• Enumera las propiedades puestas a la venta, explica la forma de pago y los objetivos de la desamortización

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,36 KB

 

Introducción


Las desamortizaciones consistían en la venta de propiedades amortizadas, y así, convertir en esas propiedades que podrían circular en el mercado según el juego de la oferta y la demanda. Las desamortizaciones fueron uno de los factores que extendieron el Sistema Liberal en la Economía. Éstas tenían unos objetivos claros: por un lado, asegurarse el apoyo de la Burguésía beneficiada por ellas y disminuir el poder de los estratos social - anti-

Liberal

Por otra parte con el dinero conseguido subsanar la deuda pública del Estado y paliar las necesidades de Hacienda.

Desamortización de Mendizábal

En la regencia de Mª Cristina, encontramos una importante desamortización que fue propuesta por Mendizábal, Ministro de Economía. Durante el tiempo que transcurríó entre 1835-37, los progresistas pusieron un sistema liberal, constitucional y de monarquía parlamentaria que consagraba los principios de propiedad privada y libre disponibilidad de la Tierra. Mendizábal que había tomado parte en el Trienio Liberal, acometíó una desamortización en 1836 que se centraba en bienes eclesiásticos regulares. La desamortización aparecía como un castigo a la Iglesia por su apoyo al Carlismo. Después de que Mendizábal pusiera de manifiesto esa desamortización, ésta quedó aplazada a causa de su destitución por parte de Mª Cristina ya que los privilegiados opinaban que dicho Gobierno caminaba al ‘Radicalismo liberal'. La reforma agraria liberal fue continuada por Espartero, regente tras la dimisión de Mª Cristina quien llevó a cabo esta reforma con las siguientes medidas: La disolución del Régimen señorial, que implicó la pérdida de las atribuciones jurisdiccionales de los señores, aunque tenían la propiedad de las Tierras. La desvinculación o supresión de mayorazgos, que significó el fin de los patrimonios unidos a la perpetuidad de una familia. La desamortización como medio para conseguir recursos para el Estado con la venta de Tierras de propiedad de la Iglesia y de los Ayuntamientos. Los bienes desamortizados fueron puestos a la venta. Las tierras podrían adquirirse en metálico o a cambio de títulos de la Hacienda Pública. Se pretendía conseguir los recursos necesarios para financiar el ejército liberal y aminorar el grave déficit.

Desamortización de Madoz


Durante el Bienio Progresista, se legisló una nueva desamortización en 1855 la de Madoz, la más importante de la época. Esta ley afectó a bienes del Estado, la Iglesia, de las órdenes militares y de los Ayuntamientos. El dinero recaudado además de amortizar la deuda, se destínó parte a equilibrar el presupuesto estatal y a subvencionar obras públicas, en especial el ferrocarril. Otra de las novedades fue la de aceptar unicamente dinero en metálico comom forma de pago, aunque posteriormente se han aceptado títulos de venta. 

Consecuencias

La aplicación de las obras desamortizadoras, tanto la eclesiástica como la civil tuvieron una serie de consecuencias: El Liberalismo se ganó la enemistas de la Iglesia amenazada por dichas desamortizaciones.  Desde el punto de vista técnico, se produjeron algunos avances en determinadas zonas. Se comenzó a extender el cultivo de maíz y la patata. La población rural que vivía de la agricultura se vio afectada por la ‘privatización’ de las tierras a las que estaban vinculadas, y en ese momento quedaban a merced de los nuevos propietarios. Estos daños dieron lugar a una uníón clerical-campesina-absolutista que se uníó a los charlistas para luchar contra al liberalismo frente a la Burguésía.

Conclusión

La desvinculación de la Tierra y las desamortizaciones permitieron que miles de propiedades salieran al mercado y comportaron una profunda modificación de la propiedad territorial. Pero la esperanza del Liberalismo progresista de que, mediante la desamortización, la mayoría de los medianos y pequeños campesinos se convirtieran en propietarios no se consiguió.Aunque las desamortizaciones no cumplieran las expectativas, no se deben considerar como un fracaso ya que compelieron algunos de sus objetivos como: financiar la guerra contra el Carlismo, paliar la situación de Hacienda Pública, fomentar el ferrocarril, etc.

Entradas relacionadas: