Fases de la duda metódica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,21 KB

 
Para comenzar, Descartes con su Discurso del método pretende establecer una serie de reglas para alcanzar un conocimiento verdadero, sin ningún género de duda.
Esas reglas nos llevan hasta la verdad siempre que las apliquemos con rigor. Estas reglas son:

1º Evidencia


: no hay que admitir nada que sea dudoso. No hay que precipitarse; hay que admitir solamente aquello que se presente en nuestra inteligencia con tal claridad que no quepa la menor duda. Sólo lo que se percibe con evidencia es verdadero.

2º Análisis


: podemos tener evidencia sólo de las ideas simples. Lo que hay que hacer es reducir o dividir las ideas compuestas a ideas simples. 

3º Síntesis


: debemos volver a recomponerlos: se trata de una suma de intuiciones parciales merced a la cual podemos percibir su evidencia.

4º Enumeración


: Es la comprobación de todo el proceso para obtener una intuición 
general y una evidencia simultánea en su conjunto.
Todo el método se reduce a la evidencia.
Partiendo de que todas las opiniones que conocemos son dudosas, hemos de rechazar cualquier cosa que no conozcamos evidentemente que es verdadera, lo que quiere decir que se tiene que mostrar como indudable que es verdadera, de manera clara y distinta. Así pues, solo la razón dictamina sobre la verdad de los juicios; en ningún caso los sentidos. Podemos diferencias tres tipos de duda:

UNIVERSAL


: hay que dudar de todo.

METÓDICA


: pretende alcanzar la verdad, una verdad firme de la que no se pueda dudar. La duda es un instrumento para alcanzar la verdad, un instrumento para elaborar la filosofía, por eso la podemos llamar metódica (no es dudar por dudar, sino para asegurarnos más en la certeza) 

TEORÉTICA


: solo debe extenderse al plano de la teoría o de la reflexión filosófica; lo que se propone Descartes es re-pensar la filosofía desde sus fundamentos.
En el camino para encontrar la primera evidencia de Descartes, la duda desempeña un papel esencial. Podemos poner un ejemplo ante la difícil tarea que es diferenciar una duda de una verdad, como en un sueño, e incluso en las matemáticas, que aunque sea un conocimiento que ha logrado demostraciones, hay hombres que se equivocan en operaciones muy sencillas. Podría existir un genio maligno que nos hiciese equivocarnos siempre, y que esas demostraciones matemáticas fueran erróneas.
A partir de aquí llegamos a un punto en que dudamos de todo, y nada parece ser verdadero. Sin embargo una cosa es indudable: que soy un ser que piensa y, por tanto, existe. Descartes ya ha encontrado el principio indudable, pues, aunque todo lo que piense sea falso, no hay duda de que pienso. Con esto nace el cógito ergo sum donde encuentra el principio buscado, la idea clara y distinta (pienso, luego existo)
Carácterísticas del cógito: No es un silogismo, es una idea clara y distinta y es una verdad inmutable.
-Podemos hablar de las sustancias, aquellas que no necesitan de ninguna otra cosa para existir. Podemos clasificarlas en: 

RES COGITANS


: solo hay un pensamiento existe de tal manera que no necesita de otra cosa para existir. Mi pensar no necesita de cuerpo para existir.

RES INFINITA


: el ser pensante que duda es imperfecto y esta imperfección reclama un ser perfecto, infinito, y este es Dios.

RES EXTENSA


: ese ser pensante tiene cuerpo, y todo ser corpóreo tiene extensión, longitud.
*Para finalizar, hablamos de los tipos de ideas:

Ideas adventicias


: parecen provenir de nuestra experiencia externa.

Ideas ficticias


: provienen de nuestra imaginación y voluntad

Ideas innatas


: provienen del entendimiento, las tenemos por naturaleza. Esta es la afirmación fundamental del Racionalismo, las encuentro en mí mismo. Son claras y distintas.
-Hay tres ideas innatas que concebimos clara y distintamente:

El alma


: sustancia pensante

Dios


: sustancia infinita

La materia


: sustancia extensa

Entradas relacionadas: