Escritura onírica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 11,44 KB

 

La G14 o Novecentismo son un grupo de autores españoles, entre el Modernismo, la G14 y la del 27, que querían renovar la literatura y el arte de esta época. En este movimiento destacaron los ensayistas.

Las carácterísticas de este movimientos son: las reformas sociales y políticas, el sentimiento de España como parte de Europa, la búsqueda de obra bella y el arte puro sin sentimentalismo, las aportaciones de otros movimientos con logros de tendencias literarias anteriores y el lenguaje eficaz con recursos expresivos.

En la novela destacan:
Ramón Pérez de Ayala busca la experimentación en la escritura y en temas intelectuales, e innova en técnicas narrativas. Sus etapas son: novelas autobiográficas donde cuenta sus experiencias con los jesuitas o la vida bohemia de la época. Destacan:
Tinieblas en las cumbresLa pata de la raposa;
Novela lírica, crítica social y renovación narrativa. Destacan:
Prometeo, Luz de domingo y La caída de los limones;
Y novelas intelectuales (temas como el honor y el amor). Destacan:
Belarmino y Apolonio, Luna de miel, luna de hiel y Los trabajos de Urbano y Simona.

Gabriel Miró destaca por la novelas líricas y formalistas y se caracteriza por: el predominio de las sensaciones (argumento y acciones de personajes pierden importancia), gran cuidado del lenguaje (uso de la adjetivación y la estructura de frases) y la descripción exhaustiva de los personajes. En sus obras diferenciamos: las novelas con un intenso lirismo, donde destacan Las cerezas del cementerio, El obispo leproso y Nuestro padre san Daniel;
Y los relatos breves, donde destacan El libro de Sigüenza y Años y Leguas, y la obra Figuras de la pasión del Señor.

El ensayo de la G14 se caracteriza por su intento de europeizar España, la búsqueda del arte puro y la preocupación por la forma. Destacan:
José Ortega y Gasset estaba unido al periodismo y a la política y fundó la Revista de Occidente.
Su obra aborda temas sociológicos, literarios, históricos y filosóficos. Según él, el arte era moderno y estaba adaptado al S.XX. Entre sus obras destacan:
Meditaciones sobre el Quijote, El espectador y El tema de nuestro tiempo.
Las más influyentes son:
La España invertebrada, donde se reflexiona sobre la decadencia de España desde un punto de partida distinto de la G98; 
La rebelión de las masas, donde destaca la minoría sobre la masa y la civilización se orienta hacia la barbarie; y La deshumanización del arte, dirigiendo el nuevo arte a una minoría.
Eugenio d´Ors destacó como ensayista. Creó un ensayo propio, la glosa, un pequeño comentario periodístico donde el autor comprobaba el ambiente cultural y político de la época. Además, era un escritor catalán  y castellano, siendo el principal ideólogo de un movimiento cultural a través del cual la burguésía catalana fomentó su proyecto nacional a comienzos del S.XX. Destacan:
La bien plantada, La muerte de Isidro Nonell, Aprendizaje y heroísmo, Grandeza y servidumbre de la inteligencia y la filosofía del hombre que trabaja y que juega.

Juan Ramón Jiménez recibíó el Premio Nobel de literatura antes de morir. La aparición de Zenobia Camprubí, fue fundamental en su vida y obra. Su poesía se caracterizó por el anhelo de desnudez, de totalidad poéticas, del ansia de eternidad, de la atracción por lo popular, de lo biográfico y de la existencia de pensamientos estéticos, éticos y filosóficos. Además de ser modernista, es uno de la G14. Las dos etapas de su obra en la G14 son: afán de conocimiento de la realidad, que comienza con Estío (expresión más desnuda y pura, y más temas como el amor). Destaca Diario de un poeta recién casado;
Y necesidad de conciencia interior, donde alcanza su poesía esencial con La estación total, Espacio y Animal de fondo.
En su prosa poética destaca Platero y Yo (crítica al progreso basada solo en lo material, sin tener en cuenta la educación del espíritu).

Los movimientos de vanguardia son artísticos y culturales surgidos en Europa, con afán renovador y de cambio. Aquí se utilizan ismos para hacer referencia a toda vanguardia.

Los seguidores de estos movimientos intentan revolucionar todos los ámbitos de la sociedad y rechazan el arte contemporáneo con un desprecio por la sociedad. 

El período de entreguerras destacó en las literaturas de vanguardia. Los ismos fueron muy abundantes pero fugaces y fueron el reflejo de una sociedad cambiante.

Los movimientos de vanguardia se caracterizan por: la situación de rechazo ante las manifestaciones artísticas anteriores, la creatividad y originalidad por encima de todo; la experimentación (temáticas sorprendentes y nuevas formas de expresión); la irracionalidad (facetas más profundas de la mente humana); el elitismo; la rebeldía y provocación (se diferencia de los demás y llama la atención sobre su arte); e intención lúdica (afán del arte por el arte).

Estos movimientos afectaron al ámbito literario y a la cultura del país. En literatura, las tendencias más importantes que defendían sus nuevos ideales estéticos son:
El Futurismo con Marinetti, que escribíó poesías y novelas como Mafarka el futurista.
En el manifiesto futurista hay un rechazo radical del pasado, una atracción por las máquinas de reciente creación, un antisentimentalismo y una apología de la violencia.
El fovismo aparece en París y es uno de los movimientos pictóricos de vanguardia de menor repercusión literaria. Destaca el pintor Henri Matisse.
El dadaísmo fue fundado por Tristan Tzara, que cuestiono los valores tradicionales establecidos, atacando los principios de la razón. Dada, es la negación absoluta.
El Cubismo destacó más en la pintura que en literatura. Su principal exponente fue Apollinaire. Las composiciones más innovadores fueron los caligramas.
El expresionismo con la búsqueda de la realidad interior para encontrar los rasgos más importantes de lo que se quiere reflejar. Los temas habituales son la guerra, el miedo, la perdida de la identidad individual y la destrucción global. Destaca Franz Kafk.
El Surrealismo surge en Europa y su impulsor fue André Bretón, que publicó en 1924 el primer manifiesto surrealista. Este movimiento tiene un interés por el subconsciente, los sueños y los mecanismos mentales no sometidos a la razón. Sus fuentes son el dadaísmo y el psicoanálisis, donde destaca Sigmund Freud, cuyas teorías sobre el mensaje de los sueños y los mecanismos de asociación inconsciente fueron aprovechadas por los poetas surrealistas mediante la escritura automática y cadáveres exquisitos (técnica escrita o gráfica).
El ultraísmo se debíó a Ramón Gómez de la Serna, que reflejó estos nuevos movimientos artísticos. También destacan: Guillermo de Torre (literaturas europeas de vanguardia) y Ortega y Gasset. Las carácterísticas de este movimiento son: conciencia artística plena (actitud menos radical y doctrinaria), influencia selectiva de las vanguardias (lo realmente valioso) y aceptación del pasado (sin renegación del pasado ni de sus manifestaciones artísticas). Este movimiento quiso crear una poética nueva con nuevas interpretaciones a situaciones y objetos cotidianos. Los principios del ultraísmo son: fuentes diversas (elementos de ismos), arte efímero (sensación de novedad absoluta) y ausencia sentimental (Ortega y Gasset en la deshumanización del arte).
El creacionismo con, Gerardo Diego, Juan Larrea y Vicente Huidobro, que lo concibió así: arte nuevo (rechazo de la imitación de la realidad), poeta-Dios (creación de la realidad como haría Dios, por el poeta creacionista) y lenguaje poético (invento por el poeta de nuevas imágenes, palabras y relaciones sin conexión con la literatura). Además, Huidobro exhibíó una inusual creatividad y gran capacidad para la invención de nuevas imágenes. Su obra cumbre fue Altazor, publicado en 1931. Está dividido en 7 cantos y un prefacio en prosa. Este poema es un camino hacia la invención de un nuevo lenguaje poético y su esquema de cantos es parecido a la creación del mundo relatada en el Génesis.

Ramón Gómez de la Serna fundó la revista Prometeo, defendiendo las nuevas tendencias europeas. Su movimiento fue el ramonismo (forma de entender y crear literatura). Sus carácterísticas principales son: visión fragmentaria, cosificación y humanización, asociaciones insólitas y humorismo. En su obra renovó todos los géneros literarios: teatro (novedades incorporadas con críticas, destacando La corona de hierro)
, novela (el Incongruente y El Novelista), ramonismo (acumula anécdotas y detalles); y biografías (automoribundia). Su máxima creación son las greguerías (frases breves donde reinterpreta la realidad cotidiana a través de asociaciones de imágenes líricas, metáforas ingeniosas y humorísticas, buscando la sorpresa del lector).

Entradas relacionadas: