Expediciones marítimas hacia Oriente problemas con las rutas comerciales

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,25 KB

 

• Europa, a la conquista de Oriente
Portugal fue el primero de los reinos europeos en convertirse en un centro de actividad expansionista en la búsqueda de riquezas en ultramar. Hacia el siglo XV era ya una unidad política centralizada bajo la dirección de una monarquía fuerte. Entre la nobleza portuguesa, algunos sectores comenzaban a interesarse en la posibilidad de crear colonias en África y circunnavegar aquel continente en busca de las tierras descriptas por Marco Polo.
Con el objetivo de crear un Imperio ultramarino, la Corona portuguesa patrocinó numerosos viajes hacia las costas occidentales del continente africano en busca de riquezas y de una ruta por mar hacia Oriente (la ruta por tierra estaba obstaculizada por el dominio de los turcos, que impedían el paso de las expediciones comerciales). De esta forma, Portugal conquistó las islas Madeiras (1419), las Azores (1431) y Cabo Verde (1445), hasta finalmente entrar en contacto con el reino africano del Congo en 1482. El primero logró pasar el Cabo de la Buena Esperanza, demostrando que, contra la opinión tradicional de Ptolomeo, era posible el paso hacia el océano índico desde el Atlántico. Pero fue Vasco da Gama quien alimentó aún más las esperanzas abiertas por el viaje de Días, alcanzando la India por mar, en 1498. Portugal había obtenido finalmente su ruta hacia el Lejano Oriente. También servían para albergar a los esclavos africanos antes de ser trasladados hacia América. Recién a partir de 1600 el monopolio portugués se vería afectado por ingleses y portu 





La ruta de Occidente Los portugueses defendieron su Imperio comercial con todas las armas a su alcance, tanto legales como militares. Teóricamente, la bula papal Inter Cxtera y el Tratado de Tordesillas, firmado con los Reyes Católicos de España, le habían garantizado a Portugal el control de la ruta africana hacia Oriente a través del Cabo de la Buena Esperanza, pero los demás reinos europeos no estaban dispuestos a renunciar al contacto con el lucrativo comercio asíático. Durante el Siglo XVI los españoles, en su afán por llegar a las Indias, intentaron navegar hacia Occidente y creyeron haberlo logrado cuando el marino cristóbal Colón (1451-1506), al servicio de la Corona española, divisó las actuales islas Antillas americanas y creyó haber alcanzado el extremo oriental de Japón, y con él, una nueva ruta comercial hacia el oro y las especias. Sin embargo, aunque Colón murió con la certeza de que esas tierras eran el Lejano Oriente, las sucesivas exploraciones demostrarían que aquellas islas no eran más que pequeños desprendimientos de un continente desconocido por los geógrafos y que interrumpía la ruta con la que había soñado el marino italiano. El rey Carlos I de España, a través del Tratado de Zaragoza de 1529, cedíó a cambio de 350.000 ducados todos sus derechos a las islas Molucas y establecíó una nueva línea divisoria entre las zonas de influencia que dejaba 'al comercio oriental fuera del control español, a excepción de las: islas Filipinas, cuya importancia económica y política era menor 





• La ruta del norte hacia el Oriente
Demasiado ocupados en sus propias estrategias imperiales, ni los españoles ni los portugueses prestaron mucha atención al Atlántico Norte. Por eso, el rey inglés Enrique VII, en busca de nuevos bancos de pesca, se sintió con el derecho a enviar en 1497 al italiano Giovanni Caboto (1450-1499) a navegar hacia el Oeste. Allí, Caboto descubríó la isla de Terranova (en la actualidad, una provincia del este de Canadá). LA pesar de las protestas portuguesas, a lo largo del Siglo XVI barcos franceses e ingleses pescaban regularmente cerca de las costas atlánticas de América del Norte. Sin embargo, el objetivo de alcanzar Oriente por rutas alternativas a las elegidas por españoles y portugueses permanecía presente entre ingleses y franceses. En 1508-1509, Sebastián Caboto, hijo de Giovanni, había intentado encontrar un pasaje por el Noroeste, pero las extremas condiciones climáticas lo obligaron a retroceder. En 1524, Giovanni da Verrazzano, un explorador italiano al servicio de la Corona francesa, recorriendo los ríos interiores, llegó a la bahía donde actualmente se encuentra la ciudad de Nueva York. Hacia fines del Siglo XVI, los ingleses hicieron nuevos intentos por encontrar el pasaje del Noroeste hacia el océano Pacífico, y a pesar de que la búsqueda fue infructuosa, las exploraciones por el interior del territorio de América del Norte les permitieron acceder a las más ricas regiones proveedoras de pieles, cuestión que desataría un fuerte



puntos débiles del monopolio ibérico
Durante el Siglo XVII, ingleses, holandeses y franceses se propusieron explotar las debilidades del Imperio español-portugués (desde 1580 hasta 1640. ambas Coronas estuvieron unidas por lazos dinásticos). Ya desde fines del Siglo XVI, los comerciantes ingleses habían intentado comerciar de contrabando con las colonias americanas, quienes, necesitadas de artículos de consumo baratos, no eran debidamente abastecidas por España,. Durante ese lapso, la Corona inglesa financió y autorizó expediciones de corsarios, como Francis Drake, para que, atacaran los barcos y puertos españoles. Como los indígenas de la regíón no habían podido ser utilizados como mano de obra, fue necesario transplantar comunidades enteras con mano de obra europea. Se estimulaba a financistas privados para que colaboraran en los proyectos de colonización, por lo que, en general, las colonias fueron empresas de capital mancomunado, llamadas compañías, y se apelaba al ideal misionero para difundir el cristianismo. Estos comerciantes fueron, desde el principio, más eficaces que los portugueses, pues ofrecían productos más atractivos para los asíáticos, como armas, vidrio y terciopelo. Por último, para ese momento las flotas holandesa e inglesa estaban en igualdad de condiciones que la portuguesa a la hora del combate marítimo. Finalmente, lograrían arrebatar las Islas Molucas a los portugueses y estable


Entradas relacionadas: