Escultura románica virgen con niño

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 2,22 KB

 

Escultura romanica


El templo se concibe como un microcosmos, un mundo espiritual en pequeño. Crear un ambiente adecuado interviene además de la estructura arquitectónica, pintura, escultura, arte decorativa.

Es monumental, forma parte de la decoración, predomina el relieve. Aparece en portadas, en capiteles. Aplica la ley del marco:  se adapta aunque tenga que deformarse. Más raras eran las esculturas exentas, imágenes de devoción que se realizaban en piedra o madera que suelen repr al Crucificado y la Virgen cn el Niño. Es una escultura antinaturalista: deformaciones expresivas, las figuras se adaptan al marco (horror vacui), formas esquematizadas y la función será doctrinal. El tema estrella es el juicio final: Tetramorfos, escenas de la vida de cristo y temas aparentemente profamnos como los signos del zodiaco. La virgen será hierática y entronizadas con el niño sentado sobre las rodillas sin ninguna comunicación entre ellos.

Grandes portadas


Abadía de Moissac, en Santa Fe de Conques, Francia. En España, en la segunda mitad del siglo XI, se inició el programa iconográfico del camino de Santiago (la portada del Cordero en San Isidoro de León) La decoración de Platerías.

Conjuntos de capiteles


Claustro del Monasterio de Silos cuyas columnas dobles tienen capiteles emparejados y casi todos de temas animales. Escenas de los cuatro machones angulares del claustro, cada uno de los cuales tiene dos relieves enmarcados entre columnillas adosadas y arcos. Las figuras, bastante planas, son expresivas y esbeltas. Temas como: la duda de Santo Tomás. San Juan de la Peña.

Escultura exenta

A mediados del siglo XI floreció en León una escuela de marfiles, ligada al arte mozárabe y heredera de la influencia cordobesa. La mejor representación la tenemos en el Crucifijo de Don Fernando y Doña Sancha: es una imagen de Cristo triunfante, con los ojos muy abiertos y con cuatro clavos. A finales del XII proliferaron las Vírgenes con Niño, como la Virgen de la Vega. Entre los Crucificados destaca la Majestad Batlló.

Entradas relacionadas: