La ética en la vida política

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,88 KB

 

Todas las virtudes nos permiten alcanzar la felicidad, hay algunas que son mejores ya que se llega a la felicidad perfecta. Las virtudes más importantes a desarrollar son las virtudes intelectuales porque la mejor parte de los hombres es la razón (alma racional), la cual posee una parte práctica (virtudes éticas, aprendemos por las costumbres) y una teórica (virtudes dianoéticas que al ser desarrolladas es posible alcanzar la felicidad perfecta). La felicidad máxima era propio de los filósofos que desarrollan el pensar (actividad contemplativa); el conocimiento es valioso por el conocimiento mismo sin aplicarlo a nada. La crítica a este pensamiento es que los trabajadores, campesinos nunca alcanzarían la felicidad máxima y además se posiciona a los filósofos en un lugar superior al resto de las personas. Se considera a las virtudes dianoéticas como las mejores ya que al tener que desarrollar el pensar y este es una actividad contemplativa, las últimas son las más excelsas/excelentes debido a que está vinculada al intelecto (lo más preciado del hombre)
Y está en relación con los objetos cognoscibles (con su esencia). Son continuas, se puede desarrollar siempre y por todos los hombres independientemente de su edad, clase social, etc. A la actividad contemplativa se le aplica la autarquía, es decir, se basta a sí misma, puede pensar por sí mismo y no depende de nadie. Esta actividad es amada por sí misma, es una actividad realizada por ella misma que genera satisfacción y no se espera nada a cambio (no es útil ni se aplica a nada concreto).
El hombre que se dedica a esta actividad desarrolla su parte divina, trascendente (se acerca a los dioses). Deja atrás su parte material (vinculado a los hombres). Por lo tanto, al ser solo los filósofos los únicos con la capacidad de desarrollar esta actividad, estos son superiores (esto se critica). Las grandes personalidades históricas se han inmortalizado por sus ideas ya que estas trascienden en el tiempo, el hombre al pensar se inmortaliza (como los dioses). El hombre que se inmortaliza se dignifica, el hombre que no piensa se acerca a sus otras almas y a su parte animal. El pensar significa una mejor vida de la vida racional. Si exploto la parte racional, me acerco más a un Dios que a un hombre.

Para Aristóteles la política es la vida dentro de la polis y la ética es la culminación de la política. Los jóvenes (a temprana edad) adquieren fácilmente virtudes, uno no es bueno, malo, feliz por naturaleza sino que es moldeado a una vida virtuosa (felicidad) pero no todas las almas están predispuestas a aprender los buenos hábitos. La necesidad de leyes Los jóvenes actúan bien por miedo al castigo (poder coercitivo). La educación es un factor decisivo para la felicidad, todos podemos tenerla (es colectiva). La ley cumple el rol de maestro, promueve las virtudes y protege a la moral; depende de la polis. Cuando me comporto, incide en la polis. El problema se encuentra cuando se enseñan determinados valores pero luego no se exigen. Todos debemos aprender lo mismo. Si a alguien no le enseñan, cuando forme parte de la sociedad va a encontrar un desfasaje entre lo que él aprendíó y lo que la sociedad exige.   Ej del ladrón. Las leyes deberían cambiar junto con la moral (dinámica).

Entradas relacionadas: