La España actual: los gobiernos democráticos. Los desafíos del golpismo y del terrorismo

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,81 KB

 
12.2. Las etapas políticas de la democracia. Los gobiernos de la UCD. El Golpe de Estado de 23 de Febrero de 1981       
Las primeras elecciones generales de la democracia (15 de Junio de 1977) dieron el triunfo a la UCD de Adolfo Suárez. Los gobiernos de la UCD (1977-1982), en minoría, afrontaron la nueva etapa democrática en un clima de crisis económica, conflictividad social y violencia (terroristas, sectores del ejército, ultras de izquierda y de derecha). En Octubre de 1977 acometieron medidas de índole social y económica, tales como la publicación de la Ley de Amnistía; y la firma de los Pactos de la Moncloa (acuerdos entre gobierno, empresariado, partidos y sindicatos, para reducir la inflación y acometer la reforma fiscal, de la Seguridad Social y de la empresa pública). 
Aprobada la Constitución de 1978, y con la victoria de la UCD (Marzo de 1979) comenzaría la segunda legislatura. Suárez se enfrentaría a las divergencias en su partido, la segunda crisis del petróleo, el terrorismo y el acoso del PSOE. Suárez dimitíó (Enero de 1981). La investidura de su sucesor, Leopoldo Calvo Sotelo, sería interrumpida por la intentona golpista del de 23F, dirigida por el teniente coronel Antonio Tejero (quien, junto con más de 200 guardias civiles, tomó el Congreso de los Diputados). Al mismo tiempo, en Valencia, el general
Milans de Bosch declaró el estado de guerra y ocupó militarmente la ciudad. Durante unas cuantas horas se viviría una gran incertidumbre, mientras muchos generales dudaban que actitud tomar. Finalmente, el rey logró reconducir la situación mediante un discurso televisado en el que, como jefe de las fuerzas armadas, desautorizaba el golpe militar. No obstante, tras el fracaso del Golpe de Estado, se reprodujeron las disputas internas en UCD. El gobierno de Calvo Sotelo aprobaría la Ley del Divorcio (que acentuó la crisis política por el apoyo de unos y el rechazo de otros); relanzó el proceso autonómico y se ingresó en la OTAN. La descomposición de la UCD llevaría a disolver las Cortes y convocar elecciones generales en Octubre de 1982. 
Los gobiernos del PSOE (1982-1996) comenzaron su andadura tras las elecciones de Octubre de 1982 (que ganarían por mayoría absoluta). Ganarían pues, cuatro elecciones consecutivas (1982, 1986, 1989 y 1993) con Felipe González como presidente. Con la mayoría parlamentaria pudo acometer una política de modernización del país en varios ámbitos. En el ámbito social se ampliaría el Estado de bienestar (Ley General de Sanidad, pensiones “no contributivas”); se implantaría un nuevo sistema educativo (LOGSE), mejoras laborales (jornadas de 40 horas semanales y vacaciones de 30 días) y se reconocieron nuevos derechos (objeción de conciencia y servicio social sustitutorio y despenalización parcial del aborto). En el ámbito económico, se aplicó una política de reajustes para atajar la crisis y preparar la entrada en la CEE. Emprendíó la reconversión industrial, la reestructuración bancaria, el control salarial y la reforma fiscal; pero no se consiguió frenar la subida del paro. Esto le llevó al enfrentamiento con los trabajadores (huelga general del 14 de Diciembre de 1988). En lo que respecta a la seguridad, el PSOE potenciaría la lucha contra el golpismo y el terrorismo de la extrema derecha y, sobre todo, contra ETA. Para frenar el terrorismo etarra, combinó distintas medidas: cooperación de Francia, políticas de reinserción (ya iniciada por UCD), frente político contra el terrorismo (Pacto de Madrid de 1987 y Pacto de Ajuria Enea, en 1988 -tras el atentado al Hipercor de Barcelona-) y la negociación directa. Pero estas acciones políticas se verían ensombrecidas por la aparición del GAL. Respecto a la política exterior, España firmó el Tratado de Adhesión a la CEE (12/06/1985). A su vez, se celebraría el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN. En 1992 (7 de Febrero) se firmaría el Tratado de Maastricht. Nacía la Uníón Europea (UE), establecíéndose un programa de convergencia económica que el PSOE no logró cumplir. Al final de esta etapa, los escándalos como el del GAL, Juan Guerra o Luis Roldán, deteriorarán la imagen del partido. La victoria en minoría de 1993, obligaría al PSOE a pactar con los partidos nacionalistas y al adelanto electoral en 1996. 
Los gobiernos del PP (1996-2004) tendrían al frente del gobierno a José María Aznar, quien, en el ámbito económico inició una política neoliberal: disminución del gasto público, privatización de empresas (Telefónica, CAMPSA, Argentaría) para aumentar ingresos y reducir la deuda pública; intensificación de la contratación bancaria (BSCH, BBVA). Como consecuencia, España cumplíó las condiciones de Maastricht, siendo uno de los once países fundadores de la Uníón Económica y Monetaria Europea (zona euro). En estos años, ETA incrementó su actividad (secuestro de Ortega Lara y asesinato de Miguel Ángel Blanco). En 1998 se firmó el Pacto de Estella; ETA anunció una tregua (rota en Noviembre de 1999). En la segunda legislatura aumentó la lucha antiterrorista, firmando con el PSOE un Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo. Sin embargo, asuntos como la guerra de Irak, su intransigencia frente a los grupos nacionalistas, el Plan Hidrológico Nacional o la Ley de la Calidad de la Enseñanza, fueron restándole apoyos. Los atentados del 11M días antes de las elecciones, de los que se consideró responsable al gobierno por su participación en la guerra de Irak (y la desinformación inicial al respecto), provocaron el cambio del voto de muchos españoles, asumiendo el poder un nuevo gobierno socialista liderado por Rodríguez Zapatero. 

Entradas relacionadas: