Figuras literarias de la casa de Bernarda Alba

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,03 KB

 

TEMA 5- Realidad y Poesía

Con “La casa de Bernarda Alba” hemos pasado a la poesía de la Realidad .
La suma De ambos términos arroja un producto sumamente lejano al Realismo Del Siglo XIX, dominado por el dogma de la realidad objetiva.
Lorca Gustaba del término “interpretación”, y en esto coincide con Las grandes corrientes estéticas de nuestro tiempo. En este sentido No debe inducir a engaño la advertencia que figura al frente de la Obra sobre su intención de documental fotográfico: significa la Constancia de aquella voluntad de denuncia, de crítica.
Por ello, Aunque Lorca defendiera en ella un fuerte Realismo, la realidad –y Con ella la sociedad de la época- se ofrece transfigurada por el Arte del poeta. La profunda distancia que media entre este Realismo Poético y el Realismo del Siglo XIX, no debe ocultar la deuda que Los dramas lorquianos contraen con algunos grandes maestros Realistas: Chejov, Ibsen...

Son muchas y variadas las Realidades que la obra nos ofrece, a veces de gran riqueza

Costumbrista. Y es que nos Ponemos en contacto con la vida de un pueblo, con sus incidentes y Sus comadreos, con las faenas del campo o las labores domésticas.

Se nos habla de las gallinas, Del caballo en celo que cocea, de los perros que ladran; vemos

Tradiciones peculiares como Las que conciernen al duelo y al luto, a la herencia con sus “particiones”, o al

Noviazgo aldeano con la “petición”, las entrevistas a través de la reja de la ventana, La confección del

Ajuar...; usos y convenciones Sociales propios de una sociedad tradicional que ejerce su fuerza Sobre los

Individuos: las diferencias Sociales, el orgullo de casta (a este respecto recordemos la entrada De

Bernarda, que muestra su Autoridad mandando “¡Silencio!”, o al hacer llorar a la Criada Con reproches de

Falta de limpieza, o Reafirmando su superioridad con la frase “los pobres son como los Animales”), y/o la

Condición de la mujer en la Sociedad española de la época. No en balde son mujeres los Personajes de los

Que se sirve Lorca para Realizar su crítica , y destaca no sólo su indefensión sino También resaltar cómo

Las más jóvenes sufren una Mayor represión: “A tu edad no se habla delante de las personas Mayores”,

Reprende Bernarda a una Muchacha.

Es una atmósfera insoportable Gobernada por las apariencias, la privación de libertad y una

Moral estrecha y estricta. Por Ello en otras ocasiones en el libro se dirá por boca de las hijas de Bernarda:

“Nos pudrimos por el qué Dirán” o “De todo esto tiene la culpa esta crítica que no nos Deja vivir”.

Pero de igual modo que Lorca Va de lo local y lo español a lo universal, lo “realista” queda

Trascendido. Así, el Realismo Es compatible con la desmesura, con la exasperación, desde el

Planteamiento hasta la Intensidad de las pasiones, pasando por la hiperbólica figura de la Misma

Bernarda.

Además, las realidades Aparecerán cargadas de una fuerte carga simbólica

Frente a “la casa”, el mar O el campo serán símbolos de libertad, y el olivar es el

ámbito de los encuentros Eróticos. El agua y la sed son vida y anhelos. Evidente es la Significación del

Vestido verde con que Adela Rompe su luto. Y el caballo garañón que da coces contra la puerta De la

Cuadra simboliza con fuerza Los impulsos vitales reprimidos.

Bernarda, por su parte, es Símbolo sublimado de la sociedad a la que pertenece, y en sus rasgos

De carácter se encarna el Poder de la tradición y la moral conservadora. Su mismo nombre Significa

Etimológicamente “con Fuerza de oso”. Bernarda es inflexible y cruel porque constituye un Símbolo de la autoridad, sobre todo de la sociedad rural que Lorca Pretendía llevar a su teatro. Y su poder está fundamentado en la Arbitrariedad, en una tradición inamovible que elude toda Posibilidad de ser cuestionada por la lógica, lo que le confiere Igualmente ese mismo carácter fatídico de destino, inexorable.


Entradas relacionadas: