El franquismo: una larga posguerra (1939-1959)

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,19 KB

 
3.- SOCIEDAD Y ECONOMÍA EN EL PRIMER FRANQUISMO 3.1.- EL MODELO ECONÓMICO DE LA POSGUERRA: LA AUTARQUÍA Inicialmente se impulsó una política económica autárqica cuyo objetivo era Alcanzar la autosuficiencia. Teniendo como referencia el fascismo italiano, el régimen la Impuso argumentando los desequilibrios producidos por la guerra civil. A partir de 1945 Será el boicot exterior el argumento esgrimido. Pero sobre todo es una política que Favorece el control de la economía por el aparato gubernamental. Durante toda la década de los cuarenta se estuvo por debajo de los índices de Renta y producción anteriores a la guerra y no se llegaron a conseguir los objetivos Establecidos. Aunque la propaganda del régimen expónía como principal objetivo evitar El hambre, hubo verdaderos problemas de abastecimiento, surgiendo en 1939 las Cartillas de racionamiento y desarrollándose el mercado negro o estraperlo. La economía se subordinó a la política antiliberal y anticomunista, ensalzando Los valores rurales y la agricultura frente a los urbanos y la industria. Se inicia, así, un proceso de ruralización que parte de la devolución de las tierras anteriormente Expropiadas y trata de recuperar los índices de producción; con este fin se crea el Instituto Nacional de Colonización que pretende, con resultados muy limitados, Aumentar regadíos y asentar a nuevos colonos. A nivel industrial se impulsó una legislación proteccionista que culminó en 1941 Con la creación del Instituto Nacional de Industria (I.N.I.) para fomentar la industrialización. Sus principales problemas fueron el desabastecimiento de materias primas Y de equipamiento y la elevada intervención estatal que frenó la inversión privada así Como las relaciones comerciales con el exterior. Las exportaciones, que generaban las únicas divisas importantes del régimen, se Limitaron a productos agrarios y otros más coyunturales (wolframio durante el conflicto Mundial). La Guerra Mundial primero y el aislamiento posterior redujeron mucho el Comercio exterior. 3.2.- EL ABANDONO DE LA AUTARQUÍA: EL PROCESO LIBERALIZADOR En la década de los cincuenta asistimos al agotamiento de la política autárquica Cuyas principales manifestaciones son un continuado proceso inflacionista, los Problemas en el suministro a las industrias y el incremento de la deuda pública; en 1958 Se llegó a una difícil situación que pudo provocar una suspensión de pagos. Paralelamente se trató de impulsar un proceso de liberalización de la economía Favorecido por las siguientes razones: El cambio de coyuntura internacional: la Guerra Fría había convertido a España En un país aliado de los EE.UU. Por su tradicional anticomunismo. Aunque la Asistencia americana fue poco significativa, permitíó la eliminación del Racionamiento y la desaparición del mercado negro. Los nuevos Gobiernos de 1951 y 1957 también eran proclives a una mayor Liberalización; aunque las reticencias a abandonar la autarquía no fueron pequeñas. El primero de estos gobiernos manifestó unas tímidas intenciones liberalizadoras que Promovieron un primer impulso industrializador: en seis años el peso de la Producción agraria en la Renta Nacional había bajado al 25%. El cambio de los Tecnócratas será mucho más decisivo. España se introdujo en organismos Internacionales, como el FMI y la OECE, desde donde se promovía un cambio que Integrase a la economía española en el capitalismo occidental. En definitiva, la década de los cincuenta supone el comienzo de un despegue Económico, con un fuerte crecimiento anual de la Renta Nacional e importantes cambios En la política económica, debido al nuevo predominio de los intereses de la burguésía Industrial frente a los agrarios. Pero se mantuvieron los problemas en el Abastecimiento o el incremento del déficit exterior y de la inflación que frenaron la Expansión y llevaron a la economía española a un callejón sin salida que impónía un Cambio drástico en las directrices a seguir. 3.3.-. LA SOCIEDAD ESPAÑOLA ENTRE 1939 Y 1959. Desde comienzos del Siglo XX la población española venía experimentando un Doble proceso: crecimiento demográfico continuado y disminución de la población Campesina. Ambos se vieron frenados por la Guerra Civil y los primeros años de la posguerra debido a las numerosas bajas en el conflicto o al hambre, subalimentación o Represión de los años siguientes. Pero avanzando en los cuarenta las tasa de mortalidad Empezó a descender y el crecimiento demográfico se consolidó. La guerra también supuso un freno en el proceso de urbanización, de forma que La población activa dedicada a las actividades agrícolas experimentó un cierto Crecimiento en los primeros años de la posguerra. A partir de ese momento las escasas Posibilidades que ofrecía el campo empezó a generar un importante movimiento Migratorio que irá en aumento hasta la década de los sesenta. Por un lado se dirigíó Hacia las principales ciudades del país, comenzando el vaciado demográfico de extensas Regiones; más de un millón de personas se desplazaron en los cincuenta. En las Principales ciudades el problema de la vivienda adquiríó tintes trágicos: se multiplicó el Chabolismo, los barrios periféricos o las poblaciones próximas crecieron de forma Anárquica y sin servicios básicos y se multiplicaron las prácticas de realquiler. Además, Encontrar empleo no era nada fácil. Las situaciones de pobreza se extendieron, los Salarios crecieron por debajo de los precios y el consumo se contrajo. Como resultado, Hubo problemas de nutrición en amplias capas de la sociedad española. También hubo una importante emigración hacia el exterior. En principio el Mayor contingente se dirigíó hacia América Latina. Pero a partir de los cincuenta se Orientó mayormente hacia Europa Occidental en un proceso que culminará en los Sesenta y que se inscribe en un marco más amplio ya que la Europa del Sur suministraba Mano de obra sobrante a la Europa industrial. El régimen de Franco no sólo no controló Esta corriente migratoria sino que la impulsó para aliviar tensiones sociales y por Motivos económicos: en 1956 se creó el Instituto Español de Emigración. La Guerra Civil dejó una España de vencedores y derrotados. Los primeros Gozaron de todo tipo de privilegios. Los derrotados fueron arrinconados socialmente y Silenciados: no importaba el número de encarcelados o ejecutados, alcanzando la depuración A diferentes sectores de la sociedad. La sociedad quedó dirigida por unos principios altamente tradicionalistas. La Iglesia conseguía un notable influjo en la formación debido a la firme implantación del Nacionalcatolicismo. La familia era uno de los pilares básicos de la sociedad. El papel De la mujer quedaba definido en el hogar como esposa y madre y con valores como la Abnegación y el sacrificio. Para la formación ideológica de los jóvenes se creó el Frente De Juventudes donde, en un contexto de disciplina, se exaltaban los valores de la Virilidad. En el mundo laboral todo vestigio de sindicalismo anterior fue suprimido y en su Lugar aparecieron los sindicatos verticales dirigidos por la Falange. 

Entradas relacionadas: