Etapas del Modernismo

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 7,32 KB

 

TEMA 2. La poesía española en el primer tercio del Siglo XX.


1. CONTEXTO HISTÓRICO


A finales del Siglo XIX, Europa entró en una crisis socioeconómica: el modelo liberal-capitalista burgués se desplomó y todos los países denotaban gran rivalidad entre ellos por el reparto imperialista de África y Asía. En España, además, la alta burguésía financiera y la oligarquía terrateniente controlaba el régimen político mediante un sistema caciquil corrupto; y como respuesta, el proletariado se uníó iniciando el Movimiento Obrero, con grandes ideas revolucionarias. A su vez, la alta burguésía, sufríó un proceso de aristocratización. Como consecuencia, la pequeña burguésía quedó aislada y, por ello, estalló la Crisis de la Conciencia Burguesa: autocrítica destructiva y dudas acerca de la posición que ocupa en la sociedad.

Todo esto produjo una reacción cultural que desembocó en el existencialismo y el Nihilismo; y la educación vivíó un momento de auge con la llegada del krausismo y la creación de la Institución Libre de Enseñanza por Giner de los Ríos.


2. Modernismo


La mayoría del territorio hispanoamericano acababa de independizarse de los países imperialistas, y se convirtió en un destino común para numerosos inmigrantes, que llevaron los movimientos culturales vigentes en cada uno de sus países y allí se unieron formando uno con indentidad propia: el Modernismo.


El Modernismo fue una uníón de tendencias de la época, a veces contradictorias entre ellas, que se fijó con personalidad propia. Las más importantes fueron el Romanticismo, con respecto al exotismo de los escenarios; el Prerrafaelismo; el Parnasianismo francés (“El arte por el arte”); el Simbolismo, y la obra de Poe y Whitman. Con todo esto, las carácterísticas esenciales del movimiento fueron su carácter heterogéneo y su oposición al resto de movimientos de la época, por considerarlos muy burgueses – un estilo de vida que rechazaban –; su ansia de renovación con respecto a los movimientos anteriores, como el Realismo; el deseo de libertad y cosmopolitismo y el irracionalismo.

Los temas más recurrentes de la corriente fueron los mitos, escenas sensuales o irracionales en escenarios ideales y el reflejo del estilo de vida modernista: dandismo y bohemia.

La poesía modernista daba una importancia vital al estilo y, por ello, las carácterísticas formales estaban muy marcadas: una sintaxis impresionista, léxico elevado, métrica libre, doble adjetivación y un uso muy acentuado de los recursos poéticos.


El autor que inauguró el movimiento y lo introdujo en España fue el nicaragüense Rubén Darío, cuyo punto de partida fue la obra Azul, el manifiesto del Modernismo, es decir, la obra que representa todo el espíritu y el estilo de la corriente. Escrita en 1888, tiene tres partes diferenciadas, dos en prosa y una en verso. Las dos primeras son Cuentos en prosa, unos cuentos breves y simbólicos que se caracterizan por su preciosismo formal sin dejar atrás la crítica al mundo burgués, y En Chile, otro conjunto de cuentos donde se recrean mundos artificiales. Por último, la parte en verso, El año lírico, se dedicó exclusivamente a los temas típicos modernistas.

Prosas profanas abríó una nueva etapa en la carrera literaria del autor, aunque también en la propia corriente, en la que predominará la influencia simbolista y los poemas irán llenándose de contenido hacia una lírica más intimista. Esta obra alcanza la plenitud formal del Modernismo.

Por último, con Cantos de vida y esperanza, el propio Rubén Darío se distancia de la corriente con una poesía más profunda y filosófica, añadiendo temas como la nostalgia de la juventud, el destino o los valores hispánicos.

Entradas relacionadas: