Funcionarios publicos, cargos, cese...

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 55,86 KB

 

2. Distribución de competencias en materia de empleo público.
Como ya hemos adelantado, el empleo público es una competencia compartida a

pesar de las declaraciones de exclusividad formuladas por algunos Estatutos de

Autonomía, a nivel legislativo, entre el Estado y las CCAA; si bien es cierto, también la

Administración Local tendrá competencias normativas, aunque ésta no será de carácter

legal, en sentido formal (una posición que se ha visto reforzada en los últimos tiempos

de manos del Estatuto Básico del Empleado Público).
2.1. Las competencias del Estado en materia de empleo público.

Las atribuciones competenciales establecidas en el art. 149 de la CE asignan al Estado la

legislación básica en materia de función pública (art. 149.1.18). Será el Tribunal Constitucional

quien ha analizado el alcance del concepto (Sentencia de 5 de agosto de 1983); un

precepto del que se deriva una doble competencia estatal:
Competencia para regular los aspectos básicos de la situación personal de los

funcionarios públicos; esto es, de la denominada relación de servicio como contenido

indispensable del régimen estatutario. Y competencia para regular los aspectos esenciales

de la organizaciónde la burocracia de las AAPP. Con todo, vemos cómo la normativa

básica atribuida al Estado no tiene que extenderse a todos los extremos de un Estatuto del

empleo público, ni tampoco requiere la misma profundidad en todos ellos. Si nos

trasladamos al Derecho comparado podemos observar cómo la descentralización en

esta materia es un elemento principal de las reformas administrativas de los últimos

años. Hoy en día, en nuestro Derecho, con la nueva normativa (Ley 7/2007 - EBEP)

se ha optado por dar una amplia participación a las Comunidades Autónomas y a las

Entidades Locales. Por supuesto, y sin perjuicio de la legislación básica que deberá

respetarse por el resto de Administraciones (además de la del Estado), el Estado conserva

respecto de su propio personal la competencia para el desarrollo de esa normativa básica.

2.2. Las competencias de las Comunidades Autónomas.
Cono ya hemos apuntado en líneas inmediatamente precedentes, una de las consignas

 más significativas del EBEP ha sido la nueva concepción de las competencias

autonómicas en la materia; desde el nuevo texto legal se ha querido dar un mayor

alcance de éstas con la posibilidad ahora de definir desde cada CCAA varios aspectos

como: el sistema retributivo, la carrera administrativa, etc.; sin duda, una opción que

abre la posibilidad de articular, atendiendo a las necesidades específicas, el sistema de

empleo público en cada Comunidad Autónoma ya que éste no estará constreñido por

un excesivo alcance de la legislación básica estatal. Hasta ahora, la regulación autonómica

sobre la función pública era mimética al modelo estatal, y deficiente para hacer frente a

sus especificidades. El fundamento constitucional sobre el que conferimos competencias

en la materia a las CCAA, deriva de un tratamiento e interpretación integrada de varios

preceptos: artículo 149.1.18º (legislación básica en manos del Estado); artículo 149.1.13º

(bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica); y artículo

148.1.1 relativo a las facultades que las mismas ostentan en materia autoorganizatoria

y de gestión. Artículos a los que tenemos que sumar lo establecido en sus respectivos

Estatutos de Autonomía


 



Corresponde a las CCAA respecto a los funcionarios públicos a su servicio el

desarrollo legislativo y la ejecución normativa respecto de sus funcionarios,

amén de otras competencias que les corresponden en relación a los funcionarios

locales. Las CCAA han de respetar los principios y normas básicas de la legislación

estatal, racionalmente deducibles, garantizando un tratamiento común de todos los

administrados en todo el territorio español (STC 54/1982, de 26 de julio), pero que ha

de respetar en las CCAA un espacio de normación suficiente que permita la atención a

sus peculiaridades (STC 44/1982, SSTC 137/1986, y 158/1986), no pudiendo extenderse

por ejemplo a la determinación de los Cuerpos y Escalas de las Administraciones

autonómicas (STC 76/2983).
Ya hemos dicho que la legislación de las CCAA no incidirá exclusivamente en su propio

personal. Las CCAA en sus normas de desarrollo sobre la materia también podrán incluir

en su ámbito de aplicación a los funcionarios de las Administraciones locales, en la

medida en que la mayoría de las CCAA, en sus nuevos estatutos, han ido asumiendo

competencias específicas y de desarrollo en materia de régimen local, pero es que

además, y de forma directa sobre los funcionarios públicos de las Administraciones

públicas presentes en su ámbito territorial.
2.3. Las competencias de las Entidades Locales.

El régimen jurídico de los empleados públicos locales vendrá establecido por el juego

de diversas normas, estatales y autonómicas, sin perjuicio de la capacidad normativa

de aquéllas (por vía reglamentaria). Por un lado, los preceptos de directa aplicación

del EBEP (normativa básica); y la legislación de régimen local estatal y autonómica que

en su caso se dicte como la legislación de función pública dictada en cada CCAA. OJO,

hasta que no se vayan dictando esas normas complementarias (leyes de la función

pública, tanto estatal como por cada CCAA), seguirán vigentes aquellos preceptos no

derogados expresamente por el EBEP o que no se opongan a él sobre régimen local.

III. RÉGIMEN JURÍDICO DEL PERSONAL AL SERVICIO DE LAS ADMINISTRACIONES

PÚBLICAS. 1. Régimen jurídico: marco normativo vigente.

Ámbito estatal:

Varias son las disposiciones normativas estatales que debemos tener presentes a la hora

de configurar el marco normativo del personal al servicio de las AAPP. 

Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. 
Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. 
Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública (LMRFP).

Ámbito Autonómico:
?Ley 6/1985, de la Función Pública en Andalucía.


 



En ejercicio de la competencia que la CE confiere al legislador estatal en

materia estatutaria, en los últimos tiempos y como consecuencia de no

pocos cambios en el seno de la Administración, tanto interna como comunitaria,

ha visto la luz una nueva Ley en la que se regulan los aspectos básicos del

régimen jurídico de los funcionarios públicos. Entrada ya la primavera, en el año

2007, y como Ley 7/2007, de 12 de abril, se presenta la Ley Básica del Estatuto del

Empleado Público. Si bien una Ley que se forja sobre el principio constitucional

de que el régimen general del empleo público en nuestro país es el funcionarial,

en ella se reconoce e integra el papel cada vez más protagonista que en el conjunto

de las Administraciones Públicas desempeña ya la contratación de personal

conforme a la legislación laboral para el desempeño de determinadas tareas. Con

todo, el Estatuto Básico del Empleado Público sintetiza aquello que diferencia a

quienes trabajan en el sector público administrativo, sea cual fuere su relación

contractual, de quienes lo hacen en el sector privado. Sobre esta idea, la Ley 7/2007

tiene por objeto establecer las bases del régimen estatutario de los funcionarios públicos

incluidos en su ámbito de aplicación; así como determinar las normas aplicables al

personal laboral al servicio de las AAPP.
Ámbito de aplicación del EBEP: Aplicación directa:

El EBEP se aplicará al personal funcionario y en lo que proceda al personal laboral al

servicio de las siguientes AAPP:

- Administración General del Estado.
- Administraciones de las CCAA y de las Ciudades de Ceuta y Melilla.
- Las Administraciones de las Entidades Locales.

- Los Organismos Públicos, Agencias y demás Entidades de derecho público con ç

personalidad jurídica propia, vinculadas o dependientes de cualquier de las AAPP

 indicadas.
- Las Universidades Públicas.

? Personal con legislación específica propia:
Las disposiciones del EBEP sólo se aplicarán directamente cuando así lo disponga su

legislación específica al siguiente personal:
- Personal funcionario de las Cortes Generales y de las Asambleas legislativas de las CCAA.
- Personal Funcionario de los demás Órganos Constitucionales del Estado y de los

Órganos Estatutarios de las CCAA.
- Jueces, Magistrados, Fiscales y demás personal funcionario al servicio de la Administración

de Justicia.
- Personal militar de las Fuerzas Armadas.
- Personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
- Personal retribuido por arancel.
- Personal del CNI (Centro Nacional de Inteligencia).
- Personal del Banco de España y de los Fondos de Garantías de Depósticos en Entidades

de Crédito.



Aplicación del EBEP con algunas peculiaridades:
En la aplicación del EBEP al personal investigador se podrán dictar normas

singulares para adecuarlo a sus peculiaridades.
Aplicación supletoria:

El EBEP tiene carácter supletorio para todo el personal de las AAPP no incluido

en su ámbito de aplicación.
Personal funcionario de las Entidades Locales:

Como ya apuntamos, el personal funcionario de las Entidades Locales se rige por la

legislación estatal que resulte de aplicación, de la que forma parte el EBEP, pero

además, por la legislación de las CCAA, siempre con respeto a la autonomía local. En

este apartado hemos de incluir los Cuerpos de Policía Local que se rigen también por

el EBEP, y por la legislación de las CCAA, excepto en lo establecido para ellos en la Ley

Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Personal laboral: El personal laboral al servicio de las AAPP se rige, además de por la legislación laboral y por las demás normas convencionalmente aplicables, por los preceptos del EBEP que así se disponga.
Otros colectivos:
El personal funcionario de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos se regirá por sus n

ormas específicas y supletoriamente por lo dispuesto en este Estatuto. Su personal

laboral se regirá por la legislación laboral y demás normas convencionalmente aplicables.
El personal docente, y el personal estatutario de los Servicios de Salud se regirán por la

legislación específica dictada por el Estado y por las CCAA en el ámbito de sus respectivas

competencias, así como por lo previsto en el EBEP, excepto: sobre la carrera profesional

y la promoción interna; evaluación del desempeño; retribuciones complementarias; y

movilidad voluntaria entre AAPP.
Modo de aplicación del EBEP:
El EBEP deberá desarrollarse tanto por las Cortes Generales (Estado), como por las

Asambleas de las CCAA, quienes deberán aprobar, en el ámbito de sus competencias,

las Leyes reguladoras de la Función Pública (de la AGE y de cada CCAA).
Mientras se realiza este desarrollo mantienen su vigencia normativa en cada

Administración Públicas las normas vigentes sobre ordenación, planificación y gestión

de recursos humanos en tanto no se opongan a lo establecido en el Estatuto Básico

(DF 4ª de la Ley 7/2007). Entre ellas destaca la ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas

para la Reforma de la Función Pública, así como al Ley 53/1984, de Incompatibilidades

del Personal al servicio de las AAPP, el RD 33/1986 sobre Régimen Disciplinario, y

algunas disposiciones de la Ley de Funcionarios Civiles del Estado de 1964 (por

ejemplo, en relación a las vacaciones -un mes natural o 22 días hábiles anuales-

y a los permisos por matrimonio - 15 días-).
Con todo, nos encontramos ante el siguiente panorama en el seno de la AGE:
? Preceptos del EBEP que son directamente aplicables.
? Preceptos del EBEP que producirán efectos a partir de la entrada en vigor de la Ley de

la Función Pública (serán los Capítulos II y III del EBEP).
? Artículos de la normativa de función pública que continúan vigentes hasta que se

apruebe la Ley de la Función Pública, en tanto no se opongan a lo establecido en el EBEP.



2. Clases de personal: Son empleados públicos quienes desempeñen funciones

retribuidas en las Administraciones Públicas al servicio de los intereses generales.
Los empleados públicos se clasifican en:
? funcionarios de carrera,
? funcionarios interinos,
? personal laboral ya sea fijo, por tiempo indefinido o temporal
? personal eventual.
Personal directivo.

2.1. Funcionarios de carrera:
Son funcionarios de carrera quienes, en virtud de nombramiento legal, estén vinculados

a una AAPP por una relación estatutaria regulada por el Derecho Administrativo para

el desempeño de servicios profesionales retribuidos de carácter permanente. Las notas

que podríamos extraer de dicha definición son: permanencia (excluyendo por tanto,

a toda persona que ocasionalmente preste sus servicios a la Administración);

profesionalidad; retribución (con cargo a los Presupuestos de las diferentes AAPP);

y sometimiento al Derecho Administrativo (el funcionario ejercitará sus derechos

por la vía contencioso-administrativa, y no por la vía laboral o social).
En todo caso, el ejercicio de las funciones que impliquen la participación directa o

 indirecta en el ejercicio de las potestades públicas o en la salvaguardia de los intereses

generales del Estado y de las AAPP corresponden exclusivamente a los funcionarios

públicos, en los términos que en la ley de desarrollo de cada AAPP se establezcan

(art.9.2 del EBEP). OJO, si bien y como regla general, los nacionales de los Estados

miembros de la UE podrán acceder, como personal funcionario, en igualdad de
condiciones que los españoles a los empleos públicos, no será así en los supuestos en

los que se trate de empleos que impliquen directa o indirectamente una participación

en el ejercicio del poder público o en las funciones que tienen por objeto la salvaguarda

de los intereses del Estado o de las Administraciones Públicas (estas reglas serán

igualmente aplicables a las personas incluidas en el ámbito de aplicación de los

Tratados Internacionales celebrados por la UE y ratificados por España en los que

sea de aplicación la libre circulación de trabajadores; por supuesto, los extranjeros

antes referidos, así como los que tengan residencia legal en España podrán

acceder a las AAPP como personal laboral en igualdad de condiciones que los

españoles). Únicamente por una norma con rango legal (reserva de ley), bien

estatal o autonómica, podrá eximirse del requisito de la nacionalidad por razones

de interés general para el acceso a la condición de personal funcionario (art. 57 del EBEP).
Clasificación en función de la titularidad exigida:
La Ley 7/2007, de 12 de abril, del EBEP, clasifica los cuerpos y escalas de funcionarios,

de acuerdo con la titulación exigida para el acceso a los mismos en los siguientes grupos:
- Grupo A: dividido en dos subgrupos A1 y A2. Para el acceso a los cuerpos o escalas

de este grupo se exigirá estar en posesión del título universitario de Grado. En aquellos

supuestos en los que la ley exija otro título universitario será éste el que se tenga en

cuenta. La clasificación de los cuerpos y escalas en cada subgrupo estarán en función

del nivel de responsabilidad de las funciones a desempeñar y de las características de las

pruebas de acceso.


 



- Grupo B: título de Técnico Superior.

- Grupo C: dividido en dos subgrupos C1 y C2, según sea la titulación exigida: C1:

título de bachiller o técnico, y C2: título de graduado en educación secundaria

obligatoria.
La Disposición Transitoria Tercera del Estatuto establece que hasta que no se

generalice la implantación de los nuevos títulos universitarios, para el acceso

a la función pública, seguirán siendo válidos los títulos universitarios oficiales

vigentes a la entrada en vigor de este Estatuto. Transitoriamente, los Grupos

de clasificación existentes a la entrada en vigor del presente Estatuto se integrarán

 en los Grupos de clasificación profesional de funcionarios previstos de acuerdo

con las siguientes equivalencias:
- Grupo A: Subgrupo A1
- Grupo B: Subgrupo A2
- Grupo C: Subgrupo C1
- Grupo D: Subgrupo C2
- Grupo E: Agrupaciones Profesionales a que hace referencia la disposición

adicional séptima. Los funcionarios del Subgrupo C1 que reúnan la titulación exigida

podrán promocionar al Grupo A sin necesidad de pasar por el nuevo Grupo B.

Clasificación en relación con las funciones desarrolladas: Cuerpos Generales y
Cuerpos Especiales:
- Cuerpos Generales:
A los funcionarios de los Cuerpos Generales les corresponde el desempeño de las funciones

comunes al ejercicio de la actividad administrativa (realizan tareas fundamentalmente

 burocráticas). Son cuerpos generales de la Administración del Estado:
? Cuerpos Superior de Administradores Civiles del Estado. Realizan las funciones de

gestión, estudio y propuesta de carácter administrativo de nivel superior. Pertenecen

al Subgrupo A1.

? Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado. Colaboran inmediatamente

con los anteriores y se incluyen en el Subgrupo A2.

? Cuerpo General Administrativo de la Administración del Estado. Desempeñarán

tareas administrativas de trámite o colaboración no asignadas a los cuerpos anteriores.

Se integran en el Subgrupo C1.

? Cuerpo General Auxiliar de la Administración del Estado. Se dedicarán a los trabajos

de taquigrafía, mecanografía, despacho de correspondencia, cálculo sencillo, manejo

de máquinas y otros similares. Se integran en el Subgrupo C2.

? Cuerpo General Subalterno de la Administración del Estado. Se ocupan de tareas de

vigilancia, custodia, porteo o análogas. Se integran en agrupaciones profesionales.

- Cuerpos especiales:
A los funcionarios de los Cuerpos Especiales les corresponde el desempeño de

actividades que constituyen el objeto de una peculiar carrera, profesión, arte u oficio.

Dependencia de estos Cuerpos, Escalas, categorías y clases:
Todo el personal al servicio de la Administración del Estado, sus Cuerpos, Escalas,

Categorías y Clases tendrá dependencia orgánica del Ministerio de
Administraciones Públicas, sin perjuicio de la que funcionalmente tenga con cada

Departamento.


 



2.2. Funcionarios interinos:

Son funcionarios interinos los que, por razones expresamente justificadas de necesidad y

urgencia, son nombrados como tales para el desempeño de funcionares propias de

funcionarios de carrera, cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias: 

-

 Existencia de plazas vacantes cuando no sea posible su cobertura por funcionarios

de carrera.
- La sustitución transitoria de los titulares.
- La ejecución de programas de carácter temporal.
- El exceso o acumulación de tareas por plazo máximo de seis meses, dentro de un

periodo de doce meses.
La principal distinción entre los funcionarios de carrera y los funcionarios interinos, cuya

relación también es de carácter estatutario y no bilateral, no es otro que el de la estabilidad

o permanencia en la Administración que es un derecho que se reconoce de forma

exclusiva a los funcionarios de carrera.
? Selección de funcionarios interinos: nombramiento y cese:

La selección de funcionarios interinos habrá de realizarse mediante procedimientos

ágiles que respetarán en todo caso los principios de igualdad, mérito, capacidad y

publicidad. El nombramiento de los funcionarios interinos se efectuará por el Subsecretario

del Departamento al que figuren adscritos los correspondientes Cuerpos o Escalas, o por

el Director General de la Función Pública, cuando se trate de Cuerpos o Escalas

dependientes de la Secretaría General para la Administración Pública.
El cese de los funcionarios interinos se producirá, además de por las causas que determinan

la pérdida de la condición de funcionario, cuando finalice la causa que dio lugar a su

nombramiento. En el supuesto de cobertura de plazas vacantes, éstas deberán incluirse

en la oferta de empleo correspondiente al ejercicio en que se produce su nombramiento

y, si no fuera posible, en la siguiente, salvo que se decida su amortización.
No se procederá a la contratación de nuevo personal temporal, ni al nombramiento de

funcionarios interinos, salvo casos excepcionales y para cubrir necesidades urgentes e

inaplazables, con autorización conjunta del Ministerio de Administraciones Públicas 17

Requisitos exigidos
Los funcionarios interinos deberán reunir, en todo caso, los requisitos generales de titulación

y las demás condiciones exigidas para participar en las pruebas de acceso a los

correspondientes Cuerpo Escalas como funcionarios de carrera.
Retribuciones
Los funcionarios interinos percibirán la totalidad de las retribuciones básicas y

complementarias, salvo aquellas que son exclusivas de los funcionarios de carrera,

 incluido el complemento de productividad. Se les reconocerán los trienios

correspondientes a los servicios prestados antes de la entrada en vigor del Estatuto

Básico del Empleado Público, que tendrá efectos retributivos únicamente a partir

de la entrada en vigor del mismo


 


 




Régimen jurídico aplicable
A los funcionarios interinos les será aplicable, en cuanto sea adecuado a la naturaleza

de su condición, el régimen general de los funcionarios de carrera.
Se integran en el campo de aplicación del Régimen General de la Seguridad Social y

tienen derecho a prestación por desempleo.

2.3. Personal eventual

Es personal eventual el que, en virtud de nombramiento y con carácter no permanente,

sólo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento

especial, siendo retribuido con cargo a los créditos presupuestarios consignados para

este fin.
Nombramiento y cese.

Las leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto determinarán

 los órganos de gobierno de las Administraciones Públicas que podrán disponer de

este tipo de personal. El número máximo se establecerá por los respectivos órganos

de gobierno. Este número y las condiciones retributivas serán públicos.
En la Administración del Estado, actualmente, corresponde al Gobierno determinar el

número de puestos reservados al personal eventual, mientas que su nombramiento

y cese, que serán libres, corresponde exclusivamente a los Ministros y Secretarios de

Estado El cese tendrá lugar, en todo caso, cuando se produzca el de la autoridad

a la que se preste la función de confianza o asesoramiento.

Régimen jurídico
Al personal eventual le será aplicable, en lo que sea adecuado a la naturaleza de su

condición, el régimen general de los funcionarios de carrera.
La condición de personal eventual no podrá constituir mérito para el acceso a la

Función Pública o para la promoción interna.
Retribuciones
Cuando el puesto de eventual sea cubierto por un funcionario de carrera, éste

percibirá las retribuciones básicas correspondientes al Grupo o Subgrupo de

clasificación en el que se integran, incluidos los trienios y las retribuciones

complementarias del puesto de trabajo desempeñado como personal eventual.
Por el contrario, cuando el puesto de eventual sea desempeñado por personal que

no ostente la condición de funcionario se genera derecho a la percepción de

sueldo y pagas extraordinarias del Grupo o Subgrupo en el que el Ministerio de

Administraciones Públicas asimile el puesto y las retribuciones complementarias del

puesto de trabajo desempeñado como eventual.

2.4. Personal laboral
Es personal laboral el que en virtud de contrato de trabajo formalizado por escrito,

en cualquiera de las modalidades de contratación de personal previstas en la legislación

laboral, presta servicios retribuidos por las Administraciones Públicas. En función de la

duración del contrato éste podrá ser fijo, por tiempo indefinido o temporal.
Puestos que podrá desempeñar el personal laboral
Las Leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto establecerán

 los criterios para la determinación de los puestos de trabajo que pueden ser

desempeñados por personal laboral.
En tanto no se aprueben las Leyes a que se hace referencia en el párrafo anterior, el

personal laboral podrá desempeñar los siguientes puestos de trabajo:


 



- Los puestos de naturaleza no permanente y aquellos cuyas actividades

se dirijan a satisfacer necesidades de carácter periódico y discontinuo.
- Los puestos cuyas actividades sean propias de oficios, así como los de vigilancia,

custodia, porteo y otras análogas.
- Los puestos correspondientes a áreas de actividades que requieran conocimientos

técnicos especializados cuando no existan Cuerpos o Escalas de funcionarios cuyos

miembros tengan la preparación específica necesaria para su desempeño.
- Los puestos de carácter instrumental correspondientes a las tareas de mantenimiento

y conservación de edificios, equipos e instalaciones, y artes gráficas, encuestas,
protección civil y comunicación social, así como los de los puestos de las áreas de

expresión artística y los vinculados directamente a su desarrollo, servicios sociales y

protección de menores.
- Los puestos de trabajo en el extranjero con funciones administrativas de trámite y

colaboración y auxiliares que comporten manejo de máquinas, archivo y similares.
- Los puestos con funciones auxiliares de carácter instrumental y apoyo administrativo.
- Asimismo, los organismos públicos de investigación podrán contratar personal laboral.
Otras consideraciones en relación con el personal laboral.
La Administración no podrá convertir en fija o indefinida una relación de carácter

temporal. La contratación de personal laboral al margen de las normas establecidas

dará lugar a responsabilidad personal de la autoridad o del funcionario que la hubiera

autorizado. El personal laboral fijo, que a la entrada en vigor de la Ley 23/1988, de

28 de junio, se halle prestando servicios en la Administración del Estado y sus

Organismos Autónomos, así como en las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de

la Seguridad Social, en puestos reservados a funcionarios, podrán participar en las

pruebas selectivas de acceso a Cuerpos y Escalas a los que figuren adscritos los

correspondientes puestos, siempre que posean la titulación necesaria y reúnan los

restantes requisitos exigidos. El proceso de funcionamiento se llevará a cabo a través

del sistema de concurso-oposición.
2.5. Personal directivo. Personal directivo profesional
El Gobierno y los Órganos de Gobierno de las Comunidades Autónomas podrán establecer,

en desarrollo de este Estatuto, el régimen jurídico específico del personal directivo así como

 los criterios para determinar su condición, de acuerdo, entre otros, con los siguientes

principios: o es personal directivo el que desarrolla funciones directivas profesionales en

las Administraciones Públicas, definidas como tales en las normas específicas de cada

Administración; o su designación atenderá a principios de mérito y capacidad y a criterios

de idoneidad, y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad

y concurrencia; o el personal directivo estará sujeto a evaluación con arreglo a los criterios

de eficacia y eficiencia, responsabilidad por su gestión y control de resultados en relación

con los objetivos que les hayan sido fijados; o la determinación de las condiciones de

empleo del personal directivo no tendrá la consideración de materia objeto de negociación

colectiva a los efectos de esta Ley. Cuando el personal directivo reúna la condición de

personal laboral estará sometido a la relación laboral de carácter especial de alta dirección.



3. Acceso al empleo público funcionarial y adquisición de la relación de servicio.
A la hora de afrontar el legislador estatal la nueva reforma sobre la función pública

 y que se traduciría en el nuevo EBEP de 2007, no podían faltar entre sus disposiciones las 20

pautas y reglas esenciales de juego en el sector, tales

como las que irían desde la adquisición hasta la pérdida

de la relación de servicio. En esta línea, es en el Título IV

del Estatuto Básico donde se consagran los principios

jurídicos que han de inspirar los procedimientos selectivos,

los requisitos que han de cumplirse para ser seleccionado y

los procedimientos de selección y la adquisición de la relación

de servicio. En cuanto a los primeros, los principios jurídicos que han de inspirar los

procedimientos selectivos, estos se forjan sobre principios constitucionales comunes en la

actuación pública: desde el principio de igualdad de acceso al empleo público, o los

principios de mérito y capacidad del artículo 103.3 de la CE.
3.1. En general, desde el Estatuto Básico del Empleado Público se han consagrado finalmente

los siguientes principios:
? Publicidad, entendiendo por tal la difusión efectiva de las

convocatorias en unas condiciones que permitan su

conocimiento por la totalidad de los candidatos potenciales.

Y no sólo de las convocatorias, sino también de sus bases.
? Libre concurrencia e igualdad, de acuerdo con los requisitos

generales de acceso al empleo público y con los requerimientos

 propios del perfil que corresponde al contenido funcional

del puesto o grupo profesional correspondiente.
? Mérito y capacidad, que supone la elección del mejor o los

mejores candidatos.
? Transparencia en la gestión del proceso y en el funcionamiento

de los órganos de selección, sin perjuicio del carácter

reservado de sus deliberaciones.




de los órganos de selección, sin perjuicio del carácter reservado de sus deliberaciones.
Especialización y profesionalidad de las personas encargadas de resolver los

procedimientos de acceso.Garantía de la independencia del órgano de selección

y de la imparcialidad de cada uno de sus miembros individualmente considerados.
Fiabilidad y validez de los instrumentos utilizados para verificar la capacidad de los

aspirantes, teniendo en cuenta su adecuación para evaluar las competencias que forman

parte del perfil de idoneidad previamente definido.
Eficacia de los procesos de selección para garantizar la adecuación de los candidatos

seleccionados al perfil correspondiente (adecuación entre el contenido de los procesos

selectivos y las funciones o tareas a desarrollar).
Eficiencia y agilidad de los procesos de selección, sin perjuicio del respeto de todas y

cada una de las garantías que deben caracterizar el proceso.

3.2. En cuanto a los requisitos para participar en los procesos selectivosserá

necesario reunir los siguientes requisitos:

- Tener la nacionalidad española, sin perjuicio de las excepciones que el propio EBEP

consagra en el artículo 57, y a las que ya hemos hecho mención en líneas anteriores

(sobre todo excepciones diseñadas pensando en el acceso de los ciudadanos

comunitarios a los empleos dependientes del Estado español).

- Capacidad funcional para el desempeño de las tareas. Un requisito que podrá tener

modulaciones. En este punto, no podíamos olvidarnos de un importante colectivo, aquellas

personas que sufran de alguna discapacidad, quienes tendrán igualmente derecho a

integrarse en la función pública. De hecho, en el EBEP se reserva un cupo no inferior al

cinco por cierto de las vacantes recogidas en las ofertas de empleo público.

- Tener cumplidos los 16 años y no exceder, en su caso, de la edad máxima de jubilación

forzosa. Solo por ley podrá establecerse una edad máxima distinta.

- No haber sido separado mediante expediente disciplinario del servicio de cualquiera de las

AAPP o de los órganos constitucionales o estatutarios de las CCAA, ni hallarse en inhabilitación

absoluta o especial para empleos o cargos públicos, declarada por resolución judicial.

- Los interesados deben poseer la titulación académica que en cada caso se requiera, en

virtud de los grupos de titulación generales y del perfil de las funciones a desempeñar.

- Se podrá exigir el conocimiento de las lenguas cooficiales en las Comunidades Autónomas

o territorios que las tengan, de acuerdo con la legislación lingüística aplicable en cada caso,

así como, por razón de las funciones a desempeñar, el conocimiento de idiomas extranjeros.

- Podrán exigirse el cumplimiento de otros requisitos específicos, siempre y cuando guarden

relación objetiva y proporcionada con las funciones asumidas y las tareas a desempeñar.



4. Pérdida de la relación de servicio.
La condición de funcionario se extingue, aparte de por fallecimiento, cuando se

den algunos de los siguientes hechos o situaciones jurídicas: renuncia del funcionario;

pérdida de nacionalidad; jubilación; sanción disciplinaria de separación del servicio

que tuviere carácter firme; pena principal o accesoria de inhabilitación absoluta o

especial para cargo público que tuviere carácter firme.
? Renuncia voluntaria: habrá de ser manifestada por escrito y deberá ser aceptada por la

AAPP. No podrá ser aceptada cuando el funcionario esté sujeto a expediente disciplinario

o el funcionario haya sido procesado. Se equipara a esta situación quien estando en

excedencia voluntaria y transcurridos los diez años máximos, no solicite su reingreso.

La renuncia no inhabilita para un ingreso posterior en la función pública.

? Pérdida de nacionalidad española o de cualquier otro Estado miembro de la Unión

 europea, o de Estados con los que España haya convenido la libre circulación de

trabajadores, salvo que de forma simultánea adquiera la nacionalidad de alguno de

dichos Estados.

? Sanción disciplinaria de separación del servicio y pena principal o accesoria de

inhabilitación absoluta o especial para cargo público, que tendrá carácter definitivo,

salvo posible rehabilitación.

? Jubilación: ésta comporta el cese de la prestación laboral del funcionario. Existen distintas

modalidades: la jubilación forzosa por edad, que es declarada de oficio al cumplirse los 65

años (no obstante podrá prolongarse la actividad, si así se permite por las leyes de

desarrollo, hasta los 70 máximo); la jubilación por incapacidad permanente, que procede

cuando se padece incapacidad física o debilitamiento de las facultades del funcionario

que incide sobre el ejercicio de sus funciones; la jubilación voluntaria cabve solicitarla

cuando se cumplen los 60 años de edad o haber completado 30 años de servicio; y

la jubilación parcial, hasta ahora reservada a los trabajadores por cuenta ajena, y ahora

ya posible para funcionarios, que procederá a la solicitud del interesado, siempre que

reúna los requisitos y condiciones establecidos en el Régimen de la Seguridad Social

que le sea aplicable (artículo 67.4 del EBEP).

5. Situaciones administrativas: servicio activo, servicios especiales, servicios en otras

Administraciones públicas, excedencias y suspensión de funciones.
A lo largo de su carrera, los funcionarios pueden encontrarse en situaciones estatutarias

diferentes a la de servicio activo (referencia de las demás), en realidad son alteraciones o

modificaciones excepcionales a la situación originaria y general (servicio activo):
5.1. Servicio activo:
Es la situación normal del funcionario; goza plenamente de las prerrogativas y derechos

 propios del estatus como funcionario, quedando igualmente sujeto a las obligaciones

y responsabilidades inherentes (art. 86 del EBEP). Se regirán por las normas del EBEP, así

como por las demás normas de la función pública de la AAPP en la que presten servicios.



5.2. Servicios especiales:
Se encuentran en esta situación aquellos funcionarios de carrera en los que de

cita alguno de los motivos tasados en el Estatuto Básico (art. 87 de la Ley 7/2007),

sin perjuicio de que las leyes de la función pública consagren otros supuestos,

igualmente válidos, de acuerdo a la cláusula abierta que consigna el legislador estatal

en el artículo 87.4 del EBEP (La declaración de esta situación procederá en todo caso,

en los supuestos que se determinen en el presente Estatuto y en las leyes de la Función

Pública que se dicten en desarrollo del mismo).
Son servicios especiales los siguientes supuestos:
? Desempeño de cargos políticos (miembros del Gobierno, Diputado, Senador, cargo

electivo local, etc.);
? Prestación de servicios en organismo Internacionales;
? Desempeño de cargos alservicio de los Órganos Constitucionales (adscritos): TC, Defensor

del Pueblo, Tribunal de Cuentas, etc.
? Formen parte del Consejo General del Poder Judicial o de los Consejos de Justicia de

las CCAA.
? Cuando sean activados como reservistas voluntarios para prestar servicios en las

Fuerzas Armadas

Los funcionarios que se encuentren en situación de servicio especial serán retribuidos

por el puesto o cargo efectivo desempeñado, aunque sin perjuicio de la percepción de

los trienios que pudieran corresponderles como funcionarios y que tengan reconocidos

en cada momento (art. 87.2 del EBEP). El tiempo que permanezcan en esta situación se les

computará a efectos de ascensos, reconocimiento de trienios, promoción interna, y

derechos en el régimen de la Seguridad Social. OJO, los funcionarios que ingresen al servicio

de las Instituciones Comunitarias u Organismos similares, y ejerciten el derecho de transferencia

establecido en el estatuto de los Funcionarios de las Comunidades Europeas tendrán un

régimen propio y diferente. Cuando termine la causa que motivó esa situación o servicio

especial, el funcionario tendrá derecho, al menos, a reingresar al servicio activo en la misma

localidad, en las condiciones y con las retribuciones correspondientes a la categoría, nivel

o escalón de la carrera consolidadas. Importante, el EBEP ya no contempla con carácter

general la reserva del puesto de trabajo que esas personas venían ocupando, una reserva

que sí podrá contemplarse en las leyes de desarrollo (leyes de la función pública).
5.3. Servicios en otras AAPP:
Como consecuencia de los procesos de transferencia o de provisión de puestos de trabajo

los funcionarios pueden obtener destinos en Administraciones diferentes. Cuando se

produce este hecho, serán declarados por la organización en la que estaban

desempeñando su labor, en situación de servicio en otras Administraciones Públicas.
En el caso de los funcionarios que se encuentren en situación de servicio en otra AAPP

por haber obtenido un puesto de trabajo por provisión de puestos, su relación jurídica

con la Administración se rige ahora por la legislación de la Administración de destino,



aunque conservan su condición de funcionario de la Administración de origen

(ej. Un funcionario de la AGE que pasa a desempeñar un puesto en una

Administración autonómica, pero como resultado de una convocatoria previa

para la provisión de determinados puestos de trabajo en la Administración receptora,

esto es, en la CCAA, ese individuo seguirá siendo funcionario del Estado -de la AGE-).

Mantendrá su derecho a participar en las convocatorias para la provisión de puestos

de trabajo que se efectúen por la Administración de origen, así como en los procesos

de promoción interna que ésta convoque. Además, si en algún momento reingresaran

en la Administración de origen, el tiempo de servicio en la Administración de destino

se les computará como de servicio activo en su cuerpo o escala de origen,

computando por tanto a efectos administrativos (trienios, ascensos, seguridad social,

grado personal, etc.). La segunda de las posibilidades que se contemplan (art. 88 del EBEP)

es que el funcionario sea transferido a una CCAA distinta; se trata de funcionarios que

no han obtenido un puesto de trabajo en otra Administración voluntariamente, esto es,

participando en las convocatorias de provisión de puestos de ésta. Como consecuencia

de la transferencia de determinadas competencias a una CCAA, los funcionarios que

ocupaban puestos en las unidades encargadas de ellas son transferidos junto con las

competencias y los medios materiales para desarrollarlas (el funcionario no se mueve

de su sitio, sino que lo que cambia es la empresa para la que trabaja). Estos funcionarios

se integran plenamente en la organización de la Función Pública de las mismas, siendo

declarados en situación de servicio activo en ella. En la integración se les respetará el

Grupo o Subgrupo del cuerpo o escala de procedencia; también se respetarán los derechos

económicos inherentes a la posición en la carrera que tuviesen reconocido; mantienen

todos sus derechos en la Administración Pública de origen como si se hallaran en servicio

activo; igualdad entre todos los funcionarios propios de las Comunidades Autónomas

 con independencia de su Administración de procedencia. En caso de reingreso a la

Administración de origen, se les reconocerán los progresos alcanzados en el sistema de

carrera profesional y sus efectos sobre la retribución, conforme al procedimiento previsto

en los Convenios de Conferencia Sectorial y demás instrumentos de colaboración que

establecen medidas de movilidad interadministrativa.
5.4. Excedencia:
El EBEP establece cuatro modalidades de excedencia (art. 89)2:
a) Excedencia voluntaria por interés particular.
b) Excedencia voluntaria por agrupación familiar.
c) Excedencia por cuidado de familiares.
d) Excedencia por razón de violencia de género.

a) Excedencia voluntaria por interés particular:
A ella se llegará voluntariamente y por motivos que no hay que justificar de ningún modo,

sean cuales sean. Así, se puede utilizar el tiempo en esta situación para cualquier cosa:

el vínculo con la Administración queda "congelado".
Los requisitos exigibles para poder ser declarado en la situación de excedencia

voluntaria por interés particular son:


 



Haber prestado servicios efectivos en cualquiera de las Administraciones Públicas

durante un período mínimo de cinco años inmediatamente anteriores a la

solicitud. Las Leyes de Función Pública que desarrollen el EBEP podrán establecer

una duración menor.
? No estar sometido a la instrucción de expediente disciplinario.
Existen dos vías de acceso a la excedencia voluntaria por interés particular:
? Se puede llegar voluntariamente, a petición del interesado. La solicitud puede ser

denegada, y tanto la denegación como la concesión deben ser motivadas en función

de las necesidades del servicio.
? También de oficio, cuando finalizada la causa que determinó el pase a una situación

distinta a la de servicio activo, se incumpla la obligación de solicitar el reingreso al

servicio activo en el plazo en que se determine reglamentariamente.

En cuanto a los derechos, nos encontramos en una situación en la que no se genera

ningún tipo de derecho, ni económico ni administrativo. En la situación de excedencia

voluntaria por interés particular se deberá permanecer el período mínimo que se

establezca en las Leyes de desarrollo del EBEP. Actualmente, la legislación vigente

establece que el período mínimo será de 2 años.
b) Excedencia voluntaria por agrupación familiar:

El objeto de esta excedencia es evitar la separación familiar geográfica motivada

por el hecho de que cada cónyuge preste servicios en localidades diferentes y la

distancia sea tal que les impide convivir diariamente en un único hogar. El único

requisito que se establece es que el cónyuge resida en otra localidad por haber

obtenido y estar desempeñando un puesto de trabajo de carácter definitivo como

funcionario de carrera o como laboral fijo en cualquier Administración, incluyendo

 la Unión Europea y Organizaciones internacionales. Para solicitar la declaración

de esta situación no se exige periodo de servicios previos. Ahora bien, como

ocurre en el supuesto de la excedencia voluntaria por interés particular, no

devengarán retribuciones y no será computable el tiempo que permanezcan

en tal situación a ningún efecto.

El EBEP no establece un periodo máximo de permanencia en esta situación, dejando

que lo hagan las leyes de función pública que lo desarrollen. No obstante, es de

aplicación el artículo 17 del Real Decreto 365/1995, en el que se establece una duración

mínima de dos años y máxima de quince. Antes de finalizar el período de quince

años de duración de esta situación deberá solicitarse el reingreso al servicio activo,

declarándose, de no hacerlo, de oficio la situación de excedencia voluntaria por

interés particular.
c) Excedencia por cuidado de familiares:

El objeto de esta excedencia es disponer de una excedencia bien para atender al

cuidado de un familiar hasta segundo grado que no pueda valerse por sí mismo,

bien para atender al cuidado de un hijo, tanto si lo es por naturaleza como por

adopción o acogimiento o adopción.


 


 



Cuidado de los hijos: para acceder a la situación de excedencia por cuidado

de hijo se ha de estar en una de las siguientes circunstancias:
? En caso de nacimiento, que el hijo no supere los 3 años de edad.
? En caso de adopción o acogimiento, que no hayan transcurrido más de 3 años

desde la resolución judicial o administrativa.

Cuidado de otro familiar: para poder ser declarado en situación de excedencia por

cuidado de un familiar se han de cumplir conjuntamente estos tres requisitos:

? Que se trate de un familiar hasta 2º grado de parentesco (cónyuge, padres, hijos,

abuelos, nietos y hermanos).
? Que esté a cargo del funcionario o funcionaria por no poder valerse por sí mismo

debido a razones de edad, enfermedad, accidente o discapacidad.
? Que no desempeñe actividad retribuida.
En ninguno de los dos casos, el período de excedencia no podrá superar los tres años y

será único por cada sujeto causante. Si un nuevo sujeto causante diera origen a una nueva

excedencia, el inicio del período de la misma pondrá fin al que se viniera disfrutando. Si no

se solicitara el reingreso al transcurrir los tres años que se fijan como máximos, se declarará

al funcionario en situación de excedencia voluntaria por interés particular. En el caso de

que dos funcionarios generasen el derecho a disfrutarla por el mismo sujeto causante,

la Administración podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas relacionadas

con el funcionamiento de los servicios. En ninguno de los dos casos se devengan retribuciones.
Los funcionarios y funcionarias en situación de excedencia por cuidado de familiares tienen

los siguientes derechos:
? El tiempo de permanencia en esta situación será computable a efectos de trienios,

carrera, ascensos y derechos en el régimen de Seguridad Social que sea de aplicación.
? El tiempo de permanencia en esta situación computa a efectos de solicitud de la

excedencia voluntaria por interés particular (recuerda que hay que acreditar un mínimo

de cinco años de servicios efectivos inmediatamente anteriores a la solicitud).
? El puesto de trabajo desempeñado se reservará, al menos, durante los dos primeros

años de excedencia. A partir de los dos años, se reservará un puesto en la misma localidad

y de igual retribución.
? Los funcionarios en esta situación podrán participar en los cursos de formación que

convoque la Administración.
d) Excedencia por razón de violencia de género:
Esta situación nace como una medida más en la línea de proteger a las mujeres

víctimas de violencia de género, con el fin de hacer efectiva su protección o su

derecho a la asistencia social integral. De hecho, para acceder a ella ni se exige

haber prestado un tiempo mínimo de servicios previos, ni se establece un límite

de permanencia en ella.
En cuanto a los derechos de las funcionarias en esta situación, son los siguientes:


 

 

d) Excedencia por razón de violencia de género:
Esta situación nace como una medida más en la línea de proteger a las mujeres

víctimas de violencia de género, con el fin de hacer efectiva su protección o su

derecho a la asistencia social integral. De hecho, para acceder a ella ni se exige

haber prestado un tiempo mínimo de servicios previos, ni se establece un límite

de permanencia en ella.
En cuanto a los derechos de las funcionarias en esta situación, son los siguientes:
? Los dos primeros meses se perciben íntegras las retribuciones, incluida la prestación

por hijo a cargo si procede.
? Se reserva el puesto de trabajo durante los seis primeros meses.
? También los seis primeros meses computan a efectos de antigüedad, carrera y

derechos del régimen de Seguridad Social aplicable.

El periodo de reserva de puesto y cómputo a distintos efectos se podrá prorrogar por

periodos de tres meses, hasta 18 meses, si así lo exigen las actuaciones judiciales. Estos

18 meses, sumados a los 6 meses iniciales, dan un total de 24 meses de duración del

derecho a la reserva del puesto de trabajo y cómputo a distintos efectos administrativos.
7. Régimen disciplinario.
El régimen disciplinario del EBEP vincula a todos los empleados públicos sean

funcionarios o personal laboral (respecto a estos últimos, además, lo que no esté

regulado en el Estatuto Básico se regirá por lo establecido en la normativa laboral)

 (art. 93 del EBEP).
Las Administraciones Públicas corregirán disciplinariamente las infracciones del

personal a su servicio cometidas en el ejercicio de sus funciones y cargos, sin

perjuicio de la responsabilidad patrimonial o penal que pudiera derivarse de tales

infracciones. Cuando de la instrucción de un procedimiento disciplinario resulte

la existencia de indicios fundados de criminalidad se suspenderá su tramitación

poniéndolo en conocimiento del Ministerio Fiscal (art. 94.3 EBEP).Como es habitual,

 los hechos declarados probados por resoluciones judiciales firmes vincularán a

la AAPP. La potestad disciplinaria se ejercerá de acuerdo con los siguientes principios:
? legalidad y tipicidad de faltas y sanciones,
? irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables y retroactividad

de las favorables al presunto infractor,
? proporcionalidad,
? culpabilidad
? y presunción de inocencia.
En el art. 96 del EBEP se relacionan las sanciones de una forma asistemática

mezclando aquellas sanciones que corresponderían a las faltas muy graves, con

otras que podrían imponerse en casos distintos. Entre las primeras destacaría la

separación del servicio de los funcionarios (o revocación en el caso de tratarse

de funcionarios interinos) y el despido disciplinario del personal laboral (que

comportará la inhabilitación para ser titular de un nuevo contrato de trabajo

con funciones similares a las que se desempeñaban;


 

Entradas relacionadas: