)

Estilo audiovisual (realización): Reparto de tiempos en presencia en imagen. Dinamizar en lo posible con los cambios de plano (es un formato audiovisualmente denso, muy basado en la palabra). Algunas posibilidades: **Reforzar lo argumentado con planos de escucha (tan importante es ver al que habla como estudiar las reacciones de los que escuchan) **Planos con presencia de dos interlocutores a la vez. **Realización que refuerce la combatividad dialéctica (sin amarillismos). Empleo de imágenes alusivas (colas) mientras los participantes hablan (dobles pantallas, monitores de fondo, pantalla completa, etc.)

La mesa redonda:  Congrega en torno a un tema a expertos (4-8) en el mismo para aportar su conocimiento y puntos de vista, y contrastarlas con las de otros, dirigidos todos por un moderador. Idóneo para temas de actualidad informativa que por su novedad o gravedad merecen un conocimiento más amplio del tema. Del contraste surge un ampliación de conocimientos sobre el tema para el espectador. Suma y relaciona visiones para que la audiencia obtenga una visión más global.

El debate


 Se caracteriza por la confrontación ideológica. Se busca dos o más personas enfrentadas por sus ideas o por el mantenimiento de formas de acción diferentes. Importa la diferencia de posiciones. Pensamientos y concepciones antagónicas sobre la vida y la sociedad. Es un género muy propicio a crear espectáculo. Además de distribuir tiempos y hacer de puente con la audiencia (asegurándose de que se entienden los argumentos expuestos), el moderador debe estar alerta ante una hipotética aproximación de posturas (siempre que sea artificial). Modalidades: Debate interpersonal: Prototipo de programas “cara a cara”. Debate de grupos: varias personas se alinean en dos (o más) frentes.

Tertulia:  Es un repaso comentado de las noticias difundidas con anterioridad para perfilar los diversos puntos de vista que encierran. Se mezcla la información con la interpretación y la opinión. Por lo general, participantes fijos (con posibilidad de añadir algún experto ocasional). Se supone que: Están bien informados, Manejan fuentes directas, Mantienen contactos asiduos con los políticos y personalidades de el país (importantes por la repercusión de su toma de decisiones).

Por lo general, en torno a política nacional, orientados por lo general a la crítica dura contra quienes ejercen el poder. La libertad de expresión debe combinarse con la responsabilidad del medio, incluso con la flexibilidad que otorga el tratamiento algo más informal de los temas. La tertulia se diferencia del género debate por su informalidad en la organización de la polémica. Libertad estructural: saltos permanentes de unos temas a otros. El enfrentamiento dialéctico del debate se convierte en acumulación de comentarios, opiniones e informaciones; discrepancias suavizadas... Calidad en función del tema, de los invitados y del rigor informativo con que se trate: pueden abordarse desde temas de alto contenido cultural, científico o de política nacional hasta temas frívolos de prensa rosa; manejarse desde el respeto a los principios básicos del periodismo hasta la exposición improvisada del tema a la que se suman argumentaciones poco sólidas o improvisadas. Formato muy propicio a la participación de la audiencia (redes sociales, teléfono, etc. Reconocimiento de voz por parte del espectador (“líderes cotidianos”). Suele mantenerse un lenguaje coloquial culto entremezclado con frecuencia con ciertos vulgarismos y frases populares. Por encima de todo resalta la brillantez conversacional y expositiva de cada contertulio. Interesante en aquellos casos de actualidad permanente o desenlaces prolongados. La figura del moderador se diluye en un participante más, aunque sigue controlando tiempos, cambios de tema y comprensión de la audiencia.

Entradas relacionadas: