Enrique Vlll

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,42 KB

 

Dy


D EnriquD Enrique:


. ¿Y sabe por qué le duele?
Por la falta de lluvia, ni más ni menos

D Enrique:
Fue el año pasado, por esta misma época, en la que tampoco llovía… Al principio no le Hizo caso , y cuando se dio cuenta, era víctima de la epidemia. Y como este Año, por desgracia, la volvemos a padecer…

D Enrique:


¿En serio?... Pero si siempre pasa lo mismo, cuando no llueve… ¿Por qué se extraña Entonces? ¿Trata de engañarme?

D Enrique:


Porque, yo tengo que decirle que estoy vacunado y, no tengo ningún temor al Contagio… conque, si ha agarrado el virus, no se preocupe por mí que estoy inmunizado.

D Enrique:
El virus que aparece cuando la atmósfera se seca.

D Enrique:
(Sin dejarle hablar) No me asegure nada. A usted le duele la cabeza,pero no quiere confesarlo; cuando un dolor de cabeza no tiene la menor importancia,

D Enrique


¿De verdad, joven, que no le duele la cabeza?... Concéntrese, concentre toda la Atención en su cabeza… Y ahora respóndame, ¿le duele o no le duele?... ¡Dígalo,dígalo sin miedo!...

D Enrique:


¡Lo que a mí se me escape! Nada más verlo, pensé: A esta joven le duele la cabeza. Si tuviera por aquí alguna aspirina…Pero no,lo mejor será que le recete el médico
Ya verá cómo le pone un buen tratamiento y esos dolores le desaparecen en un periquete

D Enrique:


¡Pues no se fíe!, no se fíe, porque, cuando menos lo espere, ¡zas!, le vuelve a doler… Pero, mientras no se llene de morados…

D Enrique:
¿A usted no le ha salido ninguno?

D Enrique:
¿Detrás de una oreja?

D Enrique:
Habrá tropezado con algo.

D
Enrique:
Pues sí que es casualidad… ¡Pero qué casualidad!... Bueno, bueno, no se preocupe, que los morados ya se sabe, a veces salen así, sin más ni más… (Pausa corta)

D
Enrique¿Usted no se molesta, si le pido que me enseñe el morado?

D
Enrique:
¡Qué barbaridad!... Y por aquí tiene otro…

D
Enrique:
Lo que me temía… ¡Pero qué desastre!... ¿Es que usted no se mira las  piernas?

D
Enrique:
No sé qué decirle…

D
Enrique:
¿Yo le hablé de la epidemia?

D
Enrique:
Yo no soy médico. Claro que, hablando de médicos, hay médicos y médicos…

D
Enrique:
¡El muy sinvergüenza!

D
Enrique:
¡El muy cretino!

D
Enrique:
Le dijo… ¡Ay!, ¿de quién estaba hablando?

D
Enrique:
Ah, sí, le dijo: “Loli ve tranquila a tu casa. Olvídate de los dolores de cabeza, de las náuseas, y de todas esas cosas, porque estás como una rosa”… Me parece verla llegar a casa feliz y radiante de alegría, gritando: “Tío, tío, el médico me ha dicho que estoy como una rosa!”… (Pausa)

D
Enrique:
¡Se murió!

D
Enrique:
No se asusten.. Ya verá como el médico le dice que no tiene nada.

D
Enrique:
Pero, joven…

D
Enrique:
¡Joven,vuelva aquí! ¿No me oyen? ¡Vuelvan!... (Pausa) ¡Qué barbaridad! En mi vida había

D
Enrique:
No, señorita. No nos iremos, descuide. La esperaremos aquí, sentaditos, como siempre.

D
Enrique:
Prometido


Entradas relacionadas:

Etiquetas:
Cosas de casa