Expansión de los reinos cristianos en la Baja Edad Media: expansión de la corona de Aragón por el Mediterráneo y rutas atlánticas.

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,92 KB

 

5.1.- Organización Política. Las instituciones

La organización política de los dos Principales reinos cristianos de la España medieval, Castilla y Aragón, se sustenta sobre tres instituciones básicas, monarquía, Cortes y municipios, además del entramado jurídico que se fundamenta en el derecho Romano.
La monarquía en Castilla Está basada en el origen divino del poder, mientras que en Aragón es de tipo Pactista. El sistema judicial Castellano se estructura sobre la creación de la Audiencia y la Chancillería, Situada en Valladolid mientras que en Aragón se sustenta en audiencias en Función de cada reino. En Castilla el Territorio se ordena en merindades y adelantamientos en las zonas Fronterizas. Así, en Aragón según los reinos en gobernaciones, virreinatos y Veguerías. La Hacienda Castellana es sólida y eficaz y está al servicio del rey. En Aragón, por Su estructura institucional el rey depende de las Cortes y de los poderes Fácticos, siendo económicamente dependiente de ellos. Las Cortes castellanas apenas tienen Poder. En Aragón, las Cortes de cada reino tienen un gran poder, Como lo demuestra la presencia del Justicia Mayor en Aragón, que vela por los intereses De la nobleza o la creación de la Generalitat, que sirve como medio de control De la burguésía y nobleza local para que el rey cumpla los acuerdos llegados en Cortes. Finalmente los municipios Castellanos pasaron a control de regidores y corregidores designados por El rey. En Aragón o bien estaban bajo absoluto dominio señorial o tenían Cierta autonomía política.

Castilla

ARAGÓN

Monarquía

Origen divino

Tipo pactista

SIST. JUDICIAL

Audiencia y Chancillería (Valladolid)

Audiencia en Cada reino

HACIENDA

Sólida, al Servicio del rey

Economía Depende de las cortes y los poderes fáticos

CORTES

Sin  poder

Mucho poder, Generalitat, Justicia mayor

MUNICIPIOS Gobernados por

Regidores y Corregidores nombrados por el rey

Gobierno Señorial, cierta autonomía

TERRITORIOS se Ordenan en

Merindades, Adelantamientos (frontera)

Gobernaciones, Virreinatos, Veguerías

5.2.- Crisis Demográfica, económica y política


Tras Varios siglos de crecimiento demográfico y económico el s. XIV trunca este progreso por una crisis estructural que afectará de Manera desigual a los distintos territorios. Afecta a una economía agraria de estructura muy Débil, que se ve agravada por la crisis demográfica y a todas las estructuras sociales:
Crisis demográfica:
las malas cosechas y la Epidemia de Peste a partir de la segunda mitad del s. XIV supone la Pérdida de un gran porcentaje de la población. Crisis económica:
Se produce una migración masiva del campo a la Ciudad por la presión señorial. La crisis comercial, Sobre todo en Barcelona, produce un enfrentamiento entre comerciantes y Artesanos representados en este caso en la Biga y la Busca por el Control del poder en la ciudad. En Castilla La solución a la crisis pasa por potenciar la ganadería ovina, para la exportación De la lana y por el menor coste de producción lo que produce un enfrentamiento Entre agricultores y ganaderos. En Mallorca El control de los impuestos provoca, un enfrentamiento entre la ciudad y el Resto del municipio, la revuelta foránea. Crisis social:
la presión señorial ejercida en Aragón y Cataluña Por los malos usos provoca la revuelta de los payeses de remensa. En Galicia esta misma presión provoca una revuelta social contra el Poder establecido, la revuelta de los Irmandiños. Crisis política:
Se ve reflejada en la lucha Por el poder entre la nobleza y la monarquía. La salida a la crisis pasa por el reforzamiento del poder real, La apuesta por la exportación de la lana, la promoción del comercio Internacional. Al final de la crisis Castilla sale reforzada, mientras que Cataluña y Navarra sufren duramente las consecuencias.

5.3.- La Baja Edad Media: la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo


La reconquista había convertido a la Corona De Aragón en un territorio mediterráneo con una fuerte influencia en la Política del sur de Francia, hacia donde basculó su política en un primer Momento. Una vez expulsados de la Occitania y volcados en el comercio En el Mediterráneo, los reyes deciden establecer el control en la regíón más occidental de éste mar. Así, entre Los siglos XIII y XIV, se incorpora Sicilia Y Cerdeña, conquistaron los Ducados De Atenas y Neopatria.
En la primera Mitad del s. XIV mantuvieron sus Conquistas pero el esfuerzo por controlar el estrecho se ve truncado en A favor de Castilla.

Se pierden los ducados griegos

En el s. XV se prepara el asalto a Nápoles, Dominado a finalmente. El gran esfuerzo Militar y económico supuso que la monarquía sucumbiera a las peticiones Nobiliarias y burguesas cedíéndoles poder y derechos. El mayor Beneficiado fue Barcelona que Vio crecer su comercio al amparo de la expansión. Su influencia queda reflejada en los Consulados del Mar y en el Libro Del Consulado del Mar, código mercantil vigente en prácticamente todo el Mediterráneo.

5.4.- Las rutas Atlánticas: castellanos y portugueses. Las islas Canarias

Castilla Dirigíó su comercio hacia el Atlántico, primero desde el Cantábrico con Europa central desde Santander Y Bilbao exportando lana y hierro a Flandes. A partir de la alianza Con Francia en la Guerra de los Cien Años pasa a controlar el Canal de la Mancha y potencia el Comercio de Castilla con Flandes. El Atlántico sur se explota y comercia desde Sevilla y Cádiz, Donde se comercia con las rutas del atlántico norteafricano. Fruto de Ello será la rivalidad con Portugal Por el control de Canarias.
En 1395 Castilla Decide invadir Portugal por su alianza con Inglaterra, pero son Derrotados. Los intentos de anexión fracasan. El elemento de mayor Rivalidad territorial fue el control de las Canarias. En el s. XIV se habían Instalado allí italianos, árabes y franceses. En 1402 Jean de Betancourt colonizó Lanzarote en nombre del rey de Castilla, al igual que Gomera, Hierro y Fuerteventura.
A finales de siglo se conquistan Tenerife y Gran Canaria, que pasarán definitivamente a manos Castellanas en 1496. El tratado del Alcaçovas-Toledo (1479)
reconoce la posesión castellana sobre las islas Canarias y pone fin a las disputas por el archipiélago. 

Entradas relacionadas: