Estilo ornamental romano

Enviado por Chuletator online y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 10,86 KB

 

PINTURA

En primer lugar debemos destacar la Influencia de la pintura griega y etrusca, aquí las pinturas  se destinaban a la decoración de interiores de viviendas y palacios o cámaras funerarias.     Los materiales de construcción eran pobres y la pintura permitía disimularlos.

La técnica continúa siendo la misma: el fresco. Se aplicaba la pintura sobre una capa de cal  húmeda previamente extendida sobre el muro que facilitaba la absorción y fijación de los  pigmentos.  Roma la asimila y perfecciona, aumentando el número de capas de cal y aplicando  algún color sobre el enlucido en seco, como el azul.

En cuanto al estilo, predomina la línea, sombreado de los volúMenes, gusto por el perfil,  presencia  de  motivos  geométricos  para  estructurar  escenas,  uso  del  color  en  planos  independientes. Clara influencia de la cerámica griega y la pintura mural etrusca.

La temática se centraría en lo histórico, cuadros que podían decorar paredes y también se  llevaban en las entradas triunfales y los desfiles conmemorativos de las victorias romanas. En  la Roma republicana aparece un género nuevo, el paisaje.

Este interés por la historia llevaría a la exactitud  y al Realismo en rostros, vestuario, pero  también en la representación espacial.

Las pinturas conservadas son escasas, si exceptuamos algunos casos como el de Pompeya.

Podemos diferenciar en ella cuatro estilos:

Estilo de incrustación‐ (II‐Ia.C.)  Intento de imitación de algunos materiales arquitectónicos más  ricos, como el mármol, jaspes o pórfidos, imitando a las viviendas más nobles. Se suelen  distribuir en tres franjas. Estilo dedicado al proceso  de construcción y, por tanto, subordinado  a la arquitectura.

     Casa pompeyana de Sallustio

Estilo arquitectónico o de perspectiva arquitectónica‐  (Ia.C.)

Mayor  Realismo  en  las  arquitecturas  fingidas  así  como  en  la  incorporación  de  escenas  figurativas.  Incorporación  de  la  perspectiva  y  espacios  arquitectónicos  más  complejos,  columnas, frisos, entablamentos, ventanas, arcos a través de los que se observan edificios…

Se abre la ilusión hacia espacios imaginarios (trompe l´oeuil)

El tercer estilo pompeyano es el llamado estilo mixto o estilo ornamental.
Puede considerarse  una síntesis de sus predecesores. Continúa con la representación de arquitecturas pero con un  nivel de abstracción mayor. Arquitecturas más planas y desmaterializadas con una pérdida de  peso y volumen, abandonan el Realismo y se adentran en el terreno de la imaginación. Se  desarrollan al máximo los elementos decorativos, vegetales, animales, candelabros y pequeñas  referencias mitológicas.

 Estilo ilusionista. Nace en tiempos de Nerón. Tras el terremoto se reconstruye la ciudad con  este estilo. Se supone que la factura ágil y espontánea se debe a la prisa por la reconstrucción.

Se aproxima más al modelo arquitectónico realista. Apertura hacia el paisaje.

Debido  al  desarrollo  de  la  escenografía  se  le  ha  denominado  “rococó  romano”   representaciones al modo de escenarios teatrales, llenos de cortinajes, guirnaldas, máscaras…

Casa de Lucrecio Fronto. Casa de los Vetii

La Domus Áurea constituye uno de los mejores ejemplos del cuarto estilo.


Entradas relacionadas: