Fases de la duda metódica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,15 KB

 

La duda metódica


: una vez establecido el método, Descartes o pone a prueba mediante la duda metódica, que consiste rechazar provisionalmente todo lo que ofrzca la mínima posiblidad de duda. De este modo, se

pretende alcanzar la intuición de una primra verdad simple que sirve de punto de partida para la deducción. No es una duda escéptica( no se duda porque no se crea, sino para alcanzar la verdad). Es una duda metódica la aplicación del método a la filosofía a través de su regla del análisis y tmb de la evidencia. Se pretende encontar. Se pretende encontrar el fundamento del método que debe ser guiá de investigación de todas las ciencias. Es una duda tmb universal, se duda de todo, hasta de la propia razón.

El proceso de la duda


:la duda se establecerá en 3 niveles de distinta profundidad,hasta su máxima radicalidad:-los sentidosa veces me engañan.Aunque cabe la posibilidad de que los entidos me engañen siempre, no tengo ansoluta certeza de que no sea así.Por lo que considerare falso todos los datos suministraos por los setidos.-dudar de lo que percibimos por los sentidos ya que los objetos quizá no sean como los percibimos.Esto lleva a Descartes a considerar provisionlmente falso la existencia de un mundo exterior  su pensamiento.-despierto o dormido no podre dudar de la verdades matemáticas,siempre 2 y 3 sumaran 5.Sin embrgo, puedo suponer la existencia de un "cierto genio o espíritu maligno no menos astuto y burlador que poderoso, el cual a puesto todo su empeño en engañarme y que haga que me engañe cuando sumo 2+3". La hipótesis de genio maligno es una metáfora por medio de la cual se expresa la duda sobre la razón misma.

La primera verdad:el cogito:


llevada a este extremo la duda parece conducirnos al escepticismo,y así lo afirma decartes en el discurso del método:era necesario que yo,que lo pensaba,fuese alguna cosa y observando que esta verdad yo pienso,luego soy,era tan firme y segura que las más extrevagantes suposiciones de los escépticismos no son cpaces de conmoverla.Ya tenemos una verdad indudable,pues la misma duda la confirma,ya que para dudar(pensar,la duda es una actividad del pensmiento)tengo necesariamente que existir.Esta primera verdad sera el punto de arrnque de toda la filosofía cartesiana.Dos conclusiones:-lo que soy:soy una cosa que piensa,cuya actividad la constituyen los pensamientos.-el criterio de certeza:todo lo que conciba tan clara y distintamente como que yo,que pienso,tengo que existir,será verdadero.


.*La existencia de Dios(Parte constructiva)

Por medio de la duda pretendíamos encontrar una verdad absolutamente indubitable. Aquí termina la parte crítica o destructiva de la filosofía cartesiana y comienza la parte constructiva. Para ello lo más urgente será restablecer la confianza en el criterio de certeza y tendremos que hacerlo desde lo único que sabemos que es cierto: el yo y sus ideas. La única posibilidad será analizar las ideas con el objetivo de encontrar una idea tal que, aun siendo idea, implique necesariamente la existencia de una realidad exterior al yo capaz de justificar el criterio de certeza: la idea de Dios. Se trata ahora de demostrar la existencia de Dios.
Descartes llega a la conclusión de que todas ideas son”actos de la muerte o yo” ,existen 3 tipos de ideas: -Innatas:nacidas con uno mismo –Adventicias: extrañas y de fuera –Facticias:inventadas por uno mismo. Analizó su realidad objetiva, concluyendo que: las ideas que representan sustancias son algo más y representan más realidad objetiva que las que solo representan modos y accidentes. Así pues, la Idea de Dios está en mi y tiene la máximarealidad objetiva.

Apotará 2 pruebas para demostrar su existencia real: -1ª prueba

Dios existe como causa de mí, ya que la idea de Sustancia infinita no estaría en mí, de no haber sido puesta en mi mismo por una sustancia infinita(la causa de una idea debe poseer tanta realidad objetiva como de la idea misma)

2ª Prueba

A partir de la consideración de la propia finitud, aplicando el principio de causalidad a su existencia como cosa pensante. En efecto, si yo, que tengo esa idea de Dios, existiese sin existir Dios ¿de quien tendría yo mi existencia? No puede ser de mi mismo, pues me habría dado todas las perfecciones contenidas en la idea de Dios y que indudablemente no poseo.Pues mi vida se compone de multitud de instantes independientes. Si yo tuviera ese poder lo sabría y no dejaría de existir nunca,  entonces, tanto mi creación como mi conservación en la existencia dependen de otro ser. Tampoco es posible que dependa de un ser menos perfecto que Dios, porque tal ser debería tener igualmente en sí la idea de Dios para poder causarla en mí y sería la causa de su propia idea y Dios mismo. En cuanto mis padres no son ellos los que me conservan,ni los que me hn hecho,en todo caso sólo respecto del cuerpo en el que me parece estar encerrado. Por tanto, la idea de Dios en mi es innata y ha sido puesta por él en mí al crearme como el sello del artífice impreso en su obra.

3ª prueba

Se trata del conocido argumento ontológico de San Anselmo de Canterbury y que nace de la atenta consideración de la idea de Dios. Cualquier idea,todo lo que reconozca pertenecerle clara y distintamente le pertenece necesariamente.Así de la simple consideración de la idea de Dios como un ser que reúne en sí infinitamente todas las perfecciones,se sigue necesariamente su existencia real,la esencia de Dios encierra todas las perfecciones.Como tampoco un triangulo sin tres ángulos en Dios es imposible separar la existencia de su esencia. Este argumento nos pone de manifiesto la consecución del objetivo que nos marcábamos al principio: encontrar una idea tal que, aun siendo idea, implique la existencia de una realidad exterior la yo: Dios.

Entradas relacionadas: