Ficha técnica santo entierro Juan de juñí de Valladolid

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 4,61 KB

 

3.- LA ESCULTURA: ALONSO BERRUGUETE y Juan DE JlJNI:


La temática religiosa sigue dominando en el Renacimiento. Se sigue realizando mucha escultura funeraria, además de retablos y sillerías de coro. El material más usado es la madera policromada; en los sepulcros se emplea el mármol. De la estatuaria _ funeraria destaca el sepulcro de los RR. Cc. (Capilla Real, catedral de Granada), obra de Domenico Fancelli, de clara influencia donatelliana, y el sepulcro de Juana y Felipe (misma capilla). De los retablos destacar el de la capilla del Condestable, catedral de Burgos (1528), obra de Diego de Siloé. La escultura religiosa más destacada es la imaginería, esculturas de santos, Vírgenes o Cristos destinadas a retablos o a pasos procesionales, tallados en madera y policromados, que buscan conmover a los fieles y predisponerlos a la oración. La imaginería tendrá su momento de gloria en el Barroco, donde alcanzarán un grado de espiritualidad y expresión nunca antes alcanzado. Los escritores sacros del s. XVI comparan al imaginero con el predicador en su púlpito. Dos grandes maestros educados en Italia van a conducir la escultura española por la senda de la espiritualidad, aunque usando cánones de belleza distintos: ALONSO BERRUGUETE (1489- 1561), es el gran intérprete del "manierismo del alargamiento", heredado de Donatello. Es hijo de Pedro, pintor que había trabajado en Mantua. También él viaja a Italia donde estudia la obra de Masaccio y DonateIlo. Regresa en 1517. Se estilo está dominado por lo dramático; es nervioso, apasionado, muy expresivo y, en ocasiones, incorrecto (fallos en la anatomía y

colocación de las figuras). Es manierista por presentar las imágenes de manera inestable, con un excesivo alargamiento (canon de diez cabezas), en posiciones serpenteantes, muy gesticulantes y los cuerpos desnudos, muy huesudos. En Valladolid monta un taller de escultura que le hará famoso. De la espléndida serie de retablos platerescos destaca el de S. -Benito el- Real (Valladolid, 1523- 26), actualmente desmontado, de doritle. proceden los famosos S. Sebastiánt y él '
Sacriñcio de .Isaac (ambos enelMuseo Nac: de Escultura, Valladolid), obras descarnadas, muy alargadas y dramáticas. Otros retablos son el del Colegio de los Irlandeses (Salamanca, 1529- 31) Y el de Santiago (Valladolid, 1537). El cardenal Tavera le encarga la sillería alta del coro de la catedral de Toledo (1539- 42), junto con Bigarny. Talla 35 sitiales de nogal con personajes del A. T. en el respaldo y remata la silla episcopal con un expresivo grupo de alabastro: la Transfiguración de Cristo (1547). Su última obra es el impresionante sepulcro del cardenal Tavera (iglesia del Hospital de S. Juan Bautista, Toledo, 1554- 61), en mármol, cuyo rostro está copiado de la mascarilla funeraria del difunto. A su muerte, sus discípulos se dispersan por Castilla y Andalucía, destacando uno, Juan de Juní. JUAN DE-JUNI (1507- 77), aglutina en su estilo tres sensibilidades: de la borgoñonaelgusto por los plegados de los paños muy aparatosos, incluso pesados pero muy detallistas; de Italia la influenCía de Miguel Ángel tal como se refleja en las formas potentes y musculosas; por último, de España la fuerte influencia de la religiosidad castellana. Frente al nerviosismo de Berruguete busca la perfección y el detallismo y también presenta influencias manieristas como la excesiva teatralidad y las composiciones forzadas de sus grupos escultóricos. Se establece definitivamente en Valladolid tras haber trabajado en otras ciudades castellanas (Medina de Rioseco, etc.). En 1541, comienza el Entierro de Cristo, destinado a la capilla funeraria del obispo Antonio de Guevara (Museo Nacional de Escultura, Valladolid), obra teatral y dramática, donde aparece la Virgen y otros personajes con el cuerpo de Cristo. Un gesto que introduce al espectador en la escena, aumentando el dramatismo, lo realiza José de Arimatea ofreciendo una espina de la corona al teórico visitante. Por desgracia, sólo se conserva el grupo 'Central. De su obra retablística, destaca el retablo mayor de la iglesia de Santa M" de la Antigua (1545- 1562, cátedral de Valladolid), donde renuncia a la tradición plateresca sustituyendo los balaustres por columnas corintías estriadas.

Entradas relacionadas: