Ficha técnica-capilla sixtina

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 4,07 KB

 
En 1508, Julio II lo llama a Roma para que decore las Estancias Váticanas, cuatro pequeñas salas, dentro del Vaticano, que se conocen en la actualidad como la Cámara de la Signatura, de Heliodoro, del Incendio de Borgo y de Constan tino. Rafael realiza los bocetos de todas pero pinta solamente la de la Signatura. Representá en las cuatro paredes alegorías de la Jurisprudencia, la Poesía, la Teología y la Filosofía. Los dos últimos frescos son los mejores: La Disputa del Sacramentó y sobre todo la célebre Escuela de Atenas, homenaje a la Filosofía clásica: en el Templo de la Ciencia aparecen Aristóteles y Platón, rodeados de otros filósofos griegos junto con humanistas y artistas renacentistas. Se interpreta como la deuda que tiene contraída el Humanismo con la Filosofía y Ciencia clásica. El resto de las estancias fueron pintadas por su taller, al igual que los frescos de las Loggias Vaticanas (1517- 19), en donde recupera los grutescos de tradición romana, que habían aparecido en la "Domus Aurea" de Nerón recién excavada. Los grutescos son pinturas y estucos que representan animales y plantas extrañas, entrelazados unos con otros. Fuera del Vaticano, decoró con frescos los muros de la Villa Farnesina (1511), siendo la mejor obra el Triunfo de Galatea. También fue un gran retratista como lo atestiguan los líenzos Retrato de cardenal (1510, Prado) y el del famoso humanista Baltasar de Castiglione (Louvre). Miguel ÁNGEL(1475- 1564) comenzó su aprendizaje en el taller de Ghirlandaio, donde aprende la técnica del fresco, pero la monumentalidad, rasgo característico de sus obras la adquiere contemplando los grandes ciclos de Giotto y Masaccio. Sus primeras obras son posteriores al David. Para un coleccionista privado pinta la tabla llamada el Tondo Doni (1504, Uffizi) donde apreciamos su estilo: figuras monumentales, cuerpos musculosos que son estudios de anatomía (observar el fondo de la obra). Destaca la extraña torsión del cuerpo de la Virgen y la exagerada musculatura del Niño. Los colores y la técnica son plenamente clasicista. Otra obra importante de sus inicios es la Batalla de Cáscina, gran fresco para el Palacio Viejo de Florencia que no se realizó. El Papa Julio II le ordena en 1508, muy a su pesar, pintar la gran bóveda con luneto s que cubría la Capilla Sixtina. La bóveda fue dividida en nueve sectores transversales separados por diez arcos fajones pintados: Cada sector fue a su vez dividido, por medio de falsas cornisas, en tres registros: el central mucho más ancho que los laterales, en donde irán las escenas más importantes que narran la Creación y la Caída. del hombre, tal como lo cuenta el Génesis. Para evitar la monotonía del friso usó alternativamente recuadros de dos anchuras. Los otros dos registros y los lunetos representarían a Sibilas y Profetas, que habían vaticinado la llegada de Cristo, y escenas de la lucha de Israel por su libertad. La obra se terminó en 1512 y por sus carácterísticas entra de lleno en su estilo: monumentalidad, potente musculatura, "terribilitá", colorido vivo, que resalta más desde la limpieza a la que fue sometida la bóveda entre 1980 y 1989. Sin duda las nueve escenas del registro central son las más importantes, destacando La Creación de Adán y El Diluvio. En 1535, el Papado le encarga la decoración del testero de la Sixtina con otra obra grandiosa: El Juicio Final (1535- 41). Si en la bóveda pintó el nacimiento del hombre, ahora le toca representar el epílogo: el Juicio Final. Presididos por Cristo y la Virgen (originariamente desnudos)
aparecen los elegidos que suben al cielo (lado izquierdo) y los condenados que caen al infierno donde los espera Caronte (lado derecho). En la parte superior aparecen ángeles con los símbolos de la Pasión (cruz, columna, etc.). El dramatismo, la exagerada torsión de las figuras y el extraño colorido sitúa la obra en pleno manierismo.

Entradas relacionadas: