Fases de crisis emocional

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 13,01 KB

 

Tema 1. El Estrés


Falta de ajuste entre la persona y su entorno, una respuesta general del organismo ante demandas internas o externas que en principio resultan amenazantes, consistiendo, básicamente, en una movilización de recursos fisiológicos y psicológicos para poder afrontar tales demandas.

EL MIEDO EN EL INTERVINIENTE

  

* Miedo

Sensación, normalmente desagradable, como respuesta normal ante un peligro real

*Ansiedad:

es una emoción muy semejante al miedo pero sin que, objetivamente, exista un peligro real

.*Fobia:

es un miedo que va mucho más allá de la precaución razonable que represente el peligro, que no puede ser explicada ni razonada, estando fuera de control de la persona que la padece y que la obliga a evitar situaciones que le provocan el miedo.*

Pánico:

aparición súbita de un miedo muy intenso y agudo, asociada a intentos desesperados por escapar.

LA TOMA DE DECISIONES EN LAS SITUACIONES DE ELEVADO ESTRÉS

 ¿Cómo se define “tomar decisiones”?:*Resolución adoptada en una cosa dudosa.*Elección de una posibilidad de acción o de reacción en una situación en la que se dan varias posibilidades.*Elección consciente entre dos o más acciones que se presentan como posibles.

Condiciones personales estables a tomar en una emergencia

:

A.] La percepción de la situación

Cuando una persona percibe algo, esto significa que lo ha identificado, es decir, que le atribuye toda una serie de aspectos positivos o negativos, la memoria individual producirá sensaciones positivas o negativas dependiendo de las circunstancias en las que memorizó el acontecimiento. 

B.] La capacidad para focalizar la atención

Es determinante la serenidad con que el interviniente sepa enfrentarse a la situación.

C.] La inteligencia

La capacidad para procesar información y establecer alternativas dependerá de un factor general de inteligencia.

D.] Factores de personalidad

Su capacidad para asumir riesgos,factores que influyen decisivamente en la calidad de las decisiones y son susceptibles de ser mejorados con entrenamiento.

E.] Actitudes y valores:

establecen condiciones acerca de la elección y sus consecuencias, e incluso delimitan las alternativas aceptables

F.] Autoestima y estado de ánimo:


la convicción de si se es competente en el trabajo unido a la percepción de que el desarrollo exitoso de los siniestros es por la propia eficacia.

Son factores determinante sobre la actuación del interviniente:


1.-) Peligro de muerte para uno mismo.-

tres factores de peor pronóstico son: *

Los inesperados:

un trauma súbito, sorpresivo, sin posibilidad de prever, tiene peores consecuencias psicológicas para las personas

.*


Los que amenazan la vida:

las personas no se acaban de creer, o al menor no tienen presente la posibilidad de muerte y cuando por primera vez creen morir padecen una angustia muy intensa y el mundo deja de ser un lugar seguro.*

Los causados por otras personas

Parece ser más traumático el hecho de que exista intencionalidad en el hecho de causar daño, que el trauma producido por un desastre no intencionado (incendio, huracán, terremoto, etc.).

2.-) Un miedo ligero ayuda a mejorar el rendimiento.-

El interviniente está más atento a los acontecimientos y sus decisiones están mejor ponderadas. 

3.-) Un miedo intenso interfiere gravemente.-

La capacidad de análisis queda muy comprometida, la atención del sujeto se ve perturbada por las emociones que le dominan.

4.-) Miedo a perder la reputación.-

El miedo a perder la reputación ayuda a mantenerse firmes y la fortaleza es mayor si la persona se identifica con su grupo.

5.-)


”Hundimiento psicológico” de un interviniente

-

tiene una influencia muy negativa en el resto del equipo de intervinientes ya que se contagia.Apartar al interviniente de la situación en donde ha ocurrido la emergencia pues sino cabe la posibilidad de que distorsione el trabajo que realizan los demás intervinientes.

Tema 2.La Crisis.Un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar las situaciones particulares utilizando sus métodos habituales de solución de problemas


 los mecanismos de afrontamiento no funcionan, y ello puede ser debido a las siguientes causas:

  • El problema es demasiado grande


    La mayoría de las personas, bajo circunstancias normales, pueden afrontar sus pequeños problemas vitales, pero en determinados momentos nos encontramos con problemas que exceden a la capacidad para afrontarlos (muerte de un familiar muy querido, heridas a consecuencia de un accidente de tráfico).  De alguna forma, la fuerza que sirve para afrontar los pequeños problemas vitales no son suficientes cuando un familiar fallece de un ataque cardiaco.

  • El problema tiene,  para la persona, un significado especial que le hace resultar abrumador

    Alguien que normalmente demuestra una fortaleza y equilibrio emocional puede derrumbarse por completo ante una pequeña amenaza de incendio.  Una experiencia anterior, directa o indirectamente relacionada con este tipo de siniestros, puede hacer producido una hipersensibilización ante los incendios.

  • El problema se produce en un momento de especial vulnerabilidad

    Una enfermedad que baje las defensas de una persona, o un problema anterior que ha agotado su resistencia emocional, convierten a la persona en un ser vulnerable.

  • El problema es nuevo, con lo que la persona no ha desarrollado mecanismos apropiados de afrontamiento

      Una persona que nunca ha participado anteriormente en, por ejemplo, una evacuación de un edificio, puede sentirse totalmente abrumada y sobrepasada ante una evacuación preventiva.

  • Falta de red de apoyo social habitual

      En circunstancias normales, todos tenemos una red de apoyo social (familiares, amigos y personas cercanas que nos ayudan a reunir la fuerza necesaria para afrontar la situación).  Una persona que se encuentra súbitamente sola y apartada de su entorno social y familiar en un momento de fuerte angustia, puede encontrar extremadamente difícil afrontar la situación.  Se sentirá sola, atemorizada, olvidada y abandonada.

Por tanto, en el ámbito de las emergencias por crisis entendemos:
un suceso grave e inesperado que excede las capacidades adaptativas de la persona.  Son situaciones especiales de apuro en base a dos vectores: magnitud y urgencia.  Y suelen tener cuatro carácterísticas generales:

  • La crisis es súbita:


    la ruptura del equilibrio es un incidente aislado, imprevisto e inesperado.

  • Han fallado los métodos normales de afrontamiento

      La persona intenta superar la situación, pero no lo consigue.  Estaba agotada y sin energía por el esfuerzo dedicado a controlar la situación. Es incapaz de recurrir a su inteligencia, sus recursos emocionales, su fuerza interna, su esperanza o incluso el apoyo externo.

  • La crisis es de corta duración

      Las personas no pueden mantenerse en un estado de crisis durante mucho tiempo.  Una persona en crisis tiene que hacer algo para acabar con su dolor y sufrimiento (incluso acabar con su vida, cuando no ve otra alternativa para escapar a ese dolor y sufrimiento.

La crisis puede producir comportamientos peligrosos, inadecuados o autodestructivos


Ya que suele ir acompañada de sensaciones de pánico y de derrota, y si estas situaciones no se resuelven, se pueden producir fenómenos peligrosos.


Tema 2.La Crisis.Un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar las situaciones particulares utilizando sus métodos habituales de solución de problemas


 los mecanismos de afrontamiento no funcionan, y ello puede ser debido a las siguientes causas:

  • El problema es demasiado grande


    La mayoría de las personas, bajo circunstancias normales, pueden afrontar sus pequeños problemas vitales, pero en determinados momentos nos encontramos con problemas que exceden a la capacidad para afrontarlos (muerte de un familiar muy querido, heridas a consecuencia de un accidente de tráfico).  De alguna forma, la fuerza que sirve para afrontar los pequeños problemas vitales no son suficientes cuando un familiar fallece de un ataque cardiaco.

  • El problema tiene,  para la persona, un significado especial que le hace resultar abrumador

    Alguien que normalmente demuestra una fortaleza y equilibrio emocional puede derrumbarse por completo ante una pequeña amenaza de incendio.  Una experiencia anterior, directa o indirectamente relacionada con este tipo de siniestros, puede hacer producido una hipersensibilización ante los incendios.

  • El problema se produce en un momento de especial vulnerabilidad

    Una enfermedad que baje las defensas de una persona, o un problema anterior que ha agotado su resistencia emocional, convierten a la persona en un ser vulnerable.

  • El problema es nuevo, con lo que la persona no ha desarrollado mecanismos apropiados de afrontamiento

      Una persona que nunca ha participado anteriormente en, por ejemplo, una evacuación de un edificio, puede sentirse totalmente abrumada y sobrepasada ante una evacuación preventiva.

  • Falta de red de apoyo social habitual

      En circunstancias normales, todos tenemos una red de apoyo social (familiares, amigos y personas cercanas que nos ayudan a reunir la fuerza necesaria para afrontar la situación).  Una persona que se encuentra súbitamente sola y apartada de su entorno social y familiar en un momento de fuerte angustia, puede encontrar extremadamente difícil afrontar la situación.  Se sentirá sola, atemorizada, olvidada y abandonada.

Por tanto, en el ámbito de las emergencias por crisis entendemos:
un suceso grave e inesperado que excede las capacidades adaptativas de la persona.  Son situaciones especiales de apuro en base a dos vectores: magnitud y urgencia.  Y suelen tener cuatro carácterísticas generales:

  • La crisis es súbita:


    la ruptura del equilibrio es un incidente aislado, imprevisto e inesperado.

  • Han fallado los métodos normales de afrontamiento

      La persona intenta superar la situación, pero no lo consigue.  Estaba agotada y sin energía por el esfuerzo dedicado a controlar la situación. Es incapaz de recurrir a su inteligencia, sus recursos emocionales, su fuerza interna, su esperanza o incluso el apoyo externo.

  • La crisis es de corta duración

      Las personas no pueden mantenerse en un estado de crisis durante mucho tiempo.  Una persona en crisis tiene que hacer algo para acabar con su dolor y sufrimiento (incluso acabar con su vida, cuando no ve otra alternativa para escapar a ese dolor y sufrimiento.

La crisis puede producir comportamientos peligrosos, inadecuados o autodestructivos


Ya que suele ir acompañada de sensaciones de pánico y de derrota, y si estas situaciones no se resuelven, se pueden producir fenómenos peligrosos.

Entradas relacionadas: