Esterilización por radiación gamma + esporas de hongos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 4,59 KB

 


Esterilización:


Destrucción de todos los microorganismos y formas de resistencia de los mismos (esporas).

Agentes físicos:



Calor húmedo:

Autoclave.

Calor seco:

Flameado, incineración.

Radiaciones ionizantes:

rayos gamma o beta.

Rayos ultravioleta

Filtros microporosos.

Agentes Químicos:

Oxido de etileno

Autoclave:


La técnica utiliza vapor saturado a presión. Se somete en el interior de un recipiente a una presión mayor que la atmosférica, aumentando la temperatura del vapor, consiguiendo así la destrucción de todas las formas de vida. El vapor de agua a presión, para que esterilice, debe estar sometido a una temperatura determinada y durante un cierto tiempo.  Flameado: Consiste en exponer a la llama durante unos minutos el material que se quiere esterilizar. 

Incineración:

Consiste en el uso de hornos crematorios para quemar el material de un solo uso, así como otros materiales contaminados biológicamente.

Radiaciones gamma:

Son radiaciones ionizantes que producen un bombardeo de neutrones sobre los objetos que se quieran esterilizar.

Radiaciones Beta:


La energía que producen se obtiene por medio de isótopos radiactivos y de un acelerador de partículas (Betatrón).

Rayos ultravioleta:

Consiste en un tubo emisor de rtadiación que debe colocarse a 40 cm de la superficie del material.

Óxido de etileno:

Es un gas incoloro, de olor parecido al cloroformo, altamente inflamable en presencia de aire, y tóxico. Para evitar el riesgo de inflamación, se presenta diluido con otros gases inertes como el anhídrido carbónico. Su acción esterilizarte se debe a su toxicidad, que altera las proteínas de los microorganismos. Se dice que es bactericida.  La temperatura idónea del gas, para que pueda impregnar mejor los objetos a esterilizar es de 55-60º C.  La humedad es necesaria para que actúe sobre las formas de resistencia de las bacterias: esporas. Materiales que se pueden esterilizar: materiales de goma, plástico, caucho, antibióticos, etc…


RADIACTIVIDAD

La radiactividad es la pérdida de energía de un átomo inestable (llamado radioisótopo) a través de la emisión espontánea de partículas ionizantes:
Alfa que desprenden partículas cargadas positivamente compuestas por dos neutrones y dos protones,Beta que desprenden electrones o positrones procedentes del núcleo  Gamma, que desprenden ondas electromagnéticas. Cuando un átomo libera una partícula radiactiva se transforma en otro más estable, desprendiendo energía. La radiactividad se mide en Becquereles (Bq), en honor a su descubridor. Pero, lo que importa es el efecto que la radiactividad produce sobre la salud, que depende de la dosis absorbida por el organismo, que es la llamada dosis equivalente, que se obtiene multiplicando cada radiación absorbida por un coeficiente de ponderación para tener en cuenta la diferente nocividad de las radiaciones. Esta se mide en sieverts (Sv) para medir la peligrosidad de un elemento, ya que el becquerel considera idénticos erróneamente los tres tipos de radiaciones (alfa, beta y gamma). Las radiaciones alfa y beta son relativamente poco peligrosas fuera del cuerpo, ya que son poco penetrantes, pero son extremadamente peligrosas cuando se inhalan. Por otro lado, las radiaciones gamma son siempre dañinas, son muy penetrantes y energéticas por lo que se les neutraliza con dificultad. El riesgo para la salud no sólo depende de la intensidad de la radiación y de la duración de la exposición, sino también del tipo de tejido afectado y de su capacidad de absorción.

Los probables efectos en los seres humanos, según  la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos:

la exposición de 50 a 100 mSv: cambios en la química sanguínea. 

500 mSv: náuseas. 

700 mSv: vómitos.

750 mSv: pérdida de cabello, dentro de 2 a 3 semanas.

900 mSv: diarrea.

1.000 mSv: hemorragia

4.000 mSv: posible muerte dentro de dos meses si no se trata

10.000 mSv: destrucción de la mucosa intestinal, hemorragia interna y muerte en una a dos semanas

20.000 mSv: daños al sistema nervioso central, pérdida de la conciencia  y muerte en cuestión de horas o días

Entradas relacionadas: