Equilibrio tgs

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Ciencias sociales

Escrito el en español con un tamaño de 4,91 KB

 

PARADIGMA DEL EQUILIBRIO. EL BALANCE DE LA NATURALEZA

En una etapa temprana del desarrollo de la ciencia, los sistemas vivos se ubican en el contexto del paradigma
del equilibrio, asociado a la metáfora cultural del “balance de la naturaleza” (Pickett, Parker y Fiedler, 1992). La concepción del balance de la naturaleza se enraíza en los propios orígenes de la cultura occidental, es evidente en la cosmología griega temprana y, desde entonces, ha evolucionado de diferentes formas.
La carácterística dominante del paradigma del equilibrio es su énfasis en la tendencia de todo sistema hacia un punto o estado de equilibrio estable. Esto implica excluir o minimizar el papel de los efectos históricos, heterogeneidad espacial, factores estocásticos y perturbaciones ambientales ocasionales, en la dinámica de los sistemas ecológicos. Aunque este modelo permitíó incrementar el conocimiento y control de maquinarias complejas, fue claramente insuficiente para describir sistemas biológicos y sociales en los que la retroalimentación negativa es un componente del problema junto con otros de importancia similar.

Modelo del Paradigma del Equilibrio.
El Sistema Cibernético
En el contexto del paradigma del equilibrio, el ecosistema se concibe como un sistema cibernético. De acuerdo con Parin y Baievsky (1969), éste se define como un complejo integrado por: 1) un sistema diná- mico sujeto a control; 2) un sistema que ejerce tal control; 3) existiendo un intercambio de información entre el sistema que controla y el controlado y donde 4) ambos sistemas son influenciados por la información exterior (Figura 1). En este caso, el entorno influye como factor de desestabilización y la retroalimentación negativa es el proceso dominante; a través de ésta, el sistema retorna con mayor o menor velocidad a un estado de equilibrio dado.

Modelo del Paradigma del No–Equilibrio. El Sistema Complejo Adaptativo (SCA)


Así como el sistema cibernético es el modelo pertinente al paradigma del equilibrio, el Sistema Complejo Adaptativo (SCA) (Gell–Mann, 1995) es un modelo apropiado para los fenómenos biológicos y sociales comprendidos en el paradigma del no–equilibrio. Según este autor, entre las carácterísticas propias de un SCA genérico pueden mencionarse las siguientes: 1 La existencia de una interacción continua entre el sistema y un entorno cambiante. 2 El despliegue de un cierto número de esquemas adaptativos acumulados en la memoria del sistema, en respuesta a los datos actuales provenientes del entorno.


La ocurrencia de confirmaciones y novedades (sensu Jantsch, 1980), derivadas de la confrontación entre los esquemas adaptativos presentes en la memoria del sistema y, los datos externos. Las confirma-208 ciones ocurren cuando los esquemas adaptativos históricos permiten responder a los datos actuales; en caso contrario, los datos actuales se identifican como novedades. Esto permite maximizar lo que Von Weizsäcken (1974) llama la información pragmática del sistema. Ante las novedades se pone a prueba la flexibilidad adaptativa del sistema, a través de la generación de esquemas distintos de los preexistentes. Eventualmente, puede ocurrir que los esquemas de respuesta del sistema sean inadecuados para los datos presentes; en estas circunstancias el sistema colapsa. La selección de los esquemas adaptativos dependerá de la meta particular del sistema.

La fase de explotación corresponde a un estado de organización incipiente del sistema, caracterizado por la ocurrencia de cambios relativamente importantes en su arquitectura y funcionamiento. En el caso de un ecosistema, esta fase corresponde a las etapas pioneras de la sucesión; en un sistema predial corresponde a la etapa de ajuste inicial de la biogeoestructura, tecnoestructura, hidroestructura y espacios prediales (sensu Gastó, Cosió y Panario, 1993). La fase de maduración ocurre como consecuencia del ajuste gradual del sistema a las condiciones de un entorno estable; en un ecosistema natural esto corresponde a la aproximación al clímax; en el sistema predial al ajuste estructural y funcional del predio como un todo, de acuerdo con las metas fijadas por el administrador. Las fases de liberación y reorganización se desarrollan cuando los cambios en el entorno hacen inadecuado el orden existente. La liberación o “destrucción creativa” (Schumpeter, 1950; citado por Costanza, 1993) representa el quiebre de las estructuras maduras a través de eventos traumáticos aperiódicos (v.Gr. Incendios, tormentas y circunstancias del mercado, entre otros). Los elementos liberados (luz, agua, nutrientes, potreros, capital) quedan disponibles para la reorganización primero y luego para el ngreso en una nueva fase de explotación.

Entradas relacionadas: