Etapa de superación renaixença

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,09 KB

 


Analiza las diferentes corrientes ideológicas del movimiento obrero y campesino español, así como su evolución durante el último cuarto del Siglo XIX.

Las dos corrientes ideológicas más destacadas en España entre los obreros y el campesinado van a ser el anarquismo y el socialismo, como a continuación analizaremos.

a.- El anarquismo fue la ideología obrera más influyente en la Restauración. Fue introducido durante el Sexenio (1868 - 1874) por el italiano Fanelli, discípulo de Bakunin, el fundador del anarquismo. En esta etapa se centró en la captación de seguidores y la acción terrorista, por lo que fueron clandestinos y perseguidos. La mayor difusión se dio entre el campesinado andaluz y los obreros catalanes. Su oposición a toda forma de poder y la acción violenta contra miembros del gobierno o de la burguésía, lo convirtieron en una amenaza contra el poder establecido.

b.- El socialismo. En 1879 Pablo Iglesias fundó el PSOE, (Partido Socialista Obrero Español), como partido de clase que defendía los derechos del proletariado. El PSOE combinaría el ideario revolucionario marxista con medidas más realistas, como la participación en la vida política. En 1888 se creó el sindicato de orientación socialista, UGT (Uníón General de Trabajadores). Los socialistas crearán su propio diario: el Socialista, las Casas del Pueblo y la Mutualidad Obrera.


Especifica las consecuencias para España de la crisis del 98 en los ámbitos económico, político e ideológico


La derrota frente a los Estados Unidos en 1898 no produjo un cambio de gobierno ni hizo peligrar la monarquía, pero surgíó el "regeneracionismo": un replanteamiento general llevado a cabo por los intelectuales y políticos que buscabn la dignificación de la política, la modernización social y la superación del atraso cultural.

El llamado “Desastre del 98” vino a ser más un estado de ánimo, una crisis moral e ideológica que una realidad política o económica. El sistema político siguió funcionando de la misma forma. Las repercusiones económicas resultaron bastante menores de lo temido: el Estado ya no debía costear ni ejército, ni administración en las islas antillanas, que en el fondo, solo beneficiaba a lás élites españolistas. Era ya poco lo que aportaban las colonias a la economía española. Incluso se notó un aumento de las inversiones por la repatriación de los capitales, conocidos como “capitales de los indianos”.

En lo ideológico, la consecuencia se concretó en un estado de ánimo de derrotismo, pesimismo, victimismo, que se adueñó de las élites intelectuales españolas (por ejemplo, Generación del 98 , Joaquín Costa). Además la prensa extranjera se empeñó en presentar a España como un país en decadencia, con una economía atrasada y un sistema político corrupto; lo cual, además, era cierto.


Entradas relacionadas: