El teatro

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,69 KB

 
Introducción.Dada su índole de espectáculo cuya representación depende muchas veces de compañías privadas, se produjo un duro control de la censura que se dejó sentir en todos los géneros literarios. Por ello, el panorama general de los escenarios españoles es bastante desolador.Años 40 y Primera Mitad de los 50. También en género dramático se produce una ruptura tras la Guerra Civil. Valle- Inclán y García Lorca han muerto; Alejandro Casanova, Rafael Alberti y Max Aub están en el exilio; Miguel Hernandez, encarcelado no estrenará más. La única herencia del pasado la constituye Benavente y Arniches.El teatro que predomina es el de la alta comedia de raíces benaventinas, es un teatro dirigido al público burgués defensor de los valores tradicionales. También es tradicional la forma, muy clásica y sencilla y la crítica más benevolente ha destacado siempre la preocupación de estos autores por la arquitectura de la obra, lo que valora cuando no hay cosas que resaltar. Los representantes de esta corriente entre otros: José María Pemán: “La casa” 1946, José López Rubio: “Celos del aire” 1950, Juan Ignacio Luca de Tena: “Don José, Pepe y Pepito” 1952, Edgar Neville: “El baile” 1952.Otra linea la representa el teatro cómico, va desde los veinte estrenos de Enrique Jardiel iniciándose con “Eloísa está debajo de un almendro”, 1940, hasta el teatro de Miguel Mihura, el teatro absurdo.1949 es un año crucial para la escena española. Se estrena “Historia de una escalera” de Antonio Buero Vallejo.El teatro social: segunda mirad de los 50 y primera de los 60.A mediados del decenio, comienza a aparecer un teatro comprometido, aparece reflejada la sociedad circundante, cuyas injusticias y desigualdades se convierten en un tema fundamental. Alfonso Sastre es uno de sus máximos representantes con obras como “Muerte en el Barrio”, 1955 y “La Cornada”, 1960. Menos directas son las obras de Antonio Buero Vallejo, como “Hoy es fiesta”, 1955 y “Las castas boca abajo”, 1957. Otros autores serán: Carlos Muniz: “El tintero” 1961, Lauro Olmo: “La camisa” 1962, José Martín Recuerda: “Las salvajes en Puente de San Gil” 1963, J.M Rodríguez: “Los inocentes de la Moncloa” 1960.La temática de estas obras es característica del teatro social. Todas abordan problemas: la burocracia deshumanizada y la esclavitud del trabajador, la situación de los obreros que se ven forjados a emigrar, la brutalidad de unos aldeanos, las angustias de unos jóvenes opositores…

Junto a un realismo directo y elemental, el autor se apoya en recursos y lenguaje de sainete , en cambio se observa una estilización expresionista de la realidad con fines críticos y cierto simbolismo de aire kafkiano.Este teatro chocó en numerosas ocasiones con la censura, por ellos se le llama un teatro de la sombra. El caso de Alfonso Sastre que no puedo poner en escena parte de su obra.En los años 60 se produjo la recuperación de un dramaturgo de los del 27, Alejandro Casona, “La dama de alba”. La Renovación frustrada de los últimos años. De la segunda mitad de los 60 a nuestro días.Van apareciendo durante la década de los 60 y sobre todo en los 70 varios autores que hacen una renovación del lengua y las técnicas dramáticas. Tropezaron con los obstáculos de la censura y en muchos casos con el rechazo de un público no demasiado formado ni exigente. Algunos dramaturgos alcanzaron cierto éxito como Manuel Martínez Mederos, con “El bebé furioso”, o “las hermanas de Búffalo Hill”, o Francisco Nieva, con las obras que él denomina el teatro furioso.En stos últimos años se ha asistido a una recuperación del teatro anterior a la guerra civil. Otra preocupación ha sido la de los autores y obras de teatro inmediatamente anterior, que no se pudieron representar; los dos mayores éxitos son “Bodas que fueron famosas de Pingajo y la Fandango” de Rodríguez Mendez y “Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipciaca”,de Martín Recuerda. El autor de mayor resonancia ha sido Antonio Gala, sin duda el fenómeno más interesante ha sido la proliferación de los grupos independientes,(Tábano Els Joglars, La cuadra, Teatro Lliure…) Han supuesto una renovación en el lenguaje dramático y un aire distinto para la escena española. Frente a ello, un nuevo fenómeno de teatro de tipo musical. Que comenzó con “Jesucristo Superstar”, siguió con “El diluvio que viene” y continua hasta ahora “Evita”, y otras.Recientemente hemos asistido al éxito de dos hombres dedicados al teatro como son, Fernando Fernán Gómez con “Las bicicletas son para el verano” y Adolfo Marsillach con “Yo me bajo en la próxima ¿y usted?” y Alonso de Santos con “La estanquera de Vallecas” y “Bajarse al moro”.

Entradas relacionadas: